Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 6 2006 37 Al Qaida planeó atentar contra el metro de Nueva York con gas letal en 2003, pero canceló su ataque La amenaza norcoreana de lanzar un misil de largo alcance dispara la tensión con Japón y EE. UU. Gaza acusa a la UE de ser una marioneta de EE. UU. JERUSALÉN. Nada tangible pero sobre todo nada original ni propio espera el Gobierno de Hamás de la llegada hoy a Jerusalén y Ramala de la comisaria de Asuntos Exteriores de la UE, Benita Ferrero, para explicar el nuevo plan de ayuda económica europeo a los palestinos. Es más, los portavoces de ese Ejecutivo al borde de la renuncia acusan a la Unión Europea de ser una mera marioneta de Estados Unidos en la región y de no atreverse, con los conocimientos que atesoran después de tantos años de dedicación diplomática en Gaza y Cisjordania, a dar ese paso imprescindible para romper la actual situación de miles y miles de familias muy cerca de la ruina por culpa del boicot internacional a Hamás. El Gobierno palestino cree, de hecho, que quien hablará hoy por boca de Ferrero no será Bruselas sino Washington. Tanto EE. UU. como la UE consideran a Hamás una organización terrorista, con la que es imposible mantener cualquier diálogo mientras no abandone la violencia, reconozca a Israel y acepte los acuerdos sellados en el pasado entre las partes. Ese boicot económico impuesto desde que Hamás se hiciera con el poder tras su triunfo electoral de enero (el proceso fue tildado de ejemplo democrático por los observadores europeos) ha provocado que 160.000 palestinos no hayan recibido sus salarios en los últimos cuatro meses. El primer ministro de Defensa israelí civil, sindicalista, pacifista, laborista, lleva 72 muertos palestinos en seis semanas, entre ellos civiles inocentes, familias enteras Amir Peretz, la paloma hecha halcón TEXTO: J. CIERCO CORRESPONSAL un Gobierno de unidad nacional, formado no sólo por tecnócratas, y con el que se intentaría solventar el bloqueo económico internacional que tanto daño ha hecho al Ejecutivo de Hamás pero sobre todo al ciudadano de a pie, hay otra cosa clara. Y es el rechazo asegurado que este documento tiene de boca israelí. Ehud Olmert, quien también se ha reunido ya con Mubarak y el Rey de Jordania y que en breve lo hará con Abbas, apuesta por el diseño unilateral de las nuevas fronteras de Israel de aquí al 2010. Otro frente árabe en el que será imprescindible la unidad para lograr la congelación internacional de esa iniciativa y el regreso a una Hoja de Ruta que hace tiempo que está de vuelta. JERUSALÉN. Amir Peretz está en boca de todos al mismo tiempo. Es el niño en el bautizo; el novio en la boda y, sobre todo, el muerto en los entierros. Hace apenas seis semanas, se convirtió, por esos extraños e incomprensibles compañeros de cama y de viaje que hace la política, más si cabe en Israel, en el primer civil, sin pasado ni experiencia militar, que ocupaba el cargo de ministro de Defensa, cuando él quería y aspiraba, en ese pacto de Gobierno entre el Kadima y el Partido Laborista, a dirigir las finanzas de este país. Desde entonces, este líder sindical, pacifista aguerrido en el pasado, militante activo de la Iniciativa de Ginebra, ha batido una plusmarca que será difícil de superar en el futuro. Desde que tomara posesión de la cartera de Defensa a principios de mayo, 72 palestinos han muerto en distintas operaciones del Ejército y en reiterados asesinatos nada selectivos. Entre ellos, ocho palestinos que pasaban un día de playa en Gaza (el Tsahal ha negado la responsabilidad de ese bombardeo sin convencer más que a sus fieles oyentes) entre ellos una abuela, una madre y un niño de la familia Aman, que estrenaron coche el mismo día de su muerte también en la Franja, mientras que una niña de tres años, Mariya, quedaba paralítica para el resto de su vida; entre ellos, dos niños y el cabeza de la familia Al Mugrabi, hace sólo unos días en la calle Saladino. La situación ha llegado a tal punto que un grupo de 18 intelectuales y escritores israelíes ha publicado este pasado fin de semana una página de publicidad en el diario Haaretz en el que le preguntaban, como Abraham hizo a Dios antes de que enviara una lluvia de azufre y fuego que incineró la ciudad de Sodoma con sus habitantes, si ¿destruirá también al justo con el impío? Los firmantes de tan duro manifiesto le exigen a Peretz que establezca de manera inequívoca la línea que separa la defensa propia y el derramamiento de sangre inocente y le recuerdan que tenían depositadas en él muchas esperanzas como alguien que defendería no sólo el Estado de Israel sino también la categoría moral del país Pero para su desgracia, Amir Peretz no está sólo en boca de estos prestigiosos académicos, también lo está, por ejemplo, en las de sus modestos vecinos de Sderot, que le acusan de no impedir la lluvia de cohetes Qassam que castiga la ciudad en la que reside el ministro de Defensa. Tal es su situación, con varios de esos vecinos en huelga de hambre junto a su propia casa, que Peretz ha teni- Una niña palestina sujeta un cartel con la cara de Amir Peretz en el que se lee AFP deja de matarnos ayer, en un juicio fingido en Gaza contra el ministro de Defensa Sderot cierra sus puertas, también al ministro de Defensa J. C JERUSALÉN. Bien hará el ministro israelí de Defensa, Amir Peretz, en dormir en Tel Aviv si no quiere quedarse bloqueado en su propia casa de Sderot. Y es que los habitantes de esta castigada ciudad del sur de Israel, fronteriza con Gaza, han echado el candado y anunciado que impedirán en las próximas 24 horas la entrada y salida de cualquier persona, incluida por supuesto, la de Amir Peretz. Sderot es el blanco más habitual de los rudimentarios cohetes Qassam que disparan los palestinos desde Gaza y su situación ha empeorado considerablemente en las últimas semanas al intensificarse la lluvia de cohetes. Ayer mismo, un Qassam cayó en una pequeña estación eléctrica, por lo que la ciudad estuvo sin energía durante varias horas. Ayer también se decidió poner fin al curso escolar, por no poder garantizar la seguridad de profesores y alumnos. do que recurrir a su esposa, Ahlama, para que dé también la cara por él en programas de televisión y radio. Y más bocas que hablan y no paran, casi nunca bien, de Peretz. Por ejemplo, destacados barones de su partido contrarios a la actual estrategia. Falta de experiencia militar Una revuelta interna que cada día le debilita más ante el primer ministro, Ehud Olmert, con quien en apenas seis semanas ha tenido ya tantos rifirrafes que desde distintos sectores del Kadima se trabaja a la caza y captura de otra coalición de Gobierno. Peretz no tiene, en efecto, experiencia militar (altos mandos del Tsahal han señalado con la boca pequeña que las decisiones se toman mejor y son más acertadas cuando no está en la cocina el ministro) pero sí está bregado en mil batallas sindicales, políticas y sociales. Quienes todavía confían en él (entre ellos no se cuentan los palestinos, los militares, los rebeldes laboristas, los intelectuales y escritores de izquierda, tampoco Olmert) se aferran a su rapidez de reflejos. Pero lo peor que le puede pasar a un ministro, ya sea en España o en Israel, es que sus propios compañeros de Gabinete bromeen con sorna de uno. Y eso también le ha sucedido a este judío de origen marroquí. Un ministro que nunca se quitó la careta del anonimato comentó hace unos días que la razón por la que Amir Peretz había ordenado poner fin momentáneo al fuego de artillería de su Ejército contra Gaza nada tenía que ver con la muerte de civiles palestinos inocentes y sí con la posibilidad de dormir por las noches en su casa de Sderot, donde la amenaza de los Qassam es superada en decibelios por el fuego de los cañones amigos