Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 6 2006 11 Maragall rehúye elogiar a Montilla e insinúa que no aceptará ofertas de José Luis Rodríguez Zapatero Un familiar de las víctimas integra la banda que asaltó el chalé de un empresario en Barcelona El Gobierno puso sobre la mesa el polémico debate que afianzaba su aritmética parlamentaria con el Archivo de Salamanca, adoptando proyectos de sus socios Del Archivo al Valle, pasando por el Guernica TEXTO: JESÚS GARCÍA CALERO Llamazares, impulsor de la ley, con la vicepresidenta del Gobierno nios del pasado El principal proponente, Gaspar Llamazares aseguró, pese al protagonismo del PCE en la transición, e incluso antes, para conseguir la reconciliación nacional, que dicho logro ya no se puede considerar cerrada hasta que se recupere la memoria republicana, democrática y antifascista DANIEL G. LÓPEZ Esperando al Gobierno Del proyecto original se ha eliminado la pretensión de IU de que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre emita sellos sobre la II República y también que el Gobierno quede obligado a pre- sentar al Congreso en un mes los estudios sobre la situación de las víctimas de la guerra civil y el franquismo Ese estudio Zapatero lo aplaza desde hace más de un año, lo deja de un periodo de sesiones para otro y, si no lo remite el Consejo de Ministros que se celebra hoy, acumulará un nuevo retraso hasta finales de año. Los portavoces de los grupos nacionalistas aprovecharon el debate para recordar al Ejecutivo sus compromisos de seguir removiendo el pasado con ese proyecto de memoria histórica frenado en la Presidencia del Gobierno. MADRID. La historia es historia. Y cuando no lo es resulta deletérea. La dedicación de 2006 a la Memoria Histórica es una nueva página en el proceso emprendido por el Gobierno del PSOE en los últimos dos años. En ellos hemos visitado la historia tercamente, siempre la misma historia. Como en la desoladora obra de Delibes La guerra de nuestros antepasados Sabemos que la retirada de una estatua de Franco no cambia la historia, aquel movimiento de esculturas ecuestres y bustos que comenzó en marzo de 2005. Ni la cambia la cesión en propiedad de los documentos archivados en Salamanca que viajaron a Cataluña, un proyecto que el Gobierno adopta nada más comenzar su andadura y que culminaría con el traslado de enero de este mismo año. Tampoco modifica la historia el anuncio de un proyecto revolucionario para el Valle de los Caídos, que es un templo y una tumba más que un museo. Convicción o estrategia política, ésa es la cuestión. Porque la Memoria Histórica comenzó a sonar en la política española con cierto acento catalán, en los tiempos en los que el nuevo Gobierno, a iniciativa de sus socios en la Generalitat, ICV IU y ERC, ponía en marcha lo que parecía una revisión de la Transición, asumiendo programas de máximos de la minoría. Con ERC como socio de referencia, el Gobierno combaba el interés general hacia coincidencias que afianzaban su aritmética parlamentaria. Negoció el traslado de los papeles de Salamanca mientras la comisión de expertos, que debía aportar docilidad técnica al proceso, proponía un criterio a la postre dinamitado por los hechos. Eso demostró al menos que se trataba de una cuestión política más que archivística. Con Cataluña se hicieron excepciones y Castilla y León resistió hasta donde pudo. Caso formal curioso, la ley que iba a regular el traslado recibió antes el visto bueno de una desconfiada Esquerra Republicana de Cataluña que del PSC, y no faltó tensión, puesto que el resto de peticiones de ERC quedaron como promesas, precisamente, para la ley de Memoria Histórica que pronto veremos nacer. No es seguro que el nuevo socio, CiU, renuncie a aquel tesoro. Pero la Transición sí cambió la historia. En año de Memoria Histórica no debemos olvidar que los últimos treinta años han sido los más prolijos en publicaciones, historiografía, simposios y congresos, incluso series de televisión y películas sobre aquella historia, siempre la misma historia, la Guerra Civil, la guerra de nuestros antepasados. Hemos visto viajar estatuas y archivos en la noche- ¿por qué en la noche? -y esperamos ver lo que ocurre con el Valle de los Caídos. Ahora desde Euskadi se piden también papeles de Salamanca y el Guernica. Como si abrir un poco la puerta hubiera abierto la veda de la reivindicación. Cada generación tiene su guerra afirmaba Pacífico Pérez en la obra de Miguel Delibes. Tal vez la nuestra no deba ser ésta.