Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid JUEVES 22 6 2006 ABC Conductas de los alumnos según los profesores Total 35 30 25 20 15 10 5 0 Faltarles al respeto 0,4 0,6 0,4 9 8,8 2,4 17,5 14,6 13,2 23,2 23,5 (Cifras en MADRID AL DÍA Público Concertado Privado 32,3 (Cifras en Primaria Secundaria 35 29,6 30 25 20 15 11,6 12,5 13,5 11,2 4,4 5,2 0,8 0,7 23,7 QUÉ TÍOS IGNACIO RUIZ QUINTANO 16,8 10 5 0 Agredirles Robar o romper el Comportamiento material del centro disruptivo en el aula Faltarles al respeto Agredirles Robar o romper el Comportamiento material del centro disruptivo en el aula Infografía ABC El 62 del profesorado responsabiliza a las familias de los conflictos en la escuela Un estudio del Defensor del Menor desvela graves problemas en los centros b El informe pone de manifiesto la presencia de un pequeño pero creciente porcentaje de alumnos que maltrata a sus compañeros y falta al respeto a los profesores M. ASENJO MADRID. La mitad de los profesores no universitarios de la Comunidad de Madrid considera que la convivencia en la escuela ha empeorado y un 62 responsabilidad a las familias de los problemas de convivencia en las aulas por la falta de exigencia hacia sus hijos y despreocupación por su rendimiento académico, según las conclusiones del informe Convivencia, conflictos y educación en los centros escolares de la Comunidad de Madrid presentado ayer por el Defensor del Menor, Pedro Núñez Morgades. No obstante, el informe, realizado por el catedrático de Psicología y ex secretario de estado de Educación, Álvaro Marchesi, refleja que la convivencia en la mayoría de los centros es satisfactoria ya que un 80 de los escolares reconocen que los docentes mantienen el orden en clase y un 78 se muestra satisfecho de su relación con los profesores. Con todo, la encuesta- -realizada a 4.460 alumnos y a 1.400 profesores- -desvela problemas graves en los centros que, en opinión de Morgades y Marchesi, deben ser motivo de preocupación y de intervención aunque son protagonizados por grupos muy reducidos. En las respuestas de los alumnos se advierten diferencias significativas en función del contexto sociocultural en que se muevan. Estas son las opiniones de docentes y discentes sobre algunos de los aspectos relevantes del estudio informe: considera que los padres no prestan suficiente atención a las actividades escolares de sus hijos; el 36 piensa que el clima de convivencia en las familias se ha deteriorado; y el 62 %l es atribuye a los padres la responsabilidad de los conflictos escolares. Los alumnos con peor rendimiento son los que se sienten solos. Desmoralización del profesorado. Marchesi advirtió de la desmoralización del profesorado y el Defensor del Menor llamó a la colaboración entre la escuela y la familia y recomendó a los padres que nunca censuren a un profesor delante de sus hijos. Conflicto entre iguales. El informe hace hincapié en que la mayoría de los alumnos tiene una actitud contraria al maltrato, pero el 13 considera que les insultan o hablan mal de ellos a menudo o siempre, el 7,7 que les roban o rompen cosas y el 6,6 que les ignoran o les rechazan. El mayor porcentaje de víctimas se encuentra entre escolares de 5 y 6 de Primaria. Cuando se les pregunta cuál es su conducta, el 10,7 acepta que insulta o habla mal de otros; el 1,3 que roba o rompe cosas y el 9 que hace el vacío. Conflicto entre profesores y alumnos. El 16 de los estudiantes considera que sus profesores les tiene manía y el 7 que les ridiculizan. Los profesores aceptan que a veces se producen estos conflictos, pero que no son habituales. El 8,7 de los alumnos reconoce que tiene un comportamiento habitual que impide dar clase. El 23,5 de los docentes cree que esta conducta disruptiva de los alumnos es frecuente. Comportamientos contra los docentes. El 17,5 del profesorado confiesa que los alumnos le faltan al respeto; el 8,8 que roban y destrozan cosas en el centro y el 23,5 que son indisciplinados. Familia. Alumnos y profesores tienen percepciones distintas sobre la familia. Y mientras la mayoría de los escolares valoran a su familia, confían en ella y consideran que se preocupa por sus estudios, los docentes son mucho más críticos. El 23 de los profesores ué tíos. Y qué tías. Pero qué españolazas. Y qué españolazos. Unos trabajando, y ellos, a mirar. Es la oposición política en Madrid, donde, curiosamente, todavía tienen votos, aunque no los bastantes para gobernar. El alcalde decidió soterrar la M- 30, un obrón, y ahí está la Trini, con sus bien descansados correligionarios- -llevan casi dos décadas sin dar un palo al agua- rabiando porque los ingenieros han diseñado chimeneas para que los que circulen por el túnel puedan respirar. ¿Chimeneas? ¡Contaminación! ¡Vergüenza! Y ésta alma de cántaro... ¿qué idea tendrá del oxígeno? Esto, en el Ayuntamiento. En la Comunidad está el señor bajito que por hacerse notar no para de llevar carretillas de votos al latifundio de su marquesa. Simancas ha oído campanas y quiere saber dónde. El ruido tiene que ver, miren ustedes por dónde, con la M- 30. Desactivadas las cagarrutas de lince que el profesor Cuspius, una eminencia progresista, halló en el trazado de la carretera de los pantanos, el socialismo madrileño de pelo duro se ha puesto a escarbar como el terrier de La fiera de mi niña -la película en que Cary Grant consagró en salto de cama el término gay -en busca de vestigios arqueológicos. El hombre no podía ponerse más cursi, que es artimaña de bajito para hacerse respetar, en un ultimátum a la jefa de la oposición de Gallardón, que no es la Trini, sino Esperanza Aguirre: Le insto a que adopte de manera urgente y efectiva las medidas precisas para esclarecer completamente este presunto atentado sobre nuestro patrimonio histórico... bla, bla, bla. Al parecer, en las excavaciones de la M- 30 habrían aparecido arcillas con extrañas inscripciones: El Rocío es la explosión de la primavera en el Mediterráneo El español está lleno de anglicanismos Las señoras tienen que ser caballeras, quijotas, manchegas Estamos manejando dinero público y el dinero público no es de nadie Deseo que la Unesco legisle para todos los planetas Me gusta madrugar para pasar más rato en el baño: allí leo el periódico, oigo la radio y hablo por teléfono con alcaldes en bragas Y así. No sorprende que Simancas recalque en su carta la gravedad del asunto Q