Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad DOMINGO 18 6 2006 ABC Los organismos caídos en el sur de la India parecen células comunes, pero recubiertas por una gruesa membrana ABC Un investigador indio afirma haber descubierto células extraterrestres caídas del cielo. Si la hipótesis se probase cierta, daría alas a las tesis de los científicos que creen que la vida llegó a la Tierra desde el espacio, viajando a bordo de cometas El cielo sangró sobre Kerala TEXTO: DANIEL MEDIAVILLA MADRID. En el verano de 2001 llovió sangre sobre Kerala, o al menos esa fue la impresión que tuvieron muchos de los habitantes de esta paradisiaca región del sur de la India. La lluvia roja dejó la ropa de muchos lugareños como si acabaran de perpetrar la matanza de Texas e impulsó una investigación del Departamento de Ciencia y Tecnología del Gobierno indio para resolver el misterio. La comisión de científicos no tardó en conseguir resultados y en noviembre del mismo año publicó un estudio con la solución al enigma. El tinte rojizo de los chaparrones veraniegos provenía de las esporas de un tipo de algas que crecen asociadas a los líquenes de los árboles en la vecina ciudad de Changanacherry. Pero no todo el mundo dio el caso por resuelto. El físico de la Universidad Mahatma Gandhi de Kerala, Godfrey Louis, tenía una explicación diferente. En su laboratorio, este científico había analizado las muestras de agua colorada y había descubierto unos microbios de extraña apariencia, rodeados por una gruesa membrana y, lo más raro de todo: se reproducían en agua a más de 300 grados. Esas extrañas células, por si fuera poco, parecían carecer de ADN, la molécula que guarda, en el núcleo de cada célula, el libro de instrucciones de todos los seres vivos conocidos. Las conclusiones de Louis resultaron extraordinarias. No es fácil explicar la aparición de estas células si sólo consideramos la posibilidad de que llegaran volando desde otra región del planeta. Tenemos que tener en cuenta que cayeron 50.000 kilos de estas moléculas y no se me ocurre ninguna fuente terrestre de la que puedan provenir tantas células. Tiene más sentido pensar que su origen es extraterrestre dijo a ABC el propio Godfrey Louis. Su teoría, que sugiere que las extrañas moléculas llegaron a las nubes sobre Kerala a bordo de un cometa o un meteorito, alcanzó notoriedad mundial cuando se publicó, hace dos semanas, en la revista Astrophysics and Space Science y una acalorada discusión se desencadenó en el mundo científico. Es fácil y divertido, incluso para científicos con prestigio, realizar asunciones peregrinas respecto a estos asuntos declaró a ABC Dave Deamer, profesor de química de la Universidad de California en Santa Cruz. En opinión de este científico, es mucho más probable que el tinte de las lluvias lo proporcionasen las esporas o el polen de alguna planta u hongo Las pruebas sobre los isótopos de carbono servirán para conocer el origen terrestre o no de los microbios Aunque al principio se afirmó que las células no tenían ADN, análisis recientes han probado lo contrario a nuestro planeta a bordo de cometas que la transportaron desde el espacio- -lo que no aclara es cómo comenzó la vida en el medio interestelar del que supuestamente proviene- Hasta ahora, sólo un meteorito caído sobre nuestro planeta, el ALH 84001, procedente de Marte, contenía indicios de vida microscópica y esa evidencia aún es muy discutida. Si los hallazgos de Louis se confirmasen, el impulso para la hipótesis de la panspermia sería enorme. No estamos habituados a la idea de la vida en el espacio y por eso esta teoría encuentra tanta resistencia. Sin embargo, nadie ha sido capaz de dar una explicación alternativa a lo que sucedió en Kerala dijo Louis. Además- -añadió el profesor de la Universidad Mahatma Gandhi- antes tampoco pensábamos que la vida pudiese encontrarse en determinados lugares porque las condiciones no eran adecua- das, pero a base de investigar hemos descubierto que la vida puede surgir y prosperar en condiciones muy extremas. La vida puede hallarse en situaciones muy diferentes, y yo encontraría natural que pudiese tener las características de lo que estamos estudiando e incluso que careciese de ADN Incógnita resuelta Aunque los interrogantes entorno a los microbios que llovieron sobre Kerala son muchos, algunas incógnitas comienzan a despejarse. Para empezar, las células sí que podrían contener ADN. Así lo confirmó a ABC Milton Wainwright, el microbiólogo que está analizando en el Centro de Astrobiología de la Universidad de Cardiff las muestras enviadas por Godfrey Louis. Ahora estamos comprobando si, como afirma el doctor Louis, las células pueden resistir temperaturas muy elevadas dijo Wainwright. En su opinión, el origen de las partículas podría ser tanto extraterrestre como terrestre; lo que resulta evidente es que viven El paso definitivo para averiguar su procedencia serán las pruebas sobre los isótopos de carbono. Si contienen la misma proporción de isótopos de carbono que las células en nuestro planeta, significará que son terrestres, si no, su origen estaría en el espacio Parece, por tanto, que aún deberemos esperar un poco para conocer la resolución definitiva de la historia de las misteriosas tormentas de sangre de Kerala. Hasta entonces, tendremos que seguir viviendo sin saber si nuestros ancestros cayeron o no de las estrellas. Sus detractores Deamer es sólo uno de los detractores de la hipótesis de Louis. Junto a él, muchos otros tampoco acaban de aceptar las teorías del investigador indio. En la raíz de la polémica no sólo está saber qué cubrió de rojo las calles de Kerala; sino, sobre todo, la respuesta a la pregunta de cómo comenzó la vida en la Tierra. Entre las diversas teorías sobre el comienzo de la vida, una de ellas, la panspermia, nunca había contado con un gran apoyo científico. Para los defensores de este planteamiento, la vida llegó