Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÖN CON ETA VIERNES 23 6 2006 ABC El juez dicta prisión incondicional para el periodista que extorsionaba a empresarios desde 1996 El fiscal basa su petición para la red terrorista en el riesgo de destrucción de pruebas si quedan libres b Los documentos policiales anali- zados hasta el momento ponen de manifiesto que a partir de marzo coincidiendo con la tregua, hubo un parón en su actividad N. VILLANUEVA D. MARTÍNEZ MADRID. El periodista Jean Pierre Harocarene Camio, el primero de los cinco presuntos extorsionadores detenidos el pasado martes en España que compareció ayer ante el juez GrandeMarlaska, ingresó anoche en prisión acusado de pertenencia a ETA. El magistrado tomó esta decisión a instancias de la Fiscalía, que solicitó prisión incondicional al apreciar el riesgo de destrucción de pruebas- -fundamentales para la investigación- -y de fuga. Aunque el juez decretó prisión incomunicada, podría levantarla hoy tras tomar declaración a los cuatro detenidos que pasarán a disposición judicial: Ramón Sagarzazu, Ignacio Aristizabal (ambos detenidos en la localidad guipuzcoana de Oyarzun) Joseba Imanol Elosúa y José Carmelo Luquín (en Santa Pola, Alicante) El fiscal del caso, Juan Antonio Jabaloy, defendió la prisión incondicional al considerar que existen sólidos indicios de criminalidad en Harocarene, pues en sus declaraciones policiales reconoció formar parte de la red de extorsión de ETA desde 1996. Este grupo, que se dedicaba a chantajear a empresarios vascos y navarros, tenía su centro de operaciones en el bar El Faisán (en Irún) del que es propietario otro de los arrestados, Joseba Imanol Elosúa Urbieta. El periodista confesó que su misión en este entramado era la de captar información sobre futuros objetivos y que en algunas ocasiones llegó a poner en circulación remesas de cartas en las que se exigía a los industriales el llamado impuesto revolucionario Harocarene reconoció su relación con el núcleo de la red de extorsión: José Luis Cau Aldanur, Carmen Larrañaga, Eloy Uriarte Díaz (el señor Robles y Elosúa, a los que acusó de pertenecer a ella. Todo apunta a que Elosúa, a quien fuentes jurídicas califican de centro de operaciones correrá la misma suerte que el periodista etarra cuando finalice hoy su declaración ante el juez Grande- Marlaska. Vandalismo sin reivindicar en Vitoria y Navarra VITORIA. En las últimas horas se han producido dos acciones de violencia callejera en el País Vasco y Navarra. En torno a las dos de la madrugada de ayer, un grupo de desconocidos lanzó varios cócteles molotov contra un concesionario de la marca de automóviles Renault en Vitoria (en la imagen) La acción no provocó daños en el interior del establecimiento, aunque la fachada y los cristales quedaron ennegrecidos. Varios viandantes apagaron con un extintor el fuego que se originó. La misma noche, en la localidad navarra de Burlada un grupo de desconocidos arrojó pintura roja sobre la fachada de la sede del Partido Socialista. Nadie ha reivindicado ambos ataques. TELEPRESS mentos analizados se desprende que el grupo extorsionador llevó a cabo un parón a partir de marzo, coincidiendo con la declaración de alto el fuego. No obstante, la red seguía cobrando el impuesto revolucionario, aunque fuentes consultadas subrayan que las cartas de extorsión eran anteriores a la tregua, pese a haber recibos de cobro posteriores al anuncio de la misma. Puntualizan que las pruebas sobre la participación de los cinco detenidos en España (en Francia lo fueron siete) no tienen la misma solidez en todos los casos. Esto significa que la Fiscalía probablemente no extrapolará su petición de prisión incondicional de ayer a los otros cuatro detenidos, aunque sí a la mayor parte de ellos. Respecto a los siete arrestados en Francia, la Policía dejó ayer en libertad a Izaskun Gantxegi, esposa del señor Robles que ya no pasará a disposición judicial. Los otros seis, entre ellos el histórico Julen Madariaga, de 73 años, fueron trasladados a París desde Bayona para ser interrogados por la juez Laurence Le Vert, que junto con Grande- Marlaska coordinó la operación contra el entramado etarra. Los interrogatorios de estos detenidos podría continuar hasta el sábado, pues la legislación francesa, a diferencia de la española, permite que la custodia policial se pueda prolongar hasta cuatro días. Trece etarras de los papeles de Susper quedarán hoy en libertad si abonan 30.000 euros ABC MADRID. Trece individuos detenidos en 2003 por su presunta pertenencia a ETA quedarán hoy en libertad si abonan 30.000 euros de fianza, según informó ayer Askatasuna, la organización que sustituyó a Gestoras pro Amnistía De acuerdo con la información facilitada por la ilegal Askatasuna, se trata de Regina Maiztegi, Carlos Martin, Zugaitz Izagirre, Maider Egiguren, Goizeder Anton, Ikerne Indakoetxea, Garikoitz Mendioroz, Ramon Lopez, Jugatx Duñabeitia, Galder Bilbao, Iker Casanova, Arantza Martin y Javier Gil. Un préstamo poco creíble Y es que el propio Elosúa confesó ante la Policía su relación con el fundador de ETA Julen Madariaga, detenido en Francia dentro de la misma operación. En concreto, se ha encontrado un pago de Madariaga a Elosúa que, según este último, responde a un préstamo, extremo que no resulta creíble para las fuentes antes citadas. Además, subrayan que por lo que se conoce hasta el momento, de los docu- Casanova se encuentra, además, procesado en el sumario relacionado con la investigación sobre las herriko tabernas de Batasuna. Regina Maiztegi, por su parte, fue concejal de HB y candidata al Parlamento de Europa, mientras que Ikerne Indakoetxea se presentó como candidata de la coalición abertzale para el ayuntamiento de la localidad navarra de Barañáin. Todos ellos fueron detenidos en diferentes operaciones antiterroristas llevadas a cabo a lo largo del año 2003, coordinadas por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Los trece aparecían en la amplia documentación incautada al entonces dirigente del aparato militar de ETA Ibon Fernández Iradi, Susper La lista de Susper permitió, sólo en 2003, la captura de 34 miembros de la banda terrorista. La mayoría de ellos hacían labores de captación o habían sido reclutados por ETA. Las operaciones policiales evitaron una mayor implicación de todos ellos en la banda criminal y, también, un deterioro de la capacidad operativa y de regeneración de la banda criminal, ya que estaban llamados a sustituir a los pistoleros y colaboradores que habían sido puestos a disposición de la justicia en sucesivas caídas. Para quedar en libertad, los trece etarras, que en la actualidad se encuentran recluidos en diferentes centros penitenciarios, deberán abonar cada uno de ellos una fianza de 30.000 euros, unos cinco millones de las antiguas pesetas.