Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN MARTES 20 6 2006 ABC POR QUÉ SE ROMPIÓ ERMUA xapote y Amaia representan las esencias de ETA: crueles, sanguinarios, implacables, incultos, profundamente fanáticos. Algunos quisieran fabricar ilusiones, pero seamos realistas. No hay una brizna de arrepentimiento en su violencia ni un matiz de duda en su totalitarismo, ni en ellos ni en el resto de etarras. Y, sobre todo, no existe la más mínima diferencia entre estos dos asesinos y la dirección de ETA que aún sigue libre. Esta fatal coincidencia entre el juicio a Txapote y Amaia y su brutal pero pedagógica exhibición del alma de ETA, entre el proceso por el crimen que una vez revolucionó a los ciudadanos vascos y el inminente anuncio EDURNE oficial de los contactos URIARTE gubernamentales con ETA no es un casual y caprichoso cruce del pasado y del presente. Como quizá diría el presidente con la fotografía de Zabaleta y Goirizelaia en la mano, entre el pasado, el crimen de Miguel Ángel Blanco, y el futuro, las conversaciones por la paz Todo es un estruendoso presente, ni siquiera futuro. Aquel crimen aún no ha sido juzgado y los jefes etarras que van a negociar gozosos la paz son los mismos que se ríen de sus víctimas y de las instituciones democráticas desde las salas de la Audiencia Nacional. Y si esto lo sabe todo el mundo, y mucho más quienes dieron cuerpo al espíritu de Ermua porque han mirado a los ojos a muchos Txapotes en su vida, no es fácil entender por qué aquel movimiento cívico es hoy una lejana sombra de lo que fue. No me refiero a su tolerancia hacia el diálogo con ETA para verificar su disposición a entregar las armas y a rendir cuentas de sus crímenes al Estado. Me refiero a su silenciosa pasividad ante esa parafernalia de la paz escrita, controlada y dirigida por los compañeros de Txapote, a este repentino e incomprensible trueque de la libertad por el desistimiento. La respuesta es sencilla y descorazonadora: elecciones de marzo de 2004. El movimiento cívico de Ermua siguió vigente en su integridad y en sus principios fundamentales en el primer año sin asesinatos de ETA, entre el 2003 y el 2004. No hay que confundir el orden de los acontecimientos. Su resquebrajamiento no es producto de los cambios de ETA sino de los cambios en el Gobierno. Ermua se rompió cuando Zapatero decidió dar un giro radical a la política antiterrorista del PSOE. Ermua, su mitad socialista, siguió a Zapatero, y no al revés. Por eso soy escéptica hacia la posibilidad apuntada en estas mismas páginas por Carlos Martínez Gorriarán de una nueva movilización cívica en el País Vasco comparable a la de Ciutadans en Cataluña. Ello implicaría una autonomía del movimiento cívico e intelectual que Ermua no ha probado. Aquello fue un movimiento mucho más dependiente de los partidos de lo que creímos. Y el protagonismo de la sociedad civil o el liderazgo intelectual fueron apariencia más que fondo, ilusión y utopía más que realidad. El cambio de gobierno lo demostró. T Maragall, entre De Madre y Montilla, tomará en los próximos días una decisión sobre su futuro YOLANDA CARDO Montilla se niega a ir de número dos de Maragall para forzar su retirada Zapatero recibe el jueves en Moncloa al presidente de la Generalitat b La ejecutiva del PSC baraja el 22 de octubre o el 19 de noviembre como las fechas más probables para la celebración de los próximos comicios catalanes ÁNGEL MARÍN BARCELONA. En la reunión extraordinaria de la ejecutiva del PSC celebrada ayer para evaluar los resultados del referéndum del Estatuto, varios miembros de la dirección socialista, respaldados por el primer secretario del PSC, José Montilla, expresaron la conveniencia de resolver pronto la incógnita del candidato y, después, la del calendario electoral. Ante la demanda de sus compañeros de partido, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, aseguró que en un plazo relativamente breve tomará una decisión sobre si desea o no presentarse a la reelección. Ferraz también descarta el tándem G. L. A. MADRID. La dirección del PSOE también descarta la fórmula del tándem MaragallMontilla como cartel electoral para las próximas elecciones catalanas, al tiempo que mantiene su apuesta por el ministro de Industria como cabeza de lista en sustitución del actual presidente de la Generalitat. Argumenta en contra de la fórmula del tándem que todo indica que el próximo será también un gobierno de coalición, por lo que el cargo de conseller en cap previsiblemente tendrá que cederse al socio mayoritario, si es que el PSC es el primer partido. Frente a la tesis de que Maragall tiene más tirón electoral que Montilla, se afirma que eso está por ver y que, con Zapatero en campaña, podría lograr una mayor movilización de sus votantes en elecciones generales. Primarias, muy improbable Esperamos conocer la voluntad de Maragall y, a partir de aquí, formular una propuesta y abrir el procedimiento ordinario para designar al candidato explicó el portavoz del PSC, Miquel Iceta, tras asegurar que tanto Maragall como Montilla coinciden en la necesidad de solucionar cuanto antes la cuestión de la candidatura. El procedimiento ordinario para la proclamación del candidato pasa por la ratificación de un acuerdo de la ejecutiva en un Consejo Nacional del PSC, aunque si hay más de un candidato se deberían de convocar primarias. Fuentes socialistas aseguraron que la posibilidad de celebrar primarias es muy improbable porque Montilla sólo presentará su candidatura si Maragall no opta a la reelección para evitar una batalla fratricida entre los dos líderes del partido que podría provocar un cisma en el PSC a cuatro meses de los comicios. Las mismas fuentes explicaron que el primer secretario del PSC se resiste a formar un tándem electoral con el presidente de la Generalitat porque a Montilla no le hace ninguna gracia ir de número dos de una lista encabezada por Pasqual Maragall. El aparato del partido, que apuesta claramente por la candidatura de Montilla, propone la bicefalia electoral como mal menor si Maragall opta a la reelección y con el objetivo de que el ministro de Industria pudiera relevar al presidente catalán a mitad de la legislatura. Una fórmula que los socialistas han aplicado con éxito para sustituir a los alcaldes históricos del partido. La dirección del partido confía en que Maragall renuncie por voluntad propia porque consideran muy difícil que el mandatario catalán tome una decisión en este sentido por posibles presiones desde La Moncloa o el PSOE. Si el presidente de la Generalitat se retira el candidato será Montilla, sólo en este caso, aseguran fuentes socialistas. Sin embargo, Maragall está pletórico después de los resultados obtenidos por el sí en el referéndum que, a juicio de su hermano Ernest, refuerzan a nivel político su figura como presidente de la Generalitat. Una opinión que no comparte Iceta al asegurar que la victoria del sí refuerza al PSC y a Cataluña. Quizá la reunión que Maragall mantendrá en Madrid con el presidente del Gobierno, el próximo jueves, sirva para aclarar alguno de estos puntos. Rodríguez Zapatero ha citado al presidente de la Generalitat en La Moncloa precisamente para hablar, además del referédum, de la situación del PSC y del futuro de Cataluña. Fuentes del propio partido aseguran que Maragall dará a conocer su decisión en 8 ó 10 días. El calendario electoral En cuanto al calendario electoral, la cúpula socialista baraja como días más probables el 22 de octubre, antes del puente de Todos los Santos, o el 19 de noviembre, una fecha entrañable y emblemática al cumplirse tres años de los últimos comicios que dieron paso al tripartito.