Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA POLÉMICA TERRITORIAL LA CRISIS CATALANA VIERNES 23 6 2006 ABC La Junta Electoral expedienta al jefe de la Generalitat por incitar al sí en el discurso de TV b Sentencia que Maragall vulneró la ley con el mensaje televisado en el que reclamó el voto en la última jornada de campaña del referéndum sobre el Estatuto catalán J. L. L. MADRID. La Junta Electoral Central dio ayer la razón al Partido Popular al sentenciar que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, vulneró la ley con su declaración institucional del pasado viernes. Horas antes de que acabase la campaña del referéndum sobre el Estatuto, Maragall apareció en la cadena autonómica TV 3 y en TVE de Cataluña con un discurso en el que incitó a votar sí Su argumento fue que era la mejor forma de impulsar la España plural y para que se reconociera que sentimos Cataluña como nación La Junta Electoral se reunió ayer en el Congreso de los Diputados para estudiar la denuncia presentada por el PP. Los populares entendían que el discurso de Maragall infringía el criterio de neutralidad exigido por la JEC a lo largo de toda la campaña. En su acuerdo de ayer, la Junta sentencia que los términos de la declaración institucional de Maragall constituyen objetivamente infracción de lo previsto en el artículo 50.1 de la ley orgánica de Régimen Electoral General y deja claro que esa conducta es imputable directamente al presidente de la Generalitat. Consecuencia de ello, la JEC abre un expediente sancionador y nombra instructores del mismo al vocal Juan Gonzalo Martínez Micó y al secretario, Manuel Alba Navarro. Maragall y Zapatero se saludan antes de su encuentro en el palacio de la Moncloa IGNACIO GIL Maragall pide a Zapatero que desarrolle ya el Estatuto para que no lo capitalice CiU Rehúye elogiar a Montilla e insinúa que no aceptará ofertas de destinos de la Generalitat destaca la capacidad de Zapatero para asumir riesgos y dice que nunca su relación con él fue tan buena como ahora MANUEL MARÍN MADRID. Pasqual Maragall pactó ayer con José Luis Rodríguez Zapatero, durante la que previsiblemente fue su última visita institucional al Palacio de la Moncloa, capitalizar la puesta en marcha del nuevo Estatuto en los meses que le restan como jefe del Gobierno catalán. Zapatero no quiere que Maragall, que ha constituido durante dos años el problema del PSOE, se marche, ahora que ha visto confirmada la pérdida de apoyo hasta del PSC, como un villano Por eso, le va a conceder al menos el consuelo de irse como gestor de la puesta en marcha práctica del Estatuto. Aun así, la visita de Maragall a Zapatero en Moncloa, de casi dos horas y media, dejó un regusto más agrio que dulce. Incluso denotó mucha frialdad. Maragall sí habló ante la Prensa tras la cita; el Gobierno, en cambio, no... y sobre el papel era la despedida de un presidente autonómico del partido de Zapatero y de uno de los líderes socialistas más veteranos y representativos. Además, Maragall escatimó elogios para quien se supone su sucesor en las listas del PSC, José Montilla. De b El presidente La Generalitat anuncia un recurso El artículo de la LOREG que, según la Junta, vulneró Maragall es el que establece que los poderes públicos que convocan una consulta pueden realizar una campaña institucional destinada a informar a los ciudadanos sobre la fecha de la votación, el procedimiento para votar y los requisitos y trámite del voto por correo, sin influir, en ningún caso, en la orientación del voto de los electores La JEC pudo evitar el mismo viernes que el discurso de Maragall fuera televisado. Poco antes de su emisión, la Junta desestimó dos recursos- -uno del PP y el otro de ERC- -por entender que no cabe ejercer ninguna forma de censura previa ni someter las programaciones de los medios a autorización previa Una hora después de que se conociese la resolución de ayer de la JEC, la Generalitat de Cataluña se apresuró a anunciar que recurrirá el expediente sancionador. él se limitó a decir- -y sólo cuando fue preguntado- Claro que hemos hablado de él, cómo no... positivamente Y una tercera muestra de la frialdad con que se saldó la despedida de Maragall fue su escueta respuesta a la pregunta de si había abordado con Zapatero su futuro: No niego que hayamos entrado en el tema, pero esa conversación ha durado poquísimo... Del futuro hablaremos en otras ruedas de prensa Una respuesta que fue interpretada como una negativa a aceptar cualquier oferta Moncloa no quiso confirmar si Zapatero ofreció a Maragall alguna embajada o que se encargase, como se ha rumoreado, de la creación de algún tipo de órgano tendente a fomentar la alianza de las civilizaciones Maragall dejó entrever que ofertas de este tipo no entran por el momento en sus planes. Pese a esta aparente frialdad, adujo que Zapatero no ha incidido nunca en su marcha- no tenía que hacerlo y no lo ha hecho dijo- -y recalcó que, pese a las muchas voces en el PSOE que admiten la falta de sintonía entre ambos, su relación nunca ha sido tan buena como es hoy Esa relación tie- ne una historia larga, está en el origen de muchas de las cosas que pasan en el país en este momento y va a seguir. Que quede claro que la identidad de proyectos es total Además, elogió el coraje político de Zapatero y su capacidad de asunción de riesgos Agilizar los plazos Maragall manifestó que dirigiré la gobernación lo que resta de legislatura hacia el despliegue del Estatuto Por ello, reclamó a Zapatero que agilice y no obstaculice la inmediata puesta en marcha de las diversas comisiones mixtas o bilaterales de nueva creación derivadas del Estatuto. No sería lógico, ni justo ni positivo dijo, que el desarrollo estatutario fuera impulsado por CiU. Por eso, pidió que a la mayor brevedad se organicen comisiones como la bilateral Estado- Generalitat, la comisión mixta de asuntos económicos y fiscales o la comisión de seguimiento de las inversiones estatales en infraestructuras. Asimismo pidió a Zapatero que impulse la participación catalana en organismos económicos y sociales; la creación del consorcio para la gestión de impuestos con la Agencia Tributaria; la negociación de los mecanismos de nivelación en función de criterios como la inmigración; la gestión de los aeropuertos; la recepción de fondos para disminuir los peajes; la transferencia del Hospital Clínico o el futuro del castillo de Montjuic. Sobre su futuro: No niego que se haya hablado del tema, pero esa conversación ha durado poquísimo