Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid LUNES 19 6 2006 ABC Un barreño de agua, el cubo, la pala y el rastrillo fueron algunas de las herramientas de los niños en el Retiro Las calles de la capital se transformaron ayer en circuitos para cuatro carreras populares correr asegura Carlos Moreno, segundo clasificado. Además de la I Carrera contra la Tolerancia, ayer se celebraron la I Carrera Popular de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Moratalaz, el Mundialito de Fútbol, la VIII Carrera Vallecas en Marcha y la XX Carrera Popular de San Antonio de La Florida, en Moncloa. Sólo faltaron las olas Y para los que prefieren la arquitectura al atletismo, el Ayuntamiento de Benidorm convirtió ayer el Retiro en un trocito de playa en el que los niños debían construir el más original castillo de arena. Las 120 toneladas de arena blanca que se descargaron en el Paseo de Coches hicieron que algunos se olvidaran del aquí no hay playa y se llevaran el bañador, la protección y hasta las toallas. Ana, déjame a mí la pala y échale agua al cubo Esta orden tan veraniega salió de la boca de Maria del Carmen. Sólo restaban seis minutos de la media hora de la que dispuso Andrea para cimentar, levantar y decorar su castillo. Andrea no ganó. Pablo Burgos, de 6 años, le arrebató el premio- -un fin de semana en un hotel de Benidorm para dos personas en régimen de media pensión- Pablo no hizo un castillo, sino un pez ballena: El castillo era difícil, y como había un montón de arena y poco tiempo pues hice el pez Un barreño lleno de agua, el kit de construcción- -cubo, pala, rastrillo y moldes- -y una pequeña parcela de arena fueron, junto a los brazos y manos de sus padres, todas las herramientas de las que dispusieron los pequeños para su obra. En total, 180 niños participaron en el III Concurso de Castillos de Arena, dividido en cinco rondas de 30 participantes. Todos los que construyeron o, al menos intentaron, dar alguna forma a la arena se llevaron invitaciones a los diferentes parques temáticos de la ciudad costera y varios regalos. La pequeña parte de playa que viajó desde Alicante a Madrid se vino con su alcalde. Manuel Pérez Fenoll fue el encargado de hacer entrega de los primeros premios a los pequeños arquitectos. El alcalde afirmó que hay pocos madrileños que no conozcan Benidorm y que son los visitantes más fieles del Nueva York alicantino Siempre suelen repetir Hubo varias voces que, desde la arena, bajo el sol y con más de treinta grados a la sombra, le pidieron a Pérez Fenoll que el año que viene no se olvidara del agua. Pequeños y mayores también pudieron admirar dos grandes figuras de arena de escultores benidormenses Los ciudadanos pudieron elegir ayer entre correr unos kilómetros solidarios por pleno Madrid de los Austrias hasta tumbarse en la arena blanca a tomar el sol En Madrid sí hay playa... con arena de Benidorm TEXTO: CRISTINA ALONSO FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. A quien madruga, Dios le ayuda A Marcos, Nuria y Elia, ayer, les falló el refranero. Fueron los últimos en cruzar la línea de meta de la I Carrera por la Tolerancia, una de las muchas actividades del programa Oportunidades para el Mundo que ha organizado el Ayuntamiento para luchar contra las desigualdades y convertir Madrid en el símbolo mundial de la solidaridad. De nada les sirvió el madrugón a estos tres amigos y compañeros de trabajo- -la carrera empezó a las nueve y media de la mañana- Una vez asimilada la derrota se reían y aguantaban con heroicidad las burlas de sus más allegados. Tardaron en recorrer los tres kilómetros una media hora. Casi diez minutos por kilómetro. Lo que ocurre es que nos lo hemos tomado como una caminata bromeaban. La victoria no parecía ser, no obstante, uno de sus objetivos, ya que Marcos hizo todo el recorrido en vaqueros y con un periódico bajo el brazo. Somos el ejemplo perfecto de que lo importante es participar Muy diferente es el caso de Mohamed Lachqar e Isabel Covelo, los triunfadores. Mohamed estaba muy contento por haber ganado la carrera de la tolerancia: Lo he pasado muy mal y he Los corredores, segundos después del pistoletazo de salida tenido problemas por ser marroquí. Hay racismo en Madrid. Hay racismo en todo el mundo Entre los 400 participantes, destacaron especialmente Hugo y Paul. Hugo es un cocker spaniel negro y Hugo, su dueño: Me ha ganado, al final ha hecho un spring y ha entrado antes que yo Esta carrera, asegura Paul, debería celebrarse todos los días, porque cada día todos tenemos que enfrentarnos al racismo La prueba, con salida y meta en la calle Bailén, discurrió por Mayor, Puerta del Sol, Preciados, Arenal y la Plaza de Ópera. Está muy bien eso de que corten las calles para