Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 19 6 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil TURISMO, LA CALIDAD Y LA CANTIDAD A temporada de turismo veraniego colgará este año el cartel de completo en buena parte de los destinos españoles, especialmente durante los días punta de la temporada alta. La recuperación de la demanda alemana y británica- -más en concreto la primera, que mejora con más de dos dígitos- -ha permitido cubrir toda la oferta de la temporada, tanto para la península como para todas las islas, Baleares y Canarias, que son destinos preferentes del turismo mundial. España se consolida de nuevo como el segundo gran mercado turístico del mundo, con una oferta creciente, capaz de atender casi el 7 por ciento del total mundial. Para este ejercicio, la oferta española ha crecido en torno al 3 por ciento en todos los segmentos del mercado, y será cubierta preferentemente por clientes que dedican a sus vacaciones menos días y que gastan menos, pero cuyo crecimiento en número es suficiente como para compensar ambos efectos desfavorables, de manera que estamos ante una nueva campaña turística de éxito, que otorga al sector otra oportunidad y un poco más de tiempo para su imprescindible reestructuración. España es uno de los grandes mercados turísticos por cantidad y por calidad. Oferta servicios en todos los segmentos, desde el turismo de más alta gama al masivo de sol, playa y media pensión, y cuenta con empresas cada día más internacionalizadas y con más capacidad para adaptarse a la coyuntura. Los empresarios españoles invierten en otros mercados, en destinos alternativos que compiten con la oferta española, cada día menos atractiva en precios y, también, con limitaciones para el creciente agotamiento del modelo. Para seguir siendo grandes actores en el sector turístico, los empresarios españoles, y también los gobiernos, especialmente los autonómicos, que tienen casi todas las competencias del sector, tendrán que acentuar y acelerar el proceso de transformación hacia un turismo de más calidad, más segmentado, que genere más valor añadido y que logre más estabilidad: turismo no sólo de temporada, estacional, sino también con vocación de permanencia o con rotación de distintas clientelas. Los cambios demográficos y ocupacionales, el envejecimiento, el incremento del número de personas con rentas elevadas y con movilidad son, entre otros, factores claves que definen un nuevo marco con más posibilidades para un sector que en España supera el 10 por ciento del PIB y del empleo y que ha abierto nuevas oportunidades con el denominado turismo rural en numerosos pueblos amenazados hasta no hace muchos años por la despoblación. El éxito de la actual temporada, que a estas alturas está garantizado, no debe desalentar una reestructuración a fondo que sirva para componer otro modelo de oferta, más compleja y plural, para afrontar con solvencia los desafíos del nuevo siglo y la creciente competencia internacional. L FRACASA EL ESTATUTO DE ZAPATERO deberían hablar ahora por lealtad constitucional y L dato es inapelable y su contundencia no deja demostrar que dentro del socialismo es posible otra lugar a la interpretación: el nuevo Estatuto de política con sentido nacional. Cataluña sólo ha recibido el respaldo explícito Este nuevo Estatuto catalán está por debajo del Esde uno de cada tres catalanes llamados a las urnas en tatuto de 1979 en las cifras, absolutas y relativas, de una jornada electoral marcada por la escasa participarticipación y de voto favorable. No sólo no había pación, pues sólo el 49,4 por ciento de los electores clamor por este nuevo Estatuto, sino que los catalavotaron en el referéndum. Este dato implica un resnes le han castigado con su indiferencia, y, así, caen paldo muy inferior al que obtuvo en 1979 el todavía por su base muchos tópicos en los que se han refugiavigente Estatuto- -apoyado entonces en las urnas do nacionalistas y socialistas para someter a la sociepor el 53 por ciento de los catalanes- lo que supone dad catalana y al orden constitucional, en su conjunun fracaso en toda regla de José Luis Rodríguez Zapato, al calvario de los últimos meses. En primer lugar, tero y del PSOE, quienes ayer se esforzaron, en la el respaldo del 90 por ciento del Parlamento catalán primera valoración del resultado, en restar imporera expresión únicamente del consenso para una estancia al hecho fundamental de que fueran más los trategia de conservación de poder político, pero no catalanes que no acudieron a las urnas que los que de un gobierno sensato y responsable de los intereparticiparon en la consulta. ses comunes. En segundo lugar, la clase política doFue el presidente del Gobierno quien sentó la doctriminante en Cataluña debe considerarse desautorizana de que las normas políticas con el 51 por ciento da para atribuirse, con la misma arrogancia que haspara ordenar la convivencia acaban en fracaso aclata ahora, el monopolio de la identidad catalana y aplirando, aún más que para construir con legitimidad car a los discrepantes el ostracismo impuesto al PP o un orden político, una norma institucional básica, me Ciudadanos de Cataluña. En tercer lugar, el modelo da igual que sea una constitución o un estatuto polítide una Cataluña nacional, soberanista y confederaco no sirve el 51 por ciento Esta declaración consda con España no cuenta con un respaldo suficiente y ta en el diario de sesiones del Congreso de los Diputano sirve como pauta para nuevos experimentos. dos, del 1 de febrero de 2005, y su destinatario fue el lendakari, Juan José Ibarretxe, quien tuvo que oírla N cuanto al PSOE y el Gobierno cuando la Cámara Baja rechazó su de Rodríguez Zapatero, han coplan soberanista de libre asociación El PSOE y el Gobierno de sechado el mayor fracaso de la legisde Euskadi con España. Incluso con Rodríguez Zapatero han latura y, además, en la pieza clave los argumentos que reiteradamente de una estrategia general que engloutilizan los nacionalistas vascos cosechado el mayor ba otras iniciativas para las que el contra la Constitución Española, al ya no puenegarle legitimidad por la escasa fracaso de la legislatura presidente del GobiernoSi buscaba de sentirse respaldado. participación en la consulta de 1978, un plebiscito encubierto para imeste nuevo Estatuto catalán debería y, además, en la pieza pulsar el denominado proceso de ser descartado por los nacionalisclave de una estrategia paz lo ha perdido, por lo que Rodrímos como modelo de referencia. Por guez Zapatero debería valorar en su eso, el Gobierno no puede seguir general que engloba justa dimensión el fracaso del proofreciendo la vía catalana como antecedente de consenso e integración otras iniciativas para las yecto estatutarioycatalán y no buscar atajos. PSOE Gobierno han sopara otras reformas estatutarias, cavado la integridad constitucional porque su vicio es de origen, al no que el presidente del de España sin más contrapartida contar con el refrendo de la socieque el aseguramiento y habrá que dad a la que está destinado. Gobierno ya no puede ver por cuánto tiempo- -de una sentirse respaldado SE mismo criterio que empleó alianza con nacionalismos radicaliRodríguez Zapatero contra el zados. Ha roto los lazos imprescindiPlan Ibarretxe se vuelve hoy contra el Estatuto de bles con el Partido Popular, sensiblemente reforzado Cataluña, que él, de forma personal, se encargó de tras el referéndum de ayer, despojando a la sociedad rescatar del fracaso cuantas veces fue necesario. No española de la fuerza del consenso constitucional. Ha es Maragall la pieza política que se cobra este fracadebilitado al Estado en una coyuntura en la que la so, sino una estrategia clave del Gobierno de Rodríinsaciable ambición de los nacionalismos y las renoguez Zapatero, que priva al jefe del Ejecutivo de resvadas esperanzas de ETA requerían un sistema instipaldo político de legitimidad, en definitiva, como le tucional fuerte y cohesionado. recriminó a Ibarretxe- -para seguir la agenda de desPor otra parte, la violencia reiterada contra los dirimantelamiento constitucional de España, en la que gentes populares y la campaña antidemocrática que el nuevo Estatuto catalán es el primer episodio, y lo oponía al pueblo catalán han fracasado como estíquizá no el más grave de todos los que el PSOE está mulos a la participación. El nuevo Estatuto nace imdispuesto a acometer. Incluso desde la vertiente inpuesto para una Cataluña que no lo apoya, lo que llevó terna del socialismo español, el resultado de ayer es ayer al presidente del Partido Popular, Mariano Rauna seria advertencia, porque refleja la falta de sejoy, a demandar al jefe del Ejecutivo una urgente rectiguimiento de su electorado a una apuesta decisiva de ficación de su política, empeñada en una grave operala legislatura de Zapatero. Es una buena ocasión que ción de liquidación de la derecha política y social a deberían aprovechar aquellos socialistas que ven través de la retroalimentación de intereses con el nacon preocupación el rumbo que ha tomado el Gobiercionalismo. Dos años después, los catalanes han hablano y su preferencia por los nacionalismos soberanisdo en las urnas para confirmar que el Estatuto del Titas. Los que han callado por disciplina de partido nell no es el del consenso, sino el de la división. E E E