Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 6 2006 99 MUNDIAL 2006 GRUPO D SOLO Y ODIADO La Volpe no hablaba. El técnico de México se sentó en un banquillo propio y ni siquiera dio órdenes a sus jugadores. Criticado por casi todos, se mesaba la perilla, ensimismado en su preocupación por el resultado. Se salvó por la campana. Figo, en una segunda juventud, celebra la victoria de Portugal ante los mexicanos FOTOS: REUTERS Portugal triunfa con Figo y el B Scolari reservó a cinco hombres, pero con la batuta de Figo era suficiente para dirigir la orquesta hacia el éxito. México se clasificó mirando a Angola con el rabillo del ojo tantos que desvelaron las carencias destructivas de Márquez y cia. Porque Simao penetró por la izquierda y Maniche, en cinco minutos, empalmó un golazo que denunciaba que no se puede dejar entrar solito a un centrocampista por el medio del área. Porque Márquez, ejemplo de la pérdida de papeles de la zaga, hizo un tonto penalti con una mano que Simao tradujo en el segundo tanto. Porque Figo, en fin, dirigió una orquesta durante veinticinco minutos que bailó a su adversario con circulaciones de balón que rodaban por los borceguís de Miguel, de Simao, de Petit y de Tiago, mientras los mexicanos corrían sin cabeza. ron oportunidades de empatar la contienda y no las supieron aprovechar. Como castigo, sufrieron lo que no desearían ni a su peor enemigo. Fueron treinta y cinco minutos inolvidables, preguntando si Irán o volverán (a casa) Seguirán, pero se salvaron del K. O. por el bigote (de La Volpe) Pardo desperdició la primera ocasión de recuperar la tranquilidad, en un disparo que Ricardo rechazó al límite de lo imposible. Y llegó la jugada que pudo ser decisiva. Luis Pérez cazó el balón en el área, lo bajó con habilidad y el valencianista Miguel, desbordado, lo despejó con la mano. Bravo se encargó de ejecutar el posible empate. Envió el balón a las gradas. A La Volpe se le caía el mostacho e incluso la barba. Y se queda con diez Cuatro minutos después, Luis Pérez rodó por el césped del área y Lubos Michel se precipitó al mostrarle la segunda amonestación, por presunta simulación de un penalti. Una decisión exagerada, pues pareció que el delantero se escurrió. México se quedó con diez y Angola le tenía con la soga al cuello. En esa situación, Figo volvió a tener la batuta. Vive una segunda juventud, bien preparado físicamente por los entrenadores italianos. Los centroamericanos respiraron por fin cuando los iraníes consiguieron la igualada. La sustitución de Luis Figo permitió a sus rivales, en inferioridad numérica, rondar de nuevo la igualada. Fonseca la tuvo en la cabeza, pero no en el cerebro. Su equipo pasó el examen, se encuentra en octavos de final. Tiene, sin embargo, demasiadas asignaturas pendientes. Portugal México 2 1 Portugal: Ricardo; Miguel (Ferreira, m. 61) Meira, Carvalho, Caneira; Maniche, Petit; Figo (Morte, m. 79) Tiago, Simao; y Postiga (Nuno Gomes, m. 69) México: Sánchez; Márquez, Osorio, Salcido; Pardo, Rodríguez (Zinha, m. 46) Méndez (Franco, m. 79) Luis Pérez, Pineda (Castro, m. 69) Bravo y Fonseca. Árbitro L. Michel (Eslovaquia) Expulsço a Pérez (m. 60) por dos tarjetas. Una a Rodríguez, Miguel, Maniche, Morte, Zinha, Gomes y Márquez. Goles 1- 0, m. 5: Maniche. 2- 0, m. 24: Simao (pen. 2- 1, m. 29: Fonseca. Bravo falla un penalti, Angola marca La oportunidad de la tercera ventaja, desperdiciada por Tiago, abrió la puerta de la reacción mexicana. Sin darles indicaciones, Ricardo La Volpe observó cómo sus muchachos dejaban de entonar rancheras en retaguardia y se ponían a buscar la portería de enfrente. Bravo avisó de la casta del equipo con un trallazo que Ricardo despejó. Y Fonseca, de cabeza, protagonizó el 2- 1 y revolucionó el duelo. México volvía a estar en la pelea. Comenzaba otro partido. Y el gol de Angola, en el estadio de Leipzig, se transformó en otra zanahoria que hizo correr a los centroamericanos como galgos. Los pupilos del polémico La Volpe pasaron del ostracismo a ejercer una presión que acabó por equilibrar la posesión de balón. Un pressing que también provocaban los angoleños en el otro estadio. Los mexicanos tuvie- Angola hizo temblar a México con su gol Irán Angola 1 1 co perdía y los africanos podían quitarle el sitio en octavos de final. La historia la protagonizó Flavio. Ejecutó un bonito cabezazo cruzado que puso en ventaja a los angoleños. Era el primer gol de la selección africana en un Mundial. La primera vez que Angola mandaba en un partido de una fase final. Un tanto que puso a los mexicanos a los pies de los fracasos, pues perdían 2- 1 contra Portugal en Gelsenkirchen, jugaban con diez hombres y si se producían otros dos goles en su perjuicio, fueran de Angola o de los lusos, quedarían eliminados. El empate del iraní Bakhtiarizadeh acabó con el morbo. Pero ¡qué sufrimiento! TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Fue un partido trepidante, emocionante, apasionante. Portugal endosó dos goles a México mientras los chicos de La Volpe cantaban rancheras en defensa y la reacción de los centroamericanos inyectó una ansiedad al encuentro que terminó por afectar a los lusos. Scolari reservó a Cristiano Ronaldo, Pauleta, Deco, Nuno Valente y Costinha, amonestados, pero su equipo B venció porque el líder del equipo A, Figo, se encargó de imponer la calidad, el temple y el control del balón necesario para capotear los embates de sus rivales, enojados por el sufrimiento de dos T. G. -M. Fue un partido de taquicardias. Antes del encuentro, un paquete sospechoso encontrado en los alrededores del estadio de Leipzig sembró la alarma. Se evacuaron tres edificios. Al final, el paquete contenía sombrillas con los colores iraníes. Después, en el campo, Angola hizo historia e inyectó tensión a distancia, pues Méxi-