Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DOMINGO 18 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 BRASIL Por orden del coronel DAVID ESPINAR Si hay alguien que conoce los entresijos de la canarinha ese es José Haroldo Castelo Branco. Militar de alto rango, es el capo de la seguridad en la delegación brasileña MÚNICH. Pocas personas saben que al frente de la delegación que acompaña a la selección brasileña figura un coronel, llamado José Haroldo Castelo Branco. La relevancia del cargo que ostenta y la no menos grandilocuencia de su nombre están plenamente identificadas con su responsabilidad en el seno de la Confederación Brasileña de Fútbol: este militar en la reserva, con grado de coronel, es el jefe de seguridad de la CBF y de su buen hacer depende la integridad del combinado brasileño, así como la de los rivales que lo visitan. Esta imagen es uno de los legados de la época, nada lejana, en que el presidente de la Confederación Brasileña de Deportes (predecesora de la CBF actual) era un almirante, por mor del Gobierno militar que dirigía el país. De hecho, la mayoría de los miembros de la comisión técnica del Brasil de Pelé, Tostao, Gerson y compañía, campeones del mundo en 1970, pertenecían al Ejército, en sus diversas acepciones. El cambio en la denominación se produjo en 1980, y entonces apareció un civil en la presidencia de la asociación futbolística más envidiada de un país. No es de extrañar, por tanto, que Castelo Branco lleve ligado a esta federación más de cuarenta años, en una relación que inició como supervisor de las selecciones inferiores del país y que ha llegado al punto de situarle como garante último de la seguridad de la selección, deber que comparte con el de coordinador de los campeonatos de fútbol de las comunidades más pobres del país, promovidos por la propia Confederación Brasileña. En todo caso, este hombre vela todo lo que puede y más por sus protegidos, hasta el punto de hacer sobrevolar un helicóptero por el campo donde se estaba entrenando la selección antes de un amistoso en Brasil (con el consiguiente ruido, que impidió el normal desarrollo de la sesión) o de acordar con las autoridades suizas la vigilancia del lago de Weggis, al que daba el hotel donde estaba concentrado el equipo. Una patrullera del Ejército se encargó de navegar en ese área para impedir que cualquier embarcación tuviera acceso a las inmediaciones de la concentración. Las calles adyacentes fueron asimismo ocupadas por un denso servicio privado de seguridad. Sin embargo, pese a lo que pueda parecer, la flexibilidad es una de las grandes virtudes de este personaje y no son pocas las ocasiones en que el contacto de los jugadores con los aficionados es permitido, así como tolerada la anarquía en la relación con los medios de comunicación, cosas de las que ningún jugador ni dirigente reniega hoy día. Robinho amenaza la titularidad de Ronaldo RONALDO YA NO ESTÁ M e cuesta escribir esto, pero es mi opinión. Creo que Ronaldo está ya muy lejos de su mejor nivel y creo que cada día va a menos. Su problema es que en este Mundial le puede pasar lo mismo que le está pasando en España. Estamos viendo el mismo Ronaldo de nuestra Liga en las dos últimas temporadas. Lo mismo que el Bernabéu le ha silbado, ahora puede ser la BERND propia afición brasileSCHUSTER ña la que lo haga. Para nosotros, el Ronaldo del primer partido no es noticia. Es el mismo jugador parado, que no llega, que no está. Una selección campeona del mundo como Brasil y que quiere revalidar el título no puede jugar para un futbolista en estas condiciones. Supedita mucho. Son diez hombres pensando en él. Es lo mismo que le ha pasado al Real Madrid las dos últimas temporadas, que ha jugado pensando en Ronaldo, y Ronaldo no esta- ba. Yo no discuto su calidad. Con 50 años la seguirá teniendo, como yo la puedo tener ahora. Eso nunca se pierde, pero para un profesional en activo eso no es bastante. Se ha ganado un bonus que conduce a que se le perdonen muchas cosas. Él dice que no se siente querido, pero no se da cuenta de que es en el campo donde se gana ese cariño, y ahí ya no está. Para un hombre como él no es suficiente un gol o dos cada cinco o diez partidos. Eso no te vale de nada en un campeonato. Las críticas que ha recibido en España ya las está comenzando a recibir ahora. Y esto es el Mundial. Lo más grande. Estoy escuchando y leyendo que ha ido al médico porque tiene estrés. Y seguro que lo tiene, porque él se da cuenta de que no puede cumplir con las exigencias. Él es consciente. Ya le pasó en Francia antes de la final. Ahora ya no es el Ronaldo de hace tres o cuatro años. Todo lo demás es un cuento. Lo importante es que su rendimiento es corto. Se lesiona continuamente y tarda cada vez más en recuperarse. Y eso es un ovillo que se va liando y liando. Él tiene que acoplarse al equipo, no al revés, y yo creo que, si no reacciona, lo van a cambiar. El fútbol actual no perdona. Ronaldinho hace una pirueta con un balón entre los pies AFP