Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 6 2006 63 Cultura y espectáculos Madonna, en la coreografía de apertura de su Re- Invention Tour gira que documenta su último lanzamiento videográfico ABC I m Going to Tell You a Secret casi toda la verdad sobre la vida y los milagros de Madonna La artista lanza hoy al mercado un documental sobre su última gira la cámara, la cantante aborda y explota su reciente crisis espiritual y muestra el trabajo invisible de sus superproducciones itinerantes J. LILLO MADRID. La penetración de los formatos digitales y la necesidad de diversificar el negocio de la música ha llevado a numerosas bandas de rock a comercializar en los últimos años sus cuadernos de bitácora, documentales en los que muestran, desde el otro lado del telón del escenario, las miserias de una gira internacional. No es frecuente, sin embargo, que una estrella de las dimensiones de Madonna- -capaz de vender más de ocho millones de su último álbum y de seguir rentabilizando una de las marcas más sólidas del mercado- -protagonice una película como I m Going To Tell You a Secret continuación de aquel In Bed With Madonb Entre cajas y ante La cantante edita su primer álbum en directo Inagotable observadora de cualquier alteración del paisaje musical, Madonna ha conseguido sobrevivir a los tiempos y las modas gracias al fichaje, a menudo de un solo uso, de compositores y productores de última generación. El Re- Invention Tour de 2004 sirvió para sellar su matrimonio de conveniencia con Stuart Price, quien, tras definir el sonido de la gira, se hizo cargo de su siguiente álbum de estudio, Confessions On A Dance Floor de marcadísimo y celebrado acento discotequero. Stuart Price- -con el que Madonna comparte la secuencia inicial de esta película, en la que graban un pasaje del Apocalipsis y discuten sobre la existencia de Dios- -es el coprotagonista de una producción que incluye, como extra, la primera grabación en directo editada por la cantante. Paradigma orgulloso de los productos de laboratorio, Madonna se despacha con una prueba, modesta, de que su voz y su música existen al natural y de que, en buenas manos, pueden ser remezcladas en tiempo real. na y documento sobre las zonas de sombra de una de las mayores figuras de la historia del pop. Pasado de rosca espiritual y metraje, el reportaje narra el particular camino de Damasco de la diva, seducida de un tiempo a esta parte por la mística judía. La diversión está sobrevalorada llega a decir Madonna, ahora cabalista convencida, al recordar su primera época, que también cuestiona de la mano de su padre, invitado a un espectáculo biográfico por el que, entre otros, desfilan su marido y sus hijos. Haya paz Repleto de citas religiosas de cualquier credo y grandes dosis de retropacifismo, I m Going To Tell You a Secret se ve lastrado por la sobrecarga moralista de una mujer que, tras vender su cuerpo en la gran pantalla, pretende reflejar su alma, llena de contradicciones, en el celuloide: después de obligar a sus maquilladores a votar la candidatura demócrata de Kerry, asegura que es la espiritualidad, y no la política, la que puede cambiar el mundo. Incluso el Imagine de Lennon suena en un filme que concluye con una apuesta por la paz de Oriente Medio. Pese a sus excesos, el documental muestra en blanco y negro- -el color se reserva para la superproducción escénica de la gira- -el trabajo invisible, fuera de plano, de los babilónicos montajes de Madonna. La elección del cuerpo de baile, los ensayos previos al estreno, las sesiones de maquillaje y vestuario, las oraciones previas al comienzo de cada concierto, la vida en los hoteles, la complejidad de su agenda- ¿No hay en Inglaterra sitio para dos reinas? le pregunta a su asistenta cuando tiene que modificar su plan de vuelo por exigencias de la Casa Real británica- -o la amenaza de la lluvia pasan por una película en la que también hay sitio para el humor: La diferencia entre una estrella del rock y un terrorista- -dice Madonna- -es que con un terrorista se puede negociar