Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 6 2006 Madrid 53 ¿Sabe cuántos árboles se necesitaban para construir un barco de la Armada Invencible? La madera, con sus más de 20.000 especies, descubre todos sus secretos en una didáctica exposición Toca madera TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Todas las gamas de colores, olores y sabores se podrían cubrir con su sola presencia. Es la madera, un recurso natural que cobra vida propia fuera de los bosques en una sugerente exposición. Bajo el título Tocar madera la ingeniera agrónoma Susana Domínguez Lerena y el fotógrafo Ezequiel Martínez Rodríguez han conseguido reunir 46 paneles didácticos, más de 100 fotografías originales y cerca de 150 utensilios de madera tradicionales que recuerdan el uso sostenible de nuestros bosques. Hasta el próximo 30 de junio, y en el centro comercial Plaza Norte 2 de San Sebastián de los Reyes, esta exposición itinerante nos acerca a un mundo de más de 20.000 especies diferentes y que, en menor escala, podemos encontrar en nuestra propia casa. No en vano, como recuerdan los comisarios, una vivienda cualquiera puede ser un pequeño bosque: suelo de parquet de madera de roble, barandillas de haya, cucharas de cocina de boj, pinzas de la ropa de chopo, mesa de despacho de roble, pinturas de colores de cedro, puertas de cerezo, estanterías de pino... Para acercarnos a los secretos de este noble material, los sucesivos paneles fotográficos muestran desde características biológicas hasta anécdotas, pasando por las propiedades curativas o las posibilidades como materia prima de las especies de madera más conocidas y utilizadas en nuestro país. Seguimos el recorrido por otras especies que han servido a la humanidad en el día a día, como la madera de sabina, un antipolillas natural; el olmo, que se empleaba en las zapatas de los frenos por su gran resistencia al desgaste; el sequoia para los ejes de los engranajes, por sus propiedades autoengrasantes... Esta exposición, que también repasa la historia universal, recuerda cómo España se convirtió en la primera potencia naval del mundo y cómo el poeta Sidonio se refería a los navíos como la cosecha de España No en vano, en tiempos de Felipe II, la flota española llegó a tener 300.000 toneladas, lo que supuso la tala de 6 millones de árboles- -como dato, de cada tonelada de madera colocada en un barco de guerra se necesitaban 20 toneladas de troncos- También leemos que el Arca de Noé se pudo realizar con madera de roble, Esta muestra repasa oficios artesanales, algunos ya en el olvido SDL Medio ambiente Haya, cerezo, olivo, roble, pino silvestre, fresno, álamo blanco, olmo, encina, nogal, abedul, eucalipto, sabina... Todos van descubriendo sus matices más destacados en una original exposición que no olvida aspectos como el conocimiento del medio ambiente, la historia de los bosques de España o la obtención, tratamiento y utilidad de la madera. Comenzamos el recorrido con la dendrocronología, que permite estudiar desde acontecimientos del pasado hasta el historial de la vida de un árbol: cuándo se cayó una rama, si hubo un ciclo de sequía o un invierno muy frío y con fuertes heladas... Nos adentramos ahora en las especies más conocidas, sus características y alguna que otra leyenda. Como el olmo, muy resistente y fácil de trabajar que ha dado vida a canalizaciones de agua en yacimientos romanos descubiertos; la madera de haya, árbol sagrado para los romanos y favorito del dios Júpiter que daba forma a los vasos para sacrificios; el olivo, árbol cósmico para los hebreos y musulmanes; el enebro, cuya resina se utilizaba antiguamente como barniz de escribir... que las vigas del Monasterio del Escorial son de pino Laricio y que en la cruz de Jesucristo se pudieron utilizar hasta cuatro tipos de madera (ciprés, cedro, olivo y palmera) Sin olvidar que las culatas de los rifles del ejército aliado en la I Guerra Mundial estaban hechas con madera de nogales españoles. Oficios perdidos Esta muestra también repasa oficios artesanales- -algunos perdidos- como el tonelero o cubero, los cesteros de castaño y los luthiers, y muestra en vitrinas cerca de 150 utensilios tradicionales realizados con madera- -madreñas, zuecos, cucharas, heladeras de madera, peonzas, cuencos, yugos, vigas, toneles, arcones, trillos, bolos... algunos de ellos auténticas piezas de coleccionistas que se muestran al público por primera vez. En definitiva, se trata de transmitir que la madera es una fuente natural de recursos que el ser humano puede ir renovando, ya que un bosque bien cuidado podrá ir produciendo madera indefinidamente... Todo en una exposición que nos permitirá acercarnos a un mundo que convive con nosotros y que oculta tantos secretos. La madera puede dar vida a longevas puertas E. MARTÍNEZ RODRIGUEZ