Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE Viaje alrededor de Bruegel: las exposiciones Bruegel imaginario Todos sus cuadros, reproducidos según el tamaño original, en la Real Biblioteca de Bélgica (www. kbr. be) Hasta el 3 de septiembre. Sus grabados La colección completa (ochenta y cuatro grabados) se muestra en otra sala de la Real Biblioteca. La entrada para las dos exposiciones cuesta 5 euros. Su época El rastro del turbulento siglo XVI, en el castillo de Gaasbeek. www. kasteelvangaasbeek. be Fuente de inspiración Una antología de los aguafuertes y grabados que bebieron en la obra de Bruegel, en Tervuren, a 14 kilómetros de Bruselas. www. tervuren. be Con los ojos de hoy Artistas flamencos de hoy se preguntan sobre la importancia de Bruegel en el siglo XXI a partir de fotografías, grafismo, instalaciones, vídeo y cine. En el castillo de Bouchout, en Meise, y en el Jardín Botánico que lo rodea. www. br. fgov. be La ruta en bici Dos recorridos diferentes (ocho o cuarenta y cinco kilómetros) en torno a diecinueve cuadros y los paisajes que inspiraron al autor. En Dilbeek. Más información: www. dilbeekserfgoed. be Cuándo FOTOS: ABC Este proyecto turístico- cultural salpicará de actividades todo el verano en Bélgica. Comenzó el 12 de mayo y finalizará el 3 de septiembre. En internet: www. bruegel 06. be son los primeros jardines botánicos europeos, y también la capilla Nassau (Biblioteca Real de Bélgica) donde ahora se exponen los ochenta y cuatro grabados que se conservan basados en dibujos de Bruegel. En Roma, Venecia o Lyon se generó un floreciente negocio alimentado por grabadores como Marcantonio Raimondi y editores como Antonio Salamanca, Antonio Lafreri, Michele Lucchese o Hiëronymus Cock, que aprendió el oficio en Italia. En 1548 regresó a Amberes, una ciudad floreciente que duplicó su población en la primera mitad del siglo. Bruegel, que también vivió en Italia hasta 1553, empezó a colaborar con Cock, y de esa alianza surgieron decenas de encargos alrededor de todo tipo de temáticas, desde los vicios hasta la justicia, además de paisajes, por supuesto. Sin salir del edificio, en otra sala de la biblioteca, se muestra la reproducción a escala real de toda la obra pictórica del artista, cuarenta cuadros. El desconsuelo de no poder ver los originales se compensa en cierto modo con la oportunidad de conocer de un tirón el universo de este compositor de imágenes. Bruegel el Viejo ¿1525? -1569) veía e imaginaba, y sus trabajos son la suma de ambas influencias. De repente, en una escena del campo flamenco se cuela un risco de los Alpes. Hay figuras que son excusa para com- Más información Turismo de Bélgica. 93 508 59 90 www. flandes. net Escenarios Bruegel De arriba abajo, el lugar en el que reposan sus restos, en la iglesia de Nuestra Señora de la Capilla (Bruselas) su casa, en el Quartier Bruegel de la capital; la exposición de grabados, y el castillo de Gaasbeek pletar el paisaje, composiciones llenas de personajes en plena fiesta o en el trabajo, el azote del invierno, imágenes religiosas, ilustraciones de refranes, composiciones irónicas, gestos dramáticos, los ecos del turbulento siglo XVI. No se cumple ningún aniversario. El verano de Bruegel se justifica en la pasión de los belgas por uno de sus pintores favoritos, el artista que vio el paisaje con otros ojos En el castillo de Gaasbeek podemos seguir el rastro de la época. El conde de Egmont era el señor de las murallas, hasta que fue ejecutado por orden del duque de Alba. La sublevación contra Felipe II (el recinto fue ocupado en varias ocasiones por partidarios de España y de los Estados) la figura de Bruegel, el estilo de vida... cada sala abierta hoy al público nos sumerge en un libro de historia, otra forma de ver la obra del pintor del siglo en los Países Bajos. Algo de todo ello flota sobre los paisajes y el paisanaje de Bruegel (así, sin h entre la g y la e tal y como quiso firmar en el último tramo de su vida) sobre un estilo que influyó decisivamente en muchos seguidores. Curiosamente, sin embargo, en el templo oficial del arte belga, el Museo Real de Bellas Artes, sólo se conservan cinco lienzos del artista, rodeados eso sí por obras de sus hijos, Pieter Brueghel el Joven y Jan Bruegel el Viejo. En el silencio fresco de las salas del XVI, el verano se antoja un pequeño paraíso.