Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 SÁBADO 17 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 GRUPO D REVULSIVO FALLIDO México topa con una roca Los de La Volpe no pueden con el músculo de una Angola que realizó un partido muy completo y plantó cara a un rival algo lento y sin ideas claras con las que imponerse el poco oficio de sus delanteros, que no lograban ver puerta con claridad. No controló el juego México en la segunda mitad. Pegaba tiros esporádicos, aunque eran más claros que los de Angola, que fueron de fogueo. Jamba sacó en la raya un remate de Arellano y Bravo tiró luego a las manos del bueno de Joao Ricardo. Angola controlaba, pero no llegaba. Le faltaba, como a todas las selecciones de este tipo, el oficio que tienen las muy curtidas, y México es una de ellas. Empero, les faltó a los de La Volpe algo de velocidad en ese tramo final que resuelve los partidos. Adelantó algo más las líneas, pero sin precisión ni ideas para superar a sus rivales, fieros y muy férreos en la marca. La expulsión por doble amonestación de Macanga hizo que México diese una vuelta de tuerca más, pero una vueltecita pequeña, sin la suficiente fuerza para desnivelar la balanza ante una Angola que tuvo reservas físicas para aguantar. MÉXICO ANGOLA 0 0 México: Sánchez; Márquez, Osorio, Salcido; Méndez, Pardo, Zinha (Arellano, m. 50) Torrado, Pineda (Morales, m. 77) Bravo y Guille Franco (Fonseca, m. 73) Angola: Joao Ricardo; Loco, Jamba, Kalli, Delgado; Ze Kalanga (Miloy, m. 82) Figueiredo (Rui Marques, m. 72) Mendonca, Macanga; Mateus (Mantorras, m. 67) y Akwa. Árbitro: S. Maidin, de Singapur. Enseñó tarjeta amarilla a Delgado. Jamba, Ze Kalanga y Joao Ricardo. Mostró cartulina roja a André Macanga en el minuto 78 por doble amonestación. Zinha salió de titular cuando no estaba previsto que lo hiciera. Esta vez no revolucionó a México, como hizo ante Irán. De hecho, su actuación fue floja y La Volpe le cambió a poco de empezar la segunda parte. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Nadie asusta a nadie (casi) Si México pensaba que con los tres tantos a Irán iba a amedrentar a Angola pronto se dio cuenta de que nanay. Menudos son estos africanos, armarios de tres puertas, de estos que les rozas con un brazo y te producen una inflamación. Duros, rocosos, tremendos en el choque y veloces. Además, no la tocaban mal, no tan bien como México, pero lo suficiente para ver cara a cara a los norteamericanos y sostenerles la mirada. La necesidad también ayudó a Angola, que no podía dejarse ir porque entonces sí que se iba, pero a casa. Plantó batalla en el medio campo y al manejo de Pardo en la medular opuso la de Figueiredo en la misma zona. Violínes contra violínes, todos tensos y contestando al toque con el toque y a la pierna dura con el pedernal. La Volpe había decidido meter en el equipo titular a Zinha buscando la inspiración que el pequeño tuvo en el primer partido ante Irán. Pero esta vez no salió. Angola retrocedía a toda marcha para evitar las contras de los mexicanos y apretaba de lo lindo utilizando el físico en los balones aéreos por toda las franjas del terreno de juego. Hasta un tipo de la jerarquía de Márquez paso apuros ante el formidable músculo angoleño, que puso en apuros a su rival durante todo el primer tiempo. Presionando, anticipando sin miedo a tener que volver si fallaban porque tenían velocidad para eso y más. En el completo equilibrio de ambos equipos, México tuvo algo más por lo de siempre, por la ingenuidad de Angola en determinados lances: una barrera que se abre para que Márquez envie el tiro al palo o alguna indecisión que aprovechaban Zinha y el Guille Franco para meterse por cualquier esquina. Las contestaciones africanas, poderosas y rotundas, se perdían arriba en El mexicano Pardo disputa el balón con Mendonca REUTERS Seguir a la tri desde la acera TEXTO MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL Ayer fue viernes de quincena, día de paga en México, y con los bolsillos llenos de pesos los habitantes del Distrito Federal gozaCIUDAD DE MÉXICO. Puesto que había motivo para celebrar y dinero con que pagar la fiesta, el Gobierno de la Ciudad de México tenía listo un operativo especial de vialidad y vigilancia para garantizar que los ciudadanos disfrutasen con tranquilidad del partido y de la alegría posterior. Quienes más festejaron fueron los bares y restaurantes capitalinos, que hicieron buena caja durante y después del encuentro contra Angola. Lo cierto es que a la hostelería le resulta un buen negocio este campeonato. Las cadenas en abierto sólo ron con tequila y jolgorio del segundo partido. La decepción se apoderó de la calle: el empate no estuvo a la altura de la paga mitió ayer salir de clase una hora antes para poder disfrutar del choque (o eso aseguró mi ahijado. Miles de aficionados vestidos con la verde se acercaron hasta el Ángel de la Independencia, en el céntrico Paseo de la Reforma, punto donde tradicionalmente se festejan los éxitos del equipo nacional, para presenciar el partido con pantallas gigantes. Poco importó esta vez que el emblemático monumento se encuentre en obras, pues el monolito que sostiene el dorado ángel está en pleno proceso de cirugía estética. Habrá que esperar. transmiten uno- -a los sumo, dos- -de los tres partidos que se disputan cada jornada, y son millares los aficionados que siguen el Mundial a través de la televisión por satélite de pago que tienen instalados casi todos los establecimientos. De todas formas, si uno no quiere rascarse el bolsillo está la opción de mirar desde la acera (la banqueta, que dicen aquí) pues los establecimientos de comida corrida, el equivalente a nuestro menú del día, están abiertos hacia la calle. Y es que con el tri el país se paraliza. A los escolares incluso se les per-