Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 6 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Campeones La fórmula mágica es físico trabajo La forja de fenómenos como Rafael Nadal no tiene nada que ver con estrategias de laboratorio. Los expertos creen que la ciencia sólo complementa los buenos mimbres, el sacrificio y el sentido común POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO na vida normal. Cuando a Toni Nadal, tío y entrenador del doble campeón de Roland Garros, alguien le hace la pregunta del millón, él se encoge de hombros. La normalidad es lo importante Entonces, su interlocutor lo mira con cara de extrañeza. ¿Cómo? ¿Que el tenista invencible en tierra batida no ha sido programado desde su más tierna infancia? Toni contesta con otra pregunta: ¿Tú crees que Ronaldinho o cualquiera de esos increíbles futbolistas brasileños han tenido una gran alimentación cuando eran pequeños? La verdad es que Rafael siempre ha comido mal. Ahora no sigue una dieta estricta, pero sí se cuida No asumir la competición como algo radical fue la norma en los años en que se forjó el carácter del ídolo. Un niño tiene que ser un niño- -añade Toni Nadal- No puede estar metido en una burbuja. Recuerdo que cuando íbamos a competir en el campeonato de España infantil, antes jugábamos U una pachanguita al fútbol. A los demás chavales no les dejaban sus entrenadores. La referencia de la familia es clave, siempre que se apueste por el sentido común. He visto a padres obsesionados hasta con el cordaje de la raqueta. Es evidente que la gente que está arriba tiene unas condiciones especiales, pero no le servirán de nada si no se esfuerza, si no trabaja, si no se prepara psicológicamente para soportar el esfuerzo. Inculcar esos valores no significa planificar hasta el más mínimo de sus movimientos Saber ganar y perder Hay padres convencidos de que sus retoños les van a retirar. De ahí a someterlos a una presión insoportable hay un paso. De eso sabe algo Mariano Peinado, como entrenador y como padre. Director de Mariano Peinado Tennis University (Jávea, Alicante, www. tenis. net) afirma que los técnicos tienen que actuar como psicólogos, y no sólo con sus jóvenes aprendices. A veces los progenitores se crean falsas expectativas. Olvidan que esto es un juego. Es fundamental aprender a ganar y a perder. Y no utilizar el tenis como coartada para abandonar los estudios. ¿Es un fracaso no llegar a ser el mejor? Creo que no. Uno puede ganarse la vida estando entre los treinta o cuarenta primeros de la clasificación Surgen niños con talento, pero En busca del esplendor en la hierba El torneo de Wimbledon y llegar a ser número uno del mundo están en el punto de mira de Rafael Nadal y su entorno. Causa y efecto. Liderar el ranking mundial pasa por conquistar la hierba. Sin prisa, pero sin pausa. Rafa ha demostrado sus prestaciones fuera del polvo de ladrillo: en la memoria quedan sus triunfos en Montreal y Madrid (memorable final contra Ivan Ljubicic) Pero la hierba es otra cosa reconoce Toni Nadal. Además, Wimbledon llega justo después de Roland Garros, casi sin tiempo para aclimatarse; es un handicap no una excusa. El año pasado cayó a las primeras de cambio porque se produjo un lógico bajón tras su triunfo en París. Intentaremos mejorar en esta edición El entrenador cree que no hay que cambiar los hábitos- -renunciar a la temporada de tierra batida- pero sí mejorar algunos conceptos a principios de año. En tierra se trata de meter las cinco primeras bolas. En hierba es imposible que haya un peloteo largo, de modo que hay que coger la iniciativa desde el principio; para ello hay que mejorar el saque y la volea, restar de forma agresiva, jugártela... Vista aérea de las instalaciones de Wimbledon, con su famoso Centre Club EPA