Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 20 6 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LA VERDAD Y LA RESACA ELECTORAL U N plan que cuente sólo con el 51 por ciento de apoyos está abocado al fracaso Lo dijo el presidente del Gobierno el 2 de febrero de 2005, en el debate celebrado en el Congreso sobre el Plan Ibarretxe. Durante el turno de réplica, Zapatero instó al lehendakari a lograr un acuerdo que tuviera la misma fuerza que el Estatuto de Gernika. ¿Por qué un EstatuLUIS IGNACIO to de AutonoPARADA mía para el País Vasco que fuera aprobado sólo por el 51 por ciento de los ciudadanos era un fracaso y en cambio un Estatuto de Autonomía para Cataluña aprobado con la asistencia a las urnas del 49 por ciento es una victoria por goleada, como algunos aseguraron irresponsablemente durante la madrugada electoral? Decía Napoleón que una derrota explicada con todo lujo de detalles es imposible de distinguir de una victoria. A lo mejor por eso todos los analistas se han lanzado a pormenorizar los resultados y ahora resulta difícil saber quién miente diciendo la verdad, porque las verdades a medias son la peor clase de mentira. ¿Por qué nadie se ha molestado en recordar que en el vigente Estatuto de Cataluña, aprobado en referéndum en 1979, podían votar 4.421.000 ciudadanos, hubo un 59,69 de participación (2.639.951 votantes) y se contabilizaron 2.327.038 votos a favor (88,1 por ciento) cuando anteayer había 887.802 ciudadanos más con derecho a voto, en total 5.309.000, pero sólo fueron a votar 2.569.000, y sólo dijeron sí 1.881.765? Entonces, ¿quién puede negar el derecho a discrepar de la calificación de éxito para un resultado en el que participan menos ciudadanos que hace veintisiete años, aun siendo más los llamados a las urnas, y hay menos votantes que dicen sí Con las palabras se pueden hacer juegos malabares: en eso consisten la poesía, el humor y los trabalenguas; con los números también: en eso consisten las estadísticas. Pero lo que no se puede hacer es llamar éxito o fracaso a la misma cosa según convenga. Al menos sin poner en juego el honor y la verdad. Recordando el Espíritu de Ermua Ante la llamada del Foro de Ermua a concentrarnos en la Audiencia Nacional para apoyar a la familia de Miguel Ángel Blanco mientras se juzga su brutal asesinato, no lo dudé ni un solo momento, y allí estuve, como otros tantos ciudadanos, recordando el Espíritu de Ermua, espíritu que muchos deberían tener más presente en estos días. Pero no estábamos solos. Intentando reventar la concentración aparecieron, como siempre, un pequeñísimo grupo de fascistoides, con banderas preconstitucionales y gritando consignas franquistas y violentas que nada tenían que ver con el propósito de la convocatoria y que suponen todo lo contrario por lo que Miguel Ángel Blanco había luchado y por lo que lo habían matado: la libertad. Y me da mucha rabia, por lo que no puedo sino expresar mi estupor ante actitudes como ésta, con las que cuatro salvajes fanáticos intentan manchar un espíritu que unió, más que nunca, a toda la sociedad en contra del terrorismo. Espero que ni los medios ni la gente en general confunda el comportamiento de estos radicales con el que mantuvimos la inmensa mayoría de los que estábamos en la puerta de la Audiencia Nacional, un comportamiento cívico, de memoria, ejemplar y democrático. José Glez. de Chaves Madrid El fracaso del Estatuto La alta abstención en el referéndum del Estatuto catalán sólo puede indicarnos que vivimos en un sistema democrático que está enfermo. Esa abstención sólo demuestra desinterés e indiferencia por la mayoría del electorado catalán sobre su futuro, cuando por la propia naturaleza del estatuto los ciudadanos catalanes tendrían que haberse movilizado en masa hacia los colegios electorales para rechazar lo que su clase dirigente les proponía en las páginas de este estatuto. Pero no ha sido así, y la única explicación posible es que el pueblo catalán se conforma con la democracia, pero renuncia a la libertad. Un estatuto que pretende acabar con la independencia de la justica, romper los vínculos que unen a Cataluña con el resto de España, imponer a sus ciudadanos el idioma en el que expresarse y hacer menguar a Cataluña al querer vivir prescindiendo del resto de los españoles, tendría que haber impulsado a aquéllos que tienen definida su verdadera identidad y están dispuestos a defender su libertad a decir no. Incluso los que realmente consideran a Cataluña una nación, al ver éstos cómo en la elaboración del estatuto se ha despreciado la jerarquía de leyes y el Estado de Derecho, no respetando la ley máxima que nos ampara a todos, que es la Constitución, y ante la incomprensible justificación de socialistas y nacionalistas a las agresiones a miembros del Partido Popular y Ciudadanos de Cataluña, tendrían que haber rechazado el Estatuto ante la perspectiva del tipo de nación que quieren imponerles: una nación que hará callar, con violencia si es necesario, a aquéllos que no piensen igual que sus gobernantes y se atrevan a expresarlo. Esta abstención es una renuncia voluntaria a la libertad, a la separación de poderes, a la verdadera historia de Cataluña y a nuestro futuro en común. Francisco Faz Olivencia. El Ejido (Almería) Hoy, señor Ibarra Señor Ibarra, empieza el declive de su región o comunidad, o realidad nacional, o nación, o país. No olvide esta fecha: 18 de junio de 2006. Extremadura tendrá que enfrentarse a un desarrollo desigual que, cuando acaben las subvenciones de la UE a lo que quede de España, será ya irreversible. Su región o comunidad o país se verá afectada por la economía de las demás. Su gente se verá obligada a emigrar a otras naciones A partir de ahora va a empezar usted a conocer las consecuencias de haber estado mudo ante tamaño despropósito de desigualdad nacional como es el Estatut catalán. Porque, a partir de ahora, ¿con qué argumentos lucha- rá para evitar la desigualdad de su región? Ha comenzado la verdadera realidad nacional para todos. El que tenga un desarrollo superior, el que pueda ser más autónomo produciendo más y más barato, el que encuentre mejores clientes para su producción, sobrevivirá. Quizás Andalucía, al ver las barbas peladas de su vecino, comience a pensar lo mismo. Pero quizá también, al bajar la demanda de los productos catalanes y, sobre todo, al comenzar allí la emigración lógica de los que no sepan hablar en catalán, escojan su región, o comunidad, o país, para reconvertirlo de ganadero en industrial. Ignacio Caballer Aranda Madrid Antenas El Ministerio de Ciencia y Tecnología ha creado un plan de control y medida de las antenas de telefonía móvil que reconoce la preocupación social sobre el tema. Hay que medirlas de nuevo porque miles de ciudadanos siguen culpando a las antenas de sus enfermedades; científicos independientes siguen dudando de que sean seguras y la Asociación Española Contra el Cáncer lo tiene claro: son seguras y punto. Allá donde la gente proteste irá la estación de medida, inaugurando una nueva actuación administrativa: la medición por pataleo, que tranquilizará a aquéllos que insisten en que las altas tasas de cáncer del vecindario se deben a las radiaciones microondas de estas antenas. Por supuesto, ni que dudar tiene que las compañías no bajarán la potencia de emisión mientras son audita- das. Todos sabemos que la salud es más importante que el negocio para ellas. Esto aún no ha acabado. Emilio Iglesias Delgado Sevilla Benedicto XVI Dijo Zapatero que cuando se entreviste con Benedicto XVI en Valencia le manifestará su compromiso con millones de españoles que me dieron su voto y esperan que nuestro programa se cumpla Perfecto, tome nota de algunos incumplimientos de su programa: 180.000 viviendas de protección social anuales, paga mensual de 100 euros a todas las madres con hijos menores de 3 años, bonificación del 45 por ciento en las cuotas de la Seguridad Social de las personas a cargo de una familia numerosa, ayudas a las familias... Me gustaría que fueran tan eficaces en estos temas sociales como lo han sido para subvencionar encuentros de coordinadoras de homosexuales pocos días antes de la visita papal a Valencia, junto a la catedral, o como han hecho al subvencionar un bodrio teatral con nombre blasfemo en Portugal que ya se exhibió en Madrid, pagado con dinero público de todos los españoles, incluidos los católicos, a los que este Ejecutivo injuria gratuitamente. Adrián Fernández Rodríguez Madrid