Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 6 2006 Internacional 33 Villepin se ve obligado a pedir excusas al secretario del Partido Socialista Después de las crisis y los escándalos, el primer ministro perdió los nervios y le llamó cobarde JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PAR ÍS. Numerosas e influyentes personalidades de centro y derecha han pedido a Jacques Chirac que destituya a su primer ministro, Dominique de Villepin, que ayer se vio forzado a pedir excusas a François Hollande, primer secretario del Partido Socialista (PS) tras llamarle cobarde durante una caótica sesión parlamentaria. Según los sondeos, entre el 75 y el 78 por ciento de los franceses tienen mala o muy mala opinión de Villepin, acosado por un arco iris de crisis superpuestas: escándalo Clearstream que continúa instruyendo la Justicia; escándalo EADS, que se ha transformado en una crisis franco- alemana; enfrentamientos entre Villepin y Sarkozy, que desacreditan la acción gubernamental; resistencia parlamentaria creciente de los diputados conservadores, inquietos por la inexorable caída de la popularidad gubernamental... Acosado por la prensa, las filtraciones judiciales y la tensión de sus escaramuzas personales con Nicolas Sarkozy, Villepin perdió los nervios el martes en la Asamblea Nacional y terminó tratando de cobarde a Hollande, provocando un nuevo frente de tensiones políticas. la gran rival. A la derecha, la agonía de Villepin, cocido al fuego lento del descrédito, permite a Sarkozy liberarse de un rival, dejándo que se hunda solo, sin prisa pero sin pausa. Dominique de Villepin durante la sesión de ayer en la Asamblea Nacional REUTERS La lenta agonía de Villepin Desde la oposición socialista hace meses que se pide la dimisión de Villepin. La gran novedad es que ahora numerosos diputados conservadores reclaman un cambio de Gobierno urgente para intentar poner fin a la erosión de credibilidad. Hervé de Charette, ex ministro de Asuntos Exteriores, considera absolutamente indispensable un cambio de Gobierno rápido Yves Bur, vicepresidente de la Asamblea Nacional, estima que la situación política requiere medidas quirúrgicas Chirac guarda un silencio sepulcral, instalado en una dolorosa soledad, a escasos once meses del fin de su segundo mandato presidencial, que muchos analistas presentan como un penoso calvario político. La crisis de Gobierno ha sido evocada en repetidas ocasiones desde la incendiaria crisis de los suburbios. El Contrato del Primer Empleo (CPE) y el escándalo Clearstream han continuado minando las posiciones políticas de Villepin. Nicolas Sarkozy contempla en silencio la lenta agonía de su primer enemigo político, pero no desea precipitar su caída final. Sarkozy considera mucho más confortable su posición de ministro del Interior y líder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) preparando sin prisa su larga marcha electoral hacia el Elíseo. A la izquierda, Ségolène Royal continúa cotizándose como