Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 20 6 2006 ABC La Unión Europea deja claro en Israel que no aceptará las fronteras unilaterales de Olmert Hamás y Al Fatah pulen los últimos detalles para anunciar su acuerdo de conciliación las ayudas económicas europeas a los palestinos, que podrían comenzar a distribuirse en breve sin que el dinero pase por las manos del Gobierno JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Benita Ferrero- Waldner llegó ayer de Bruselas a Jerusalén y Ramala con una idea prioritaria: discutir con israelíes y palestinos del mecanismo para distribuir, sin herir sensibilidades políticas pero satisfaciendo necesidades humanitarias, los cien millones de euros aprobados la semana pasada por la Unión Europea en ayudas al castigado pueblo de Gaza y Cisjordania. Y se marcha de la región sin haber podido siquiera encauzar dicha ayuda a corto plazo (Israel no ve claro que ese dinero pueda llegar a sus destinatarios sin pasar por las manos de Hamás, y no está dispuesto a ello; y a la ANP le parece poco lo prometido) y después de abrir un nuevo frente, todavía sin daños colaterales, con el Ejecutivo de Ehud Olmert. No han sentado nada bien en Tel Aviv las declaraciones de la comisaria europea de Asuntos Exteriores sobre b Tel Aviv duda ante el plan unilateral israelí para fijar sus nuevas fronteras. Ferrero- Waldner no entró demasiado en detalles pero sí lo suficiente para asegurar que la UE no aprobará dichas fronteras, paralelas en su mayor parte al muro ilegal de Cisjordania, aunque reconoció que la retirada de un puñado de colonos de esos territorios ocupados es un paso valiente y en la buena dirección. Pero la paz verdadera y duradera nunca se consigue con acciones unilaterales impuestas sino con el diálogo y la negociación, y a eso instamos a las partes en conflicto dijo Ferrero- Waldner en la conferencia de Prensa conjunta con la canciller hebrea, Tzipi Livni, quien torció en más de una ocasión el gesto ante las palabras de su invitada. La comisaria europea dijo no entender cómo era posible que a estas alturas todavía no se hubieran reunido cara a cara Olmert y el presidente palestino, Mahmud Abbas, mientras que Livni matizaba sus declaraciones al insistir en la necesidad de deslegitimar al Ejecutivo de Hamás, provocando eso sí el menor daño posible al pueblo palestino. Ese fue el telón de fondo que acompañó durante todo el día a las negociaciones a la desesperada entre Hamás y Al Fatah para cerrar de una vez por todas Miembros de la Autoridad Palestina guardan la puerta del Parlamento el acuerdo que permita, entre otras cosas y con el documento de los prisioneros como base, desbloquear esa ayuda internacional imprescindible para la supervivencia de decenas de miles de familias. Las partes enfrentadas pulían ayer los últimos detalles y discutían, sobre todo, de la reticencia de Hamás y de su primer ministro, Ismail Haniyeh, de ceder sus poderes. AP Alcalde de Gaza Y es que Haniyeh, conocido más acá del muro como el alcalde de Gaza por su imposibilidad de moverse libremente de un territorio palestino a otro y por su escaso poder en el seno de su organización y ante su brazo armado de las Brigadas de Ezedín al- Qassam, no volverá a verse en una como ésta ni a saborear con tanto deleite las mieles de ese poder que se le escapa entre los dedos. Las últimas horas han servido asimismo para recuperar un tanto la mo- ral de Hamás, tras conocerse la última encuesta llevada a cabo en Gaza y Cisjordania sobre el referéndum convocado por Abbas para el 26 de julio acerca de un posible reconocimiento implícito del Estado de Israel, entre otras cosas. Dicho sondeo es contradictorio y por ello precisamente peligroso para los intereses del presidente de la ANP: mientras el 75 por ciento de los palestinos estaría a favor del Documento de Reconciliación Nacional formulado por Marwán Barghuti y sus compañeros de celdas israelíes, sólo el 47 por ciento lo apoyaría con su voto, mientras que el 44 por ciento se manifestaría en contra. Y es que sin el apoyo explícito de Hamás, que ayer pagó sueldos atrasados a unos centenares de afortunados funcionarios, casi nada es posible hoy en día en Gaza y Cisjordania. El problema, que sin el respaldo de Al Fatah, sucede lo mismo. De ahí el callejón sin salida en que se encuentran todos.