Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 6 2006 11 Rajoy apoyará las conversaciones del Gobierno con ETA sólo si son para terminar con los terroristas El general Santayana dice que no escribió una carta de disculpa, sino que aclaró un enredo de terceros pulso al PSC y al presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero. Además de una victoria del sí y de una derrota contundente del no el presidente del Gobierno catalán necesitaba un claro respaldo en la participación ciudadana, que no se ha producido. Así, que el duelo entre Maragall y su partido está en un empate técnico. En una solemne declaración institucional, el presidente de la Generalitat calificó de rotunda e inapelable la victoria del sí y felicitó a los catalanes que han escrito una página de la historia expresándose con libertad en las urnas. Maragall quiso reconocer la legítima contribución democrática de los ciudadanos que optaron por el no y, en base a este reconomiento, invitó al PP y ERC a integrarse en el consenso Aunque admitió que nos habría gustado una participación más alta se mostró satisfecho con los resultados y subrayó que desde este momento en Cataluña se ha terminado el victimismo Lo que hagamos a partir de ahora dependerá exclusivamente de nosotros mismos sentenció. El nuevo Estatuto, en opinión de Maragall, permitirá que Cataluña se sienta más cómoda y mejor comprendida en la España plural que avanza Menos interés que por la OTAN La jornada, aunque histórica, quedó empañada por la elevada abstención. La participación quedó muy por debajo de las cifras de referéndums como el de la Constitución Española (67,9 la permanencia en la OTAN (62,8 y sólo fue superior al celebrado en 2005 para refrendar la Constitución Europea, ya que en aquella jornada sólo se movilizó el 41 de los catalanes. Ni la inclusión del término nación en el preámbulo del nuevo Estatuto; ni la apelación a los derechos históricos del pueblo catalán; ni la consecución de un sistema de financiación que otorga a la Generalitat capacidad para gestionar sus impuestos, lograron movilizar a los catalanes. Sólo hay que comparar los resultados de este referéndum, el impulsado en el Pacto del Tinell (suscrito por PSC, ERC e ICV en el Salón que lleva su nombre, un edificio gótico barcelonés) con los que consiguieron los dos estatutos votados antes por los catalanes. El de Núria, de 1931, fue aprobado con el 99 por ciento de los votos y una participación del El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, votó en su colegio electoral de Barcelona 85 En el de Sau, de 1979, la participación fue del 59 con un 88 por ciento de votos afirmativos. En mayor o menor medida, el castigo del electorado, en forma de indiferencia, ha afectado a todos los partidos. A los del sí -PSC, CiU e ICV- -y a los del no PP y ERC. No obstante, son estos últimos los que al apenas rozar el 20 por ciento de los sufragios salen peor parados de la contienda estatutaria. Los resultados de ayer confirman que populares y republicanos no han conseguido movilizar el mismo porcentaje de votos que ambas formaciones sumaron en las últimas elecciones autonómicas, un 28,2 -16,4 de Esquerra y 11,8 del PP- si bien desde ERC ya se ha venido advirtiendo durante la campaña que el voto en blanco, el nulo, e incluso la abstención, puede considerarse un voto contrario al Estatuto. Si se comparan resultados absolutos, los 527.383 votos negativos a la reforma estatutaria, quedan muy lejos de los 542.045 que respaldan a ERC y los 390.650 del PP. En cualquier caso, todas las encuestas advertían de que, mientras el PP mantenía la fidelidad de su electorado, la mitad de los votantes de Esquerra estaban decididos a desoir la recomendación de voto de la cúpula republicana y se decantaban por el sí ELENA CARRERAS CiU gana la batalla a ERC Ante esta situación, la guerra soterrada que se vive desde hace tiempo en la dirección de la formación republicana puede salir a flote de forma inmediata con el asalto definitivo de Joan Puigcercós al sillón de Carod- Rovira. De igual forma, la batalla entre nacionaistas- -CiU y ERC- -quedó ayer saldada, aunque siempre en términos relativos por la baja participación, en favor de los convergentes. Con estos resultados parece claro que PP y ERC quedan situados en los extremos de la parrilla de salida para las elecciones autonómicas del próximo otoño, que guarda las mejores opciones a CiU yPSC, que ayer capitalizaron la victoria del sí pese a que los votos afirmativos- -1.877.499- -quedan también muy lejos de los dos millones que ambas fuerzas sumaron en 2003. En cualquier caso, la batalla por el Estatuto ha terminado y empieza ahora la precampaña de las autonómicas.