Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional SÁBADO 17 6 2006 ABC La bomba de Begin contra Adenauer Una investigación acusa al ex primer ministro israelí del atentado b La repentina acusación es una bomba, pero no menor que las que el ex jefe del Gobierno israelí envió al canciller que reconcilió a Alemania con Francia y con Israel RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. La onda expansiva del paquete bomba que en 1952 mató finalmente sólo a un policía alcanza ahora, medio siglo después, a la siempre delicada diplomacia germano- israelí, que el pasado año celebraba sus 40 años ganados con tanto esfuerzo y compromiso. Una investigación de Henning Sietz en el respetado Frankfurter Allgemeine y unas memorias publicadas en el israelí Haaretz implican abiertamente al luego premier israelí (1977- 83) en un atentado con bombas escondidas en tomos de enciclopedia: Begin aprobó el atentado, obtuvo el dinero y tomó parte en su preparación hasta el último momento decía ayer Sietz, Begin era muy carismático pero también muy impulsivo e irracional No es difícil imaginar lo que esta información hubiese supuesto para las ya tensas relaciones del canciller Helmut y el primer ministro Menahem Begin en aquellos años 70 tras de la ocupación del Sinaí, escribe el veterano comentarista diplomático Clemens Wergin. Entonces, a pocos años del Holocausto y una rampante ansia de venganza de muchos israelíes, los detalles permanecieron en secreto; pero siempre circularon sospechas sobre irredentistas hebreos, admite al Frankfurter Allgemeine el historiador de Jerusalén Moshe Zimmermann. El objetivo era dinamitar, simbólica sino literalmente, un proceso de compensación y reconciliación entre la República Federal y el nuevo Estado de Israel. Para Begin, que perdió a sus padres y un hermano en el Holocausto y estaba contra toda reconciliación diplomática, aquello era una venta insultante de Israel y un cínico intento de la nueva RFA de comprar su respetabilidad: la sangre hebrea no tiene precio Todo alemán es un asesino, Adenauer es un asesino había clamado en una sesión del Knesset, en enero de 1952, contra el resistente alcalde católico de Colonia, elevado a primer canciller por los aliados. Tampoco Adenauer, que quería sacar a Alemania del agujero y relanzarla, lo tuvo fácil entre los políticos de una arrasada Alemania que, mayoritariamente aún, lo peor que pensaba de Hitler es que les había hecho perder la guerra. Final- mente fue acordado un monto compensatorio de 1.000 millones de dólares. El periodista Sietz fue puesto sobre la pista por un libro, publicado privadamente a la muerte de Begin por Elieser Sudit, un experto en explosivos del grupo sionista armado Irgun, comandado en 1947 por Begin. Su partido, Cherut, dirigía entonces una furiosa oposición contra la propuesta de compensación de Adenauer. Según Sudit, Begin se comprometió y sufragó con mil dólares la operación, ofreciendo incluso su reloj de oro, pero ninguno creyó en el éxito del atentado: si no podíamos impedir el acuerdo con Alemania al menos sería un acto simbólico de indignación que golpearía las conciencias Imposible desactivación La operación contra Adenauer y la delegación resultó pobremente preparada, con letra de niño y errores de dirección, aunque la bomba fue tan buena que no se pudo desactivar dice Sietz. Los propios niños a los que fue entregado el paquete para ponerlo en el correo sospecharon y lo llevaron a la Policía, donde un artificiero murió y otro resultó herido. Otras dos cartas fueron recibidas en La Haya, donde negociaban las delegaciones, y semanas después cinco israelíes fueron detenidos en Francia, entre ellos Sudit. Aparte ésta, hubo entonces importantes operaciones antialemanas: una antigua brigada judía logró asesinar Konrad Adenauer EPA No es difícil imaginar lo que esta información hubiese supuesto en aquellos años 70 luego a 200 oficiales del SS y el grupo Nakam envenenó el pan para un campo de militares, aunque no lo logró con el agua de la ciudad de Nüremberg, importante símbolo del nazismo. Tanto su secretario personal, Yehiel Kadishai, como el director del Fondo Menahem Begin, dicen a Haaretz ignorar toda la historia. Pese a su nacionalismo Begin logró los acuerdos de Camp David con Sadat, y con ello el Nobel, sólo un año después de ganar el Gobierno y poner fin a 30 años de laborismo, aunque luego lanzó la política de colonias y la guerra del Libano en 1982. Bill Clinton defiende las reformas de Evo Morales en Bolivia ABC LA PAZ. El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton (1993- 2001) defendió las reformas que lleva a cabo el Gobierno de Evo Morales en Bolivia al ser interrogado por un periodista, quien le pidió su opinión sobre la actualidad política del país y sobre la decisión de Morales de nacionalizar los hidrocarburos. ¿Qué haría si fuese un minero boliviano que trabaja 60 horas por semana y tiene que alimentar a cuatro hijos que no tienen perspectivas de progreso? ¿Por quién hubiese votado usted? respondió Clinton al periodista, según informa la agencia boliviana de noticias Bolpress y reseña Europa Press. A juicio del ex presidente norteamericano, un mandatario puede nacionalizar recursos naturales y repartir dinero entre sus ciudadanos. Sin embargo, si no hace otras reformas necesarias, los pobres seguirán viviendo en tierras sin título, sin acceso al crédito formal y sin posibilidades de generar riqueza. AFP Rebeldes y Gobierno acuerdan en Nepal el fin de la violencia KATMANDÚ. El Gobierno de Nepal y los rebeldes maoístas llega- ron ayer a un acuerdo para poner fin a una década de conflicto. Alcanzamos un acuerdo de ocho puntos para sacar al país de la crisis actual señaló el ministro del Interior, Krishna Prasad Sipaula. El líder maoísta Pushpa Kamal Dahal, alias Prachanda el Fe- roz acudió ayer a la residencia del primer ministro Girija Prasad Koirala para mantener una entrevista sin precedentes con el objetivo de terminar con un conflicto que ha causado unos 12.500 muertos. En la imagen, Krishna Prasad Sipaula (a la izquierda) y el portavoz de los rebeldes, el jueves en Katmandú.