Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 6 2006 35 Madrid El Defensor del Menor propone un congreso sobre el alcohol para acabar con la permisividad social Mata a su primo de una puñalada en la puerta de su casa de Moratalaz en una riña por drogas La víctima y el presunto agresor, que fue detenido cerca del lugar, tenían antecedentes la recogida de chatarra, fue a encontrarse con el detenido; discutieron y, de vuelta a casa del finado, recibió una puñalada en el costado MERCEDES SÁNCHEZ MADRID. Le mató su propia sangre. Su primo. Aquel que, además, era su vecino y, aparentemente, su amigo. Una puñalada directa al costado, así de fácil y rápido, dejó a José Luis Rodríguez Muñoz tirado en plena calle, junto a la puerta de su casa. El hilo de vida que le quedaba se le escapó cuando los miembros del Samur hacían lo imposible por salvarlo. Sólo tenía 30 años. Encontró la muerte tras una acalorada discusión con Antonio Rodríguez Mateos, de 39. Todo comenzó a las 10 de la mañana, cuando la joven víctima- -con antecedentes por tráfico de drogas, robo con fuerza, robo con violencia, y robo o hurto de uso de coches- -se dirigió al domicilio del presunto agresor, apenas a 200 metros de su propia casa, en el número 86 de la calle de Encomienda de Palacios, en el distrito de Moratalaz. Antonio bajó al portal y, según los testigos, ambos se enzarzaron en una pelea. Según informaron fuentes de la investigación, el trasfondo pudieron ser las drogas. De hecho, algunas fuentes comentaron que el fallecido podría haber coqueteado con los estupefacientes. También se investiga una posible deuda por estos motivos. Continuaron discutiendo de camino al bloque número 124, donde residía la víctima. Las voces fueron en aumento, y, a las puertas de la casa, Antonio, presuntamente, sacó una navaja y se la clavó a su primo, que quedó malherido en el pequeño jardín de entrada. Cuando llegó el Samur- Protección Civil, halló al joven sobre la acera. Estaba inconsciente y tenía una herida peneb El fallecido, que se dedicaba a cias del domicilio en busca del arma homicida, que, al cierre de esta edición, no había sido hallada. No se permitió la entrada al edificio a ninguna persona ajena a las viviendas. Los pocos vecinos que se atrevieron a salir a la calle guardaron silencio al ser preguntados por el agresor. Yo paso de hablar del tema. Tengo miedo y voy a seguir viviendo en el barrio. Aquí nos conocemos todos, y no quiero buscarme problemas comentaba la mayoría, que prefería no dar sus nombres. Era un chico muy educado Los médicos del Samur tuvieron que prestar atención psicológica a la madre del fallecido, que sufrió un ataque de nervios al ver a su hijo malherido en el suelo. La primera en avisar al 112 fue Toñi, una vecina que escuchó el único hilo de voz que pudo exhalar la víctima en forma de lamento, y se asomó a la ventana, situada justo delante del jardín donde yacía. No le veía la cara, pero reconocí la sudadera que llevaba y sabía que era el hijo de Pascuala. Salí y la llamé al telefonillo. No se lo podía creer. Se sentó en el banco y no dejaba de llorar Como también lo estaba Luisa, madrina del joven y una de las primeras en enterarse de lo sucedido. Era muy querido en el barrio, porque no se metía con nadie. Me parece mentira que un chico tan pacífico haya muerto de esta manera Rosario, otra vecina, no podía contener las lágrimas cuando hablaba de José Luis. Le conozco desde que era pequeño; era muy cariñoso y educado, siempre me subía las bolsas a casa. No dejo de pensar en su madre Prefieren no hablar directamente de su supuesta relación con las drogas. Últimamente, su aspecto físico había empeorado, estaba muy delgado, pero no sé nada más decía una de las vecinas. Otra comentaba que no tenía trabajo: Su madre limpiaba escaleras y él recogía chatarra Médicos del Samur intentan reanimar a la víctima trante en el costado derecho, informaron fuentes de Emergencias Madrid. Inmediatamente, entró en parada cardiorrespiratoria, por lo que los facultativos iniciaron las tareas de reanimación. Quince minutos más tarde, la víctima recuperó el pulso y fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón. En el trayecto volvió a entrar en parada, de la que ya no se pudo recuperar. Ingresó en el centro hospitalario en esta- AYUNTAMIENTO Los vecinos definen al fallecido como un chico muy querido en el barrio y que no se metía con nadie do crítico. Falleció tan sólo unos minutos después. El presunto agresor, que también tenía antecedentes, por malos tratos, está casado y es padre de un niño. Agentes de la comisaría de Moratalaz le detuvieron poco después a tan sólo 50 metros del escenario del sangriento suceso. Según las fuentes policiales consultadas, Antonio en todo momento se mostró tranquilo y no ofreció resistencia a la autoridad. Fue trasladado a las dependencias para que el grupo de Homicidios encargado de la investigación le tomara declaración. Se espera que, en las próximas horas, pase a disposición judicial. Durante toda la mañana de ayer, agentes del grupo de Policía Judicial del distrito registraron las dependen-