Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 6 2006 27 Hamid Karzai, el presidente afgano, critica la táctica antiterrorista de la coalición por las muertes de civiles Las presidenciales de México se aproximan con Calderón y López Obrador empatados en los sondeos El presidente de EE. UU. agradeció al Gobierno magiar su apoyo en la guerra contra el terrorismo El mandatario húngaro pronunció el discurso de bienvenida con una mención implícita a Guantánamo Solyom recordando el hecho de que Estados Unidos dio asilo entonces, a 35.000 refugiados húngaros. Por la tarde Bush y su esposa pusieron una ofrenda floral ante el monumento con la llama eterna. El acto concluyó con un discurso sobre la libertad y la democracia. Para Bush el ejemplo de Hungría se refleja hoy en Irak, en Afganistán y donde quiera que la libertad y la democracia estén avanzando: El deseo de libertad es universal porque proviene del Creador afirmó en su discurso. La experiencia húngara debe infundir coraje y confianza en los impacientes por ver surgir la democracia en Irak, porque demuestra que la libertad puede ser aplazada pero no negada dijo en un intento de justificar las dificultades en Oriente Medio. George Bush pronunció un discurso en el auditorio, sobre el Danubio, de la colina Gellert en Budapest REUTERS Bush asegura en Budapest que la libertad triunfará en Irak igual que en Hungría Conmemoración del 50 aniversario del levantamiento anticomunista de Nagy húngaros echaron de menos una respuesta de Bush a la interrogante, aún incontestada, de por qué razón Occidente no les ayudó en la rebelión de 1956 SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. La última jornada de la gira europea del presidente norteamericano, George W. Bush, tuvo como escenario Budapest; y como motivo, agradecer a Hungría su apoyo en Irak y participar en la conmemoración de los 50 años del levantamiento magiar b Ayer los Sueño de libertad Bush exaltó el ejemplo húngaro de coraje y perseverancia, porque fueron necesarios treinta y tres años para que se hiciera realidad el sueño de esa rebelión anticomunista, que tuvo lugar entre el 23 de octubre y el 4 de noviembre de 1956. Su líder, y también su víctima más ilustre, fue Imre Nagy. El 30 de octubre, cuando Moscú ordenó la entrada de las tropas rusas, Nagy proclamaba la salida de Hungría del Pacto de Varsovia y la neutralidad del país. La rebelión fue sofocada en pocos días por las tropas soviéticas, con un saldo de 3.000 húngaros muertos y 700 bajas entre los rusos. Los rusos instalaron en el poder al fiel Janos Kadar, mientras Nagy se refugiaba en la embajada yugoslava. Un mes después fue entregado a las autoridades soviéticas, que lo condenaron a muerte y ejecutaron en 1958. contra el régimen comunista, ahogado en sangre por las tropas soviéticas. La insurrección húngara de 1956 sirve de ejemplo aún hoy, cincuenta años después, a quienes aún buscan la libertad dijo Bush en su discurso oficial. El presidente húngaro le recordó la necesidad de respetar los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo. En la reunión en el Palacio Sandor con el presidente y el primer ministro húngaros, Laszlo Solyon y Ferenc Gyurcsany, Bush dijo que había venido para saludar la explosión de libertades y confirmar la amistad entre los dos estados Su homólogo le dio la bienvenida con una mención implícita a Guantánamo, al afirmar que la lucha contra el terrorismo solo puede tener éxito si toda acción y medida que se adopte está en concordancia con el derecho internacional y los derechos humanos El presidente magiar agradeció la visita de Bush, interpretándola como un gesto personal y un preludio digno de la serie de conmemoraciones del 50 aniversario de la rebelión de 1956, que tendrán lugar en el mes de octubre próximo. Una presencia de tan alto nivel significa reconocer la importancia histórica de la revolución húngara dijo