Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MARTES 20 6 2006 ABC Cultura y espectáculos Un grupo de visitantes, admirando el pasado mes de abril el retrato de Adele Bloch- Bauer, pintado por Klimt, en el Museo de Los Ángeles REUTERS Un óleo de Klimt expoliado por los nazis rompe el techo del mercado y destrona a Picasso Un retrato de Adele Bloch- Bauer, vendido por 135 millones de dólares b El cuadro, comprado por Ronald Austria se lamenta por la pérdida de Adele Aparte de romper un nuevo récord en el mercado del arte, la compra de Adele también ha roto la esperanza de Austria de recuperar este tesoro nacional. Rudolf Leopold, experto en Gustav Klimt y director del Leopoldmuseum vienés, resumía ayer en declaraciones a la televisión pública austriaca el sentimiento de frustración de la república alpina: Si muchas partes hubieran sido más mañosas en la negociación, Austria habría recibido Adele gratis Se refería así a los intentos de los herederos de cerrar un trato con las autoridades austriacas. La pérdida del cuadro fue un duro golpe para Austria y miles de personas acudieron a contemplarla durante los últimos días de su estancia en Viena. Hubo críticas al Gobierno por no haber negociado una salida amistosa, sobre todo en un tema tan sensible en Austria como el de obras de arte robadas en la época nazi. Sin embargo, como confirmó ayer a la agencia austriaca de noticias Steven Thomas, abogado de Altmann, ningún museo austriaco formuló oferta alguna para adquirir la pieza. Lauder para la Neue Galerie de Nueva York, fue restituido en enero a Maria Altmann, sobrina de la mujer que aparece en el lienzo ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. De la noche a la mañana, un pequeño y casi desconocido museo de Manhattan se ha convertido en hogar del cuadro más caro del mundo. Ni el MoMA, ni el Metropolitan, ni siquiera el Guggenheim van a tener el honor de acoger el Retrato de Adele BlochBauer I recién adquirido para la Neue Galerie neoyorquina por la vistosa suma de 135 millones de dólares (106,7 millones de euros) La obra es un retrato firmado por el austriaco Gustav Klimt en 1907 y es una de las más famosas del llamado estilo dorado Ahora es también el lienzo más caro de la historia, tras superar ampliamente los 104 millones de dólares que se pagaron en 2004 por Muchacho con Pipa de Picasso. El magnate estadounidense de la cosmética Ronald Lauder ha sido el mecenas que ha colocado a Klimt en la cima de los pintores más cotizados, al tiempo que sitúa a la Neue Galerie, dedicada a la pintura austriaca y alemana de principios del siglo XX, en el mapa de los museos más conocidos. En declaraciones al diario The New York Times Lauder, fundador en 2001 de la Neue Galerie y ex embajador de Estados Unidos en Austria, se refirió al retrato de Adele como nuestra Mona Lisa y aseguró que esta adquisición es de las que se hacen una vez en la vida El cuadro pertenecía al Estado austriaco y se exhibía junto a El Beso en la Galería Belvedere de Viena hasta el pasado mes de enero. Fue entonces cuando un tribunal de arbitraje ordenó que la obra, junto a otras cuatro piezas de Klimt, fuera restituida a Maria Altmann, heredera de Ferdinand Blo- ch- Bauer, el industrial judío que encargó el retrato de su esposa y cuyas propiedades fueron confiscadas por los nazis. Esa decisión puso fin a un largo conflicto entre Austria, que afirmaba que la propia Adele había expresado su deseo de que el cuadro se quedara en el país, y los herederos, que argumentaban que el industrial decidió tras la muerte de su mujer y la ocupación nazi dejar la obra a sus parientes. Altmann intentó durante años llegar a un acuerdo con las autoridades austriacas, que tras la decisión del tribunal desistieron de comprar las piezas debido a su elevado coste. Altmann, sobrina de la Adele del cuadro, se ha mostrado encantada con que la obra sea adquirida por Lauder, del que ha dicho tiene un gran conocimiento de Austria y un gran amor por Klimt Sobre que el retrato de su tía vaya a colgar ahora en a Neue Galerie, la ahora rica heredera ha asegurado que siente que finalmente esté donde le pertenece