Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 MARTES 20 6 2006 ABC Mundial 2006 España crece y vuela ENRIQUE ORTEGO Una victoria así, remontando con grandeza, es de las que hace que un equipo crezca y piense que es capaz de lo me- jor. La selección de Luis volvió a dar ayer una sensación de entereza, de capacidad, que permite seguir apostando por ella. El capitán Raúl entró en escena para empatar el partido y después dos goles de Torres firmaron el delirio España Túnez 3 1 España: Casillas; Sergio García, Puyol, Pablo, Pernía; Senna (Cesc, m. 46) Xabi Alonso, Xavi; Luis García (Raúl, m. 46) Torres y Villa (Joaquín, m. 55) Túnez: Boumnijel; Trabelsi, Jaidi, Haggui, Ayari (Yahia, m. 58) Mnari, Nafti, Bouazzi (Ghodhbane, m. 58) Namouchi, Chedli (Guemamdia, m. 79) y Jaziri. Árbitro: Carlos Simón (Brasil) Enseñó tarjeta amarilla a Puyol, Ayari, Trabelsi, Jaidi, Guemamdia, Jaziri, Cesc y Mnari. Goles: 0- 1, m. 8: Mnari; 1- 1, m. 71: Raúl; 2- 1, m. 76: Torres; 3- 1, m. 90: Torres, de penalti. STUTTGART. España ya está en octavos. Otra victoria para la esperanza. Dos formas de ganar. A cual más edificante y sabrosa. De la solvencia del partido contra Ucrania, a la fiereza de ayer ante Túnez. España parece empeñada en ser protagonista en este Mundial y ser capaz de superar situaciones adversas con una seguridad y una confianza en sus posibilidades pocas veces vista. Sólo así pudo dar ayer la vuelta a un partido de esos que se envenenan desde el principio y que únicamente se saca adelante con el rosario de virtudes mostradas. Un Mundial no tiene compasión con nadie. Las victorias se agotan al segundo de conseguirse. Al partido siguiente puede pasar de todo. Y si no que se lo pregunten a España, que a los ocho minutos ya se encontró de bruces con la necesidad de dar la vuelta al marcador. El gol tunecino cambiaba la decoración. Aunque el equipo español no perdió la compostura e intentó jugar a su manera, como Luis quiere y los futbolistas entienden, ya no era lo mismo. Esos tantos tempraneros, cuando no matan dejan huella. Y con el moratón en el ojo la selección se puso manos a la obra. Quedaban ochenta minutos. Por tiempo no debía ser. Luego se vio que por juego y corazón, tampoco. Túnez, que ya había salido con la trinchera puesta, levantó un muro en medio campo en cuestión de segundos. Ahí estaba el problema. Ellos tenían cinco hombres perfectamente coordinados, fuertes como mulos y que se movían de banda a banda Raúl y Pernía celebran con rabia el tanto del madridista, que cimentaba la remontada de la selección española como si estuvieran atados por una cuerda. España sólo juega con tres centrocampistas, el cuarto debe ser la suma de las aportaciones de Luis García o de los laterales. Clara inferioridad. Sería falso decir que la selección perdió sus hechuras y estilo al verse por debajo en el marcador. No lo hizo nunca. Pero eso sí, le costó mucho mover el balón y encontrar huecos ante la solidez tunecina. Xabi Alonso y Xavi no desesperaron jamás, pero apenas había resquicios. Luis García no tenía su día. Sin embargo Torres hacía daño cada vez que entraba en juego y en todos los córners o falta laterales los españo- AFP les remataban, aunque fuera mal. Todo era cuestión de no perder el paso, de no caer en la ansiedad y olvidarse de algún que otro toquecito ridículo que no llevaba a ningún sitio. El empate pudo llegar en un cabezazo de Xabi en una de las muchas acciones a balón parado forzadas cerca del área rival, pe-