Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 6 2006 97 MUNDIAL 2006 LA SELECCIÓN -No me gusta ese cartel. Esta selección tiene un potencial y lo viene demostrando desde hace muchos años en la alta competición. No faltamos a un Mundial desde Argentina en 1978 y a una Eurocopa desde Suecia 1992. Es cierto que por unas u otras circunstancias no hemos alcanzado grandes metas, pero siempre hemos estado ahí. Por encima de todo somos una selección humilde que tiene muchas ganas de trabajar y de hacer algo importante. ¿Esperaba la respuesta que dieron los jóvenes ante Ucrania? -No. Pero si Luis Aragonés ha confiado en esta generación de futbolistas es por algo. Como también ha confiado en compañeros que son más veteranos. Es ahí, en esa mezcla, donde el seleccionador puede encontrar un bloque competitivo. -A usted le ha tocado interpretar el papel de lateral derecho. -Lo de la posición es lo de menos. Todos los que estamos en esta selección queremos jugar y no es importante dónde. Cada día me voy encontrando más a gusto en esta posición, con más confianza, y espero aportar mucho más en los siguientes partidos. ¿Le ha costado mucho adaptarse? -Sólo en el posicionamiento, porque lo tenía algo olvidado. A veces me quedaba en zona de nadie. No salía a presionar a tiempo o me quedaba descolgado del ataque. Pero estoy mejorando este balance entre ataque y defensa y he asimilado bastante bien los conceptos que nos quiere inculcar el técnico. SERGIO RAMOS Jugador de la selección española No me gusta el cartel de sorpresa JULIÁN ÁVILA STUTTGART. Pese a que ha jugado de central con el Madrid, en la selección ha aparecido donde siempre dijo Luis, en la banda derecha. Y le ha costado más de una bronquilla retroceder a un rol que casi tenía olvidado. ¿Sabe que en España la afición está eufórica con el equipo? -Lo sé. No paro de recibir llamadas de amigos que me cuentan que la gente se echó a la calle después del partido frente a Ucrania. -Jugaron muy bien ese partido. -Diría que casi todo salió redondo. Salimos muy mentalizados y muy concentrados. Nos hicimos enseguida con el control del balón y marcamos dos goles muy seguidos. Los ucranianos sintieron el golpe y para nosotros fue más fácil encontrar huecos. -Luis se queja de unos pequeños despistes en la segunda mitad. -Luis es muy exigente. Y entiendo que busque la perfección, que quiera más, que no nos permita un minuto de respiro. Es cierto que hubo unos pequeños desajustes, quizá porque el marcador era abultado y bajamos la guardia AFP en alguna jugada. Pero le digo que ahí abajo se jugó a un ritmo intensísimo y había más de treinta grados. ¿Esta selección puede dar más? -Lo veremos en los próximos partidos. Le pondré un ejemplo taurino. A un toro se le mide su fuerza y su casta en el segundo puyazo. Nosotros estamos convencidos que con el trabajo que estamos haciendo se pueden mejorar muchas cosas. Jugamos contra Túnez y entonces se verá si la línea que ha marcado el seleccionador es la buena y que los jugadores estamos en condiciones de responder a un buen nivel. ¿Es Túnez un rival tan complicado? -Seguro. En una Copa del Mundo no existe un contrario que no te ponga en dificultades. Y no lo digo yo. Lo dicen los resultados. La República Checa o Italia parecía que ya tenían billete para los octavos tras el primer partido y ahora resulta que se juegan la vida en la última jornada. O Brasil, que las ha pasado canutas en sus dos partidos. -Los especialistas dan a España el papel de selección sorpresa