Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura MARTES 20 6 2006 ABC María Kodama: Yo no celebro la muerte de Borges, sino su vida b El Círculo de Bellas Artes organiza un ciclo dedicado al escritor que, hasta el día 30, repasará su vida y obra a través de conferencias, películas y un recital ANTONIO VILLARREAL MADRID. Soy como las odas de Cowley. No pertenezco al arte, sino a la mera historia del arte rezaba Borges en palabras de su personaje- escritor Herbert Quain. Para contradecirle, su viuda María Kodama se presentó ayer en Madrid, concretamente en el Círculo de Bellas Artes para presentar las múltiples actividades que en este mes de junio homenajearán al escritor argentino con motivo del vigésimo aniversario de su fallecimiento. Estas actividades englobarán desde una reedición de la mayor parte de su obra crítica a un ciclo de conferencias (que lleva el título de Los mundos de Borges que ayer tarde abrieron Jorge Alemán y María Kodama, quien calificó la presencia de Francisco Ayala en este homenaje como excelente ya que el escritor granadino tuvo la ocasión de conocer a Borges durante su exilio en Buenos Aires. A Ayala- -rememora Kodama- -lo recuerdo como un hombre con un gran conocimiento, fruto de una generación, que compartía con Borges, de gente fuera de serie, con una enorme lucidez, equilibrio y visión del mundo El homenaje que el Círculo brinda a la memoria del escritor no se limita sólo al terreno académico, sino que hace una aproximación a su obra desde el cine y la música. Y es que, a pesar de su ceguera, Borges frecuentaba a menudo las salas de cine para ver películas, algunas de las cuales ya había visto en Europa El delator de John Ford; La quimera de oro de Charles Chaplin, o 39 escalones de Alfred Hitchcock, son algunas de las películas que Borges amó título del ciclo. Además de este ciclo de cine, está también programado, para el próximo 30 de junio, un concierto (que lleva por título Los laberintos de Borges que ofrecerá varias obras basadas en textos del escritor argentino, como 3 tangos de Astor Piazzola, o Haikus de Borges de Julio Martín Viera. Otra de las grandes noticias del día fue la primicia de la ubicación en Madrid de una filial de la Fundación Borges que ya existe en Buenos Aires y que, según parece, se situará en la calle Doctor Esquerdo en el transcurso de este mismo año Él consideraba que su destino era la lengua española- -reveló su viuda- Yo no celebro la muerte de Borges, sino que soy sintoísta y celebro su vida El poeta, en su domicilio DANIEL G. LÓPEZ Luis Alberto de Cuenca: El poeta no inventa mundos, es su intérprete Visor acaba de publicar La vida en llamas que obtuvo el último premio Ciudad de Melilla política (aunque repita aquello de Bond, James Bond, nunca digas nunca jamás) el vate madrileño regresa con un libro muy vivo y muy directo MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Con ese nombre podría haber pasado por un iluminado franciscano desentrañando viejos códices, o por un concienzudo copista del Toledo de las Tres Culturas. O por un mercader de la comitiva de Marco Polo ante la corte de Tamerlán. Pero ya ven, Luis Alberto de Cuenca es poeta, aunque no le hizo ascos a la política como secretario de Estado de Cultura humanamente aprendí muchísimo recuerda) ni tampoco se los hizo al ensayo, ni se los vuelve a hacer ahora a la lírica, cuya chispa ha prendido en La vida en llamas su nuevo libro, último premio Ciudad de Melilla. ¿Qué arde, pues, el mundo o el corazón? El fuego es vida, pero también convierte en ceniza lo que toca. A uno siempre le parece que su mundo es el más duro y terrible de los que han existido, pero siempre ha sido igual, este mundo no está más en llamas que los anteriores Porque Luis Alberto de Cuenca no es de los que tienen un concepto elitista de la poesía, es de los que atisba que hay unos cuantos poetas que incluso podrían vivir de sus endecasílabos. No me refiero a vender como Pérez Reverte, pero con promociones e inversiones como las de la narrativa, se me ocurren al menos una veintena de b Dejada atrás la nombres que podrían vender unos cuarenta mil ejemplares de sus libros El cine es otro de los ejes de la vida del vate madrileño, y aquí está bien representado con poemas sobre Los nibelungos Shrek La guerra de las galaxias ...y sé que a la princesa Leia irán dirigidas mis últimas palabras... Lo plástico es muy importante en mi poesía y, por supuesto, el cine, tanto que alguna vez he dicho que mis poemas son como videoclips Escenas espesamente cotidianas son las que conforman Crónica de sucesos otra de las partes del libro: el amor por una muñeca hinchable, los restos del naufragio del divorcio, escenas en un supermercado... Todo el mundo puede tener una experiencia poética, pero los poetas tenemos esa visión continuamente. Me niego a considerar que el poeta invente otra realidad, no creo en el poeta como demiurgo de mundos, sino como intérprete del mundo que existe Quede atrás un pretérito más o menos perfecto y se atisbe por delante un futuro más o menos indefinido. Pero en primera persona del presente, De Cuenca muestra mucho apetito ante el plato de la vida. En este momento me apetece más escribir del amor en plenitud, del amor como algo positivo Te mentí, vida mía. Donde dije te quiero, pon te quiero con locura escribe en Fe de erratas el último poema del libro. Cuando se cumplen años conviene fijarse en lo maravillosa que es la vida. Mi esposa Alicia (a la que está dedicado ese poema) dice que es una bulímica de la vida. Me lo ha pegado, yo también, soy un bulímico de la vida