Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE Logros con poco esfuerzo Cambio Reducción de peso Restricción del consumo de sal Moderación en el consumo de alcohol Adopción de la dieta DASH Ejercicio físico Recomendación Mantener el peso ideal y evitar el sobrepeso Reducir la ingesta a cifras por debajo de 6 gr al día (una cucharada de café) Limitar el consumo por debajo de 210 gr semanales en hombres y 140 gr semanales en mujeres Dieta rica en frutas, verduras y productos lácteos desnatados con reducción de la grasa total y saturada Práctica habitual (al menos 3 días a la semana) de ejercicio aeróbico (por ejemplo, caminar deprisa durante al menos 30- 45 minutos) Reducción estimada de la PAS Entre 5 y 20 mmHg por una reducción de 10 kg de peso 2- 8 mmHg 2- 4 mmHg 8- 14 mmHg 4- 9 mmHg Las características de la dieta DASH son similares a la dieta mediterránea que está asociada a una protección frente a las enfermedades cardiovasculares mmHG: Milímetros de mercurio. La voz popular reduce los dos primeros dígitos, acortando la lectura de 140 80 a 14 y a 8 PAS: Presión arterial sistólica. Es la primera cifra de la medida PAD: Presión arterial diastólica. Es la segunda cifra de la medida CAUSAS -Hábitos: Consumo excesivo de alcohol, tabaco y sedentarismo- Herencia: Se desconoce el mecanismo, pero el riesgo se multiplica por dos- Sexo: Mayor predisposición entre los hombres, las posibilidades se igualan cuando la mujer llega a la menopausia- Edad: Aumenta con la edad- Obesidad: El riesgo se multiplica por dos o tres RIESGOS -Principal factor de riesgo vascular, especialmente para la cardiopatía isquémica y la enfermedad vascular cerebral. Diez veces más de riesgo de muerte por infarto de miocardio- Insuficiencia renal- Hemorragias oftalmológicas y pérdida de visión Ocho millones de españoles padecen hipertensión ABC do en los cambios en la estructura micro o macrovascular o en las alteraciones metabólicas concomitantes plantea Thomas Heder, del Hospital Universitario de Göteborg (Suecia) El consumo de tabaco produce un aumento de la presión arterial, por lo que la combinación de tabaco e hipertensión llega a constituir un factor inductivo para al menos 35 enfermedades, advierte Peter Sleight, de la Universidad de Oxford. Mediciones a lo largo del día Ese abordaje global tiene diversas características. Los tratamientos se dirigen a reducir múltiples factores de riesgo, todo esto obliga a plantear terapias combinadas mantiene Massimo Volpe, de la Universidad la Sapienza de Roma. Pero también es necesario que las guías europeas sobre el tratamiento de la enfermedad que sirven de modelo a los médicos contemplen la detección precoz del daño orgánico que haya podido causar cuando el paciente llega a la consulta. Así lo indica Ruilope, para quien los actuales sistemas de diagnóstico permiten detectar en la mayoría de las personas problemas como la insuficiencia renal o el engrosamiento de la carótida, entre otros. Para llegar a esta visión general hace falta que los pacientes contribuyan, que acudan al facultativo o que se tomen regularmente la tensión en condiciones óptimas, no apresuradamente, bien en consultorios médicos, farmacias o en sus propios domicilios, con un mínimo de entrenamiento. Datos del estudio Mapapres tomados a partir de un registro integrado por 40.000 hipertensos españoles, revela que sólo el 24 de ellos están correctamente controlados en los servicios médicos de atención primaria. El mismo documento registra también que la medida de la tensión en la práctica clínica rutinaria sólo se realiza bien en la mitad de los casos. Una de las primeras necesidades que tiene todo hipertenso es controlarse la presión regularmente. Existen suficientes evidencias que demuestran que el mayor beneficio para el paciente depende de la reducción de la presión por si mismo indicaba Giuseppe Mancia, de la Universidad Milán- Bicocca (Italia) para quién el beneficio es mayor si se logra reducir la tensión arterial por debajo de 140 90 mmHg y a cifras inferiores a 130 80 mmHg en los pacientes de alto riesgo Pese a que estos valores están por encima de los considerados óptimos por los clínicos norteamericanos, lo cierto es que sigue siendo válido eso de cuanto menos mejor Pero, además, Man- cia cree que los enfermos no deben medir sus cifras sólo una vez al día, sino a lo largo de él. Hay que considerar la presión arterial desde múltiples aspectos: central, periférica e, incluso, matutina En los últimos años han surgido aparatos de monitorización que permiten evaluar las cifras en un periodo de 24 horas y otros semiautomáticos que permiten las automediciones repetidas. Afecta a la mitad de los mayores de 50 años La hipertensión afecta a una cuarta parte de todos los europeos, aunque su prevalencia se duplica entre los mayores de 50 años y alcanza a la inmensa mayoría de los de 70. En España se calcula que la padecen unos ocho millones de personas, en diferentes grados, desde los que no tienen ningún síntoma a los que ya tienen afecciones cardiovasculares. Los expertos consideran que la atención médica a esta enfermedad, unida a la prevención cardiovascular, tiene aún un amplio margen de mejora tanto en aspectos asistenciales como educacionales. Por ejemplo, sólo una cuarta parte de los afectados recibe el tratamiento adecuado en España, mientras la mayoría desconoce que la padece pese a los graves riesgos que conlleva. En las dos últimas décadas se ha duplicado los pacientes tratados. Apnea obstructiva del sueño El congreso también trató el síndrome de apnea obstructiva, patología que según Gianfranco Parati, del Hospital San Luca de Milán, es responsable de un aumento de la variabilidad en la presión arterial y de la aparición de la hipertensión en un gran número de pacientes. Estos cambios, junto a los procesos inflamatorios y la disfunción endotelial, son algunos de los mecanismos que pueden servir para explicar el mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares asociados con la apnea obstructiva del sueño destaca Parati. La apnea puede producir un incremento nocturno de las cifras de presión y de la actividad del sistema simpático. A su vez, esta patología respiratoria está vinculada con el síndrome metabólico, de elevada prevalencia en los obesos. Este hecho explica también que los pacientes con apnea obstructiva del sueño tienden a experimentar un aumento del peso recalca Parati. Los tratamientos se dirigen a reducir múltiples factores de riesgo cardiovascular, lo que obliga a plantear terapias combinadas