Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA CRISIS CATALANA LOS EFECTOS EN EL EJECUTIVO SOCIALISTA JUEVES 22 6 2006 ABC José Montilla, que se perfila como sustituto de Maragall en la lista electoral del PSC, charla ayer en el Congreso con Joan Puigcercós (ERC) DANIEL G. LÓPEZ Zapatero sopesa suplir sólo a Montilla en julio para evitar una imagen de crisis de Gobierno Moncloa defiende que, llegado el caso, será un relevo puntual y obligado por la marcha de Maragall Ejecutivo optará por no sustituir a más ministros, lo que mantendrá a López Aguilar al frente de Justicia y alejado de Canarias al menos hasta diciembre MANUEL MARÍN MADRID. La más que previsible designación de José Montilla, primer secretario de los socialistas catalanes y ministro de Industria, como sustituto de Pasqual Maragall en la candidatura del PSC a la Generalitat obligará a José Luis Rodríguez Zapatero a acometer la segunda remodelación de su Gobierno. Así, una vez eliminado el incómodo e incontrolable obstáculo Maragall Montilla se presenta ante el PSC- -y ante Moncloa- -como la solución más factible y fiable para Zapatero en su propósito de que el enrarecido aire de la política catalana vuelva a ser respirable. Pero ello obligará a Zapatero a nombrar a un nuevo responsable de la cartera de Industria, Turismo y Comercio. Fuentes de Moncloa admiten- -con todas las reservas que implica hacer cábalas sobre una decisión tan personal como es la designación de un ministro por parte de un presidente del Gobierno- -que el escenario más factible, en términos de lógica política es que Zapatero realice una sustib El jefe del tución puntual y obligada, simplemente ligada a la opción de ceder a un ministro como cabeza de lista en unos comicios autonómicos. Remodelación no crisis En otras palabras, Zapatero parece descartar en estos momentos que la salida de Montilla del Ejecutivo pueda ser aprovechada para acometer una reforma más profunda que impulse la imagen de una crisis de Gobierno real o de mayor alcance. Por eso, ayer en Moncloa se distinguía entre una remodelación del Gobierno obligada por las circunstancias- -de la que oficialmente nadie habla toda vez que formalmente Montilla aún no es candidato a nada- y una crisis palabra de connotaciones mucho más negativas que Moncloa rehuye. De cualquier modo, nadie en el PSOE se plantea que el PSC presente otro candidato distinto a Montilla. Y, por ende, diversas fuentes consultadas en el PSOE dan como seguro que en las próximas semanas, a finales de julio a más tardar, Zapatero sustituirá al titular de Industria. El entorno de Zapatero es consciente de que tanto la cercanía de las elecciones en Cataluña (en principio Maragall se plantea convocarlas el 22 de octubre) como la necesidad de cerrar heridas en un PSC muy convulso y dividido internamente en los últimos me- ses son dos datos que aconsejan acometer la remodelación del Gobierno cuanto antes, en cuestión de días o, como mucho, de semanas Se daría una sensación de estabilidad en el PSC que Zapatero considera imprescindible y se evitaría la incertidumbre en un partido que ahora necesita tranquilidad señalan personas próximas al jefe del Ejecutivo, que conceden crédito a varias encuestas que sitúan al PSC en muy buena posición de salida ante las elecciones... y ello pese a Pasqual Además, creen necesario que Montilla se implique desde ya en la vorágine preelectoral De todos modos, hay en el PSOE- -es cierto que son minoría- -quienes apuntan que nada ocurriría si Montilla continuase en el Ministerio de Industria hasta finales de agosto. De hecho, el primer Consejo de Ministros tras las vacaciones de verano está previsto para el 25 de agosto, y no descartan que se despida del Ejecutivo ese día. Montilla no necesita darse a conocer en Cataluña arguyen quienes con- templan como menos remota la opción de que Montilla pase las vacaciones como ministro López Aguilar, con leyes en marcha En principio, y salvo algún terremoto Zapatero no reemplazaría ahora a ningún otro ministro. Es cierto que desde meses atrás Ferraz impulsa, a veces de forma reservada y a veces con guiños en público, la marcha de Juan Fernando López Aguilar del Ministerio de Justicia para encabezar la lista del PSOE en Canarias, algo que él no desea, pero que tanto Zapatero como José Blanco contemplan con buenos ojos. Sin embargo, su relevo en Justicia no parece probable en estos momentos. Las fuentes consultadas consideran- -de nuevo con las reservas oportunas- -que si López Aguilar deja el Gobierno, algo que aún no está decidido de manera irrevocable, lo normal es que su salida se produjera en diciembre o enero, a pocos meses de las elecciones autonómicas de mayo, y con su gestión al frente de Justicia muy avanzada De hecho, López Aguilar ultima reformas de calado que afectan a la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al Código Penal, a la Ley del Poder Judicial o al Estatuto del Ministerio Fiscal que, en principio, le deben permitir unos meses más en Justicia. Aun siendo esta fórmula la más plausible, des- El entorno de Zapatero es consciente de que ahora conviene cerrar cuanto antes la herida abierta en el PSC