Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 6 2006 Sociedad 53 Religión Documentos sobre España La Valoración Moral del Terrorismo en España es, hasta la fecha, el único documento episcopal en el que se ha abordado, de forma directa, la cuestión de la unidad de España. No obstante, en varias ocasiones los obispos se han referido a la situación política de nuestro país, reivindicando las raíces cristianas de España y la unidad entre fe y nación española desde hace siglos. Junto a las notas con motivo de las elecciones generales, municipales o autonómicas, tanto el Comité Ejecutivo como la Asamblea Plenaria han emitido varios documentos en los que se habla de España. Así, en 1983, y tras la histórica primera visita de Juan Pablo II a nuestro país, el Episcopado publicó La visita del Papa y el servicio a la fe de nuestro pueblo En 2003, fue el Comité Ejecutivo quien publicó la nota Avivar las raíces cristianas en respuesta a la petición de Karol Wojtyla en su despedida del pueblo español, llamando a que España fuera evangelizada y evangelizadora Los obispos españoles en la asamblea celebrada en noviembre del año pasado Otros documentos básicos para entender la ligazón entre la realidad de España y la voz episcopal son La Verdad os hará libres de 1990 y, sobre todo, La fidelidad de Dios dura siempre. Mirada de fe al siglo XX elaborado por la Asamblea Plenaria precisamente en su último encuentro extraordinario hasta la fecha (1999) Finalmente, las preocupaciones en torno a España se han visto de modo especial en los sucesivos planes pastorales de la Conferencia Episcopal, el último de los cuales- -vigente de 2006 a 2010- -fue aprobado recientemente y lleva por título Yo soy el pan de vida en la última Plenaria, al considerar el conjunto de los obispos que determinadas cuestiones relacionadas con la situación social, cultural, religiosa y política en España merecían un tratamiento en profundidad. La convocatoria fue decidida el 6 de abril por el Comité Ejecutivo. El orden del día de la Asamblea Plenaria, aprobado por la Comisión Permanente, debe ser comunicado a todos los miembros de la Conferencia al menos con un mes de antelación, y con las debidas explicaciones y documentación para el estudio conveniente de todos los puntos De igual modo, se informará de su contenido al Nuncio de Su Santidad en España, en la actualidad el portugués Manuel Monteiro de Castro. En su artículo 17, los citados estatutos atribuyen a la Asamblea Plenaria la capacidad de aprobar y publicar declaraciones doctrinales, cartas pastorales y otro tipo de documentos, de los que se informará previamente a la Santa Sede lo que invita a pensar que el Vaticano avala el debate acerca de la unidad de España y su posible plasmación en un documento pastoral. Para aprobar documentos de esta índole se necesita el voto unánime de los obispos o con una mayoría de al menos dos tercios. En este último caso, a su promulgación debe preceder la recognitio de la Santa Sede. La celebración, la semana que viene, de una Asamblea Plenaria Extraordinaria del Episcopado español ha vuelto a poner sobre el tapete la cuestión de la unidad de España como bien moral y la necesidad de una palabra de Iglesia en la situación actual Una Plenaria para la unidad TEXTO: JESÚS BASTANTE FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. El próximo miércoles, 66 obispos residenciales y 12 obispos auxiliares se reunirán en la Casa de la Iglesia para celebrar una Asamblea Plenaria Extraordinaria. Se trata de una convocatoria inusual. De hecho, la última que se celebró tuvo lugar en Santiago de Compostela en 1999, y su objetivo fue preparar los acontecimientos del Jubileo del año 2000. Durante tres días- -el martes se reúne la Comisión Permanente- los obispos españoles acometerán el debate sobre tres cuestiones fundamentales: la situación de la familia en España- -la reunión se celebra apenas una semana antes del comienzo del V Encuentro Mundial de las Familias en Valencia, que contará con la presencia de Benedicto XVI los días 8 y 9 de julio- la cuestión educativa- -en un momento en el que las negociaciones con el Gobierno están en punto muerto y con la advertencia, por parte del Episcopado, de acudir al Tribunal Supremo si no se respetan los Acuerdos Iglesia- Estado en cuanto a la clase de Religión y a la contratación de su profesorado- y la unidad de España como bien moral, en un momento en el que el Estatuto de Cataluña y los supuestos pagos ante el alto el fuego permanente de ETA son vistos por buena parte de la Conferencia Episcopal como un desafío ante el que hay que ofrecer una voz desde la Iglesia. Desde hace varios años, varios prelados han venido alertando contra los riesgos de la ruptura de la unidad del Estado español, instando a los fieles de sus diócesis a orar por ella. Los obispos que más se han significado en esta materia han sido los cardenales de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y de Toledo, Antonio Cañizares. Una oportunidad perdida La polémica sacudió la Casa de la Iglesia hace ahora cuatro años a cuenta de la no suscripción por parte de la Conferencia Episcopal del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, y que concluyó en noviembre de 2002 con la publicación de la Instrucción Pastoral Valoración Moral del Terrorismo en España, de sus causas y sus consecuencias Pese a la aprobación de la Instrucción Pastoral, fueron muchos los prelados que consideraron que se había perdido una oportunidad histórica para que la Iglesia española hubiera dado una palabra, desde el punto de vista pastoral, frente a los movimientos rupturistas que ya en 2002 se avecinaban- -entonces, únicamente con el Plan Ibarretxe- En marzo de este año, la Asamblea Plenaria decidió que era el momento de definir el debate sobre la unidad y, en su caso, aprobar un documento so- bre el que hace meses está trabajando la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, presidida por el obispo auxiliar de Madrid, Eugenio Romero Pose. Según los Estatutos de la Conferencia Episcopal española, la Asamblea Plenaria es el órgano supremo de la Conferencia Episcopal Convocada por el presidente, Ricardo Blázquez, se debe convocar dos veces al año. Las reuniones extraordinarias deben ser convocadas por la Comisión Permanente, en el caso de que se deban abordar una serie de cuestiones de carácter urgente, como es el caso de la reunión de los días 21 y 22 de junio. Sin embargo, en esta ocasión la celebración del encuentro extraordinario se decidió La última asamblea extraordinaria fue en 1999, para preparar los acontecimientos del Jubileo del año 2000 La reunión se celebra una semana antes del comienzo del V Encuentro Mundial de las Familias en Valencia