Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 19 6 2006 ABC Nacional Referéndums y estatutos en Cataluña 100 90 80 73,90 70 60 50 43,92 40 30 20 10 0 PROYECTO DE CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA 6 de diciembre de 1978 de votos con los que se aprobó el referéndum de participación Los otros estatutos 89,38 73,35 90,29 90,5 88,2 67,91 62,8 64,84 59,6 59,77 49,41 53,49 40,6 28,26 INGRESO EN LA ALIANZA ATLÁNTICA (OTAN) 12 de marzo de 1986 PROYECTO DE CONSTITUCIÓN DE LA UE 20 de febrero de 2004 CATALUÑA 25 de octubre de 1979 CATALUÑA 18 de junio de 2006 ANDALUCÍA 28 de febrero de 1980 (1) GALICIA 21 de diciembre de 1980 PAÍS VASCO 25 de octubre de 1979 ESTATUTOS DE AUTONOMÍA Infografía ABC (1) Este referéndum de iniciativa autonómica no prosperó al no alcanzarse la mayoría absoluta de votos afirmativos sobre el censo en todas las provincias. Se convocó por segunda vez el 20 de octubre de 1981 Fuente: Ministerio del Interior Con una abstención del 50,6 sólo tres de cada diez catalanes votan a favor del nuevo Estatuto El sí se impone con el 73,9 de los votos, pero los ciudadanos expresan hartazgo y desinterés por el texto b Pasqual Maragall reconoce la legitimidad democrática del no defendido por PP y ERC y tiende la mano a ambas fuerzas para integrarse en el consenso M. A. PRIETO A. G. ABAD BARCELONA. Con una participación del 49,4 por ciento, una abstención histórica del 50,59 y una victoria del sí por el 73,9 por ciento de los votos, los catalanes refrendaron ayer el tercer Estatuto de su historia y pusieron así punto y final a un complicado proceso de dos años que ha transformado el panorama político y que ha modificado, además, el marco de relaciones entre Cataluña y el resto de España. Un dato llama la atención por encima de cualquier otro: sólo tres de cada diez catalanes votaron afirmativamente el texto, mientras que el Estatuto de Sau de 1979 recibió el apoyo de cinco de cada diez. De los 5,3 millones de catalanes con derecho a voto, 2.569.268 acudieron a las urnas, dejando así en evidencia su malestar, o en el mejor de los casos su hartazgo, por cómo se ha desarrollado el debate sobre el texto estatutario. Los que votaron lo hicieron mayoritariamente a favor del nuevo Estatuto- -que logró 1.877.499 votos- mientras que el no promovido por el PP y ERC cosechó 527.383 sufragios, es decir, el 20,7 por ciento de los votos. A esta cifra hay que sumar 135.670 votos en blanco, LAS CLAVES DEL REFERÉNDUM PARTICIPACIÓN Abstención histórica, que supera el 50 por ciento del censo, una de las más altas de todas las consultas a las urnas en Cataluña EL SÍ CiU, PSC e ICV capitalizan la aprobación del Estatuto, aunque juntos movilizan casi medio millón de votos menos que en las elecciones de 2003 EL NO PP y ERC reúnen la mitad de los sufragios que las dos formaciones contrarias al Estatuto alcanzaron en los comicios autonómicos VOTO NACIONALISTA La batalla por el voto nacionalista que han mantenido ERC y CiU se escora hacia los convergentes EL FUTURO DE MARAGALL La victoria del sí refuerza a Maragall frente al PSC y Zapatero, pero el líder socialista necesitaba una participación mayor LIDERAZGO DE CAROD- ROVIRA Los malos resultados para ERC abren una guerra dentro del partido y dan vía libre al asalto de Puigcercós a la dirección COALICIÓN CiU- PSC Con PP y ERC en los extremos del arco político, queda más avalada la gran coalición entre convergentes y socialistas EL DÍA DESPUÉS Finalizada la batalla por el Estatuto, todos los partidos pondrán inmediatamente en marcha sus maquinarias electorales con vistas a la cita de otoño un 5,3 y 22.999 nulos, un 0,9 por ciento. Este resultado sólo puede interpretarse como un severo correctivo a toda la clase política catalana. No obstante, en términos relativos la apuesta de PP y ERC por el no fue la derrotada de la noche del referéndum y ha abierto las puertas a una gran coalición de centro entre CiU y PSC, situando a populares y republicanos en los extremos del arco parlamentario. Se acabó el victimismo El entorno del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ya hace semanas que barajaba unas cifras de participación por debajo del 50 Aun así, Maragall está decidido a prescindir de ese pequeño detalle para explotar la victoria del sí en beneficio propio, ya que los socialistas se conformaban con un Estatuto refrendado por el 70 por ciento de los votos. El hecho de que Maragall celebrara la victoria del sí en el Palau de la Generalitat- -en una recepción multitunidaria a la que acudió la flor y nata de la sociedad catalana- -y no en la sede del PSC, revela hasta qué punto el líder socialista ha planteado este referéndum como un plebiscito sobre su gestión al frente del tripartito y hasta qué punto se niega a compartir el éxito con su partido, justo en un momento en que se le cuestiona como candidato a las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo otoño. No está claro, sin embargo, que Maragall esté en condiciones de echar un