Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 17 6 2006 ABC La fiscalía italiana silencia a la prensa en la desaparición de dos niños b La madre, Rosa Carluci, acusa a su ex marido, Filippo Pappalardi, que tiene la custodia legal de los hijos, de haberles secuestrado y matado para que no estén con élla EFE ROMA. Después de once días de la desaparición de dos hermanos en la localidad italiana de Gravina y el cruce de acusaciones de los familiares recogido por los medios de comunicación, la Fiscalía ha impuesto cuatro días de silencio de prensa para no dañar la investigación. El fiscal del caso, Antonio Lupo, decretó el silencio de prensa, de manera que los medios no puedan referirse al caso, para no perjudicar la investigación informó la Jefatura Superior de Policía de Bari, en un comunicado. Lupo considera que las constantes declaraciones en los medios y las informaciones sobre las pesquisas pueden perjudicar las investigaciones y contaminar las fuentes de prueba El presidente de la Asociación de Periodistas de la región italiana de Puglia, Michele Partipilo, se mostró en contra del silencio de prensa. Partipilo indicó que el derecho a la información en el caso de los sucesos de interés público está garantizado por la Constitución, por lo que nadie puede imponer el silencio de prensa u otras formas de autorización o censura Combatientes palestinos patrullan una de las calles de Beit Hanún después de un ataque del Ejército israelí AP Hace unos días, ABC visitó Sderot, la ciudad israelí más castigada por la lluvia de cohetes Qassam Hoy pisamos su hermana gemela palestina, a tiro de la artillería hebrea noche y día Banderas blancas en Beit Hanún JUAN CIERCO. CORRESPONSAL Todas las hipótesis La desaparición de Francesco y Salvatore Pappalardi se produjo hace once días en la localidad de Gravina, donde vivían con el padre, que tiene la custodia, y en un primer momento se consideró una huida voluntaria de los hermanos para ir con la madre. Con el paso de los días, los investigadores ampliaron sus pesquisas al pensar que los pequeños podían contar con la ayuda de adultos, y en la actualidad no se excluye ninguna hipótesis, desde el accidente hasta el secuestro. La desaparición centra toda la atención de los medios de comunicación italianos, tanto porque se trata de dos niños, de 13 y 11 años, como por la polémica actitud de los padres y otros miembros de la familia, que se acusan unos a otros de lo sucedido. La última en hablar con la prensa ha sido la abuela materna de los niños, Antonietta Lanzone, que acusa a su hija de haberlos secuestrado, aunque los investigadores no dan mucha relevancia a sus palabras pues ambas mantienen una mala relación. La abuela, en una entrevista con el diario La Repubblica, asegura que por quitarle los hijos al padre sería capaz de todo e incluso manifestó su temor de que los pequeños hayan sido asesinados. BEIT HANÚN (GAZA) Haman al- Kafarna, hombre hecho y derecho de 45 años, administrati de la Universidad Al Quds, padre de nueve hijos, se levanta cada mañana rodeado de sus hijos (los once miembros de la familia duermen en las dos habitaciones que dan al sur, las dos del norte están vacías por el continuo fuego de artillería israelí) con la dramática sensación de que puede ser el último día de su vida. La próxima vez que nos veamos puede que sea en la morgue dice a modo de despedida en la puerta de su modesta casa de Beit Hanún, diana preferida junto a Beit Lahia del Ejército israelí en respuesta al constante lanzamiento de cohetes Qassam sobre la ciudad de Sderot. era una pequeña cuadra con dos caballos y un burro. Los tres murieron bajo los proyectiles israelíes. ¿Acaso los caballos lanzan cohetes? se pregunta sin respuesta. No son los únicos muertos contados en Beit Hanún. Sólo en mayo, dice Al Kafarna, han muerto quince personas. ¡Cómo no me voy a sentir solidario con los habitantes de Sderot! Debe ser muy duro vivir con la amenaza permanente de un cohete Qassam Pero las cifras son las que son. En unas semanas, Sderot ha recibido cien cohetes. En ese mismo espacio de tiempo nosotros no hemos dormido ni de noche ni de día bajo el fuego de centenares de proyectiles de la artillería hebrea. En los últimos cinco años, ha habido cinco muertos en Sderot. Sólo en un mes hemos enterrado a quince personas en Beit Hanún apunta a su vez Ahmed, hermano de Hakam. Muchas casas de Beit Hanún, sobre todo las que dan al norte, las que miran de frente a Israel, las que pueblan este barrio con nombre tan poco acorde a la realidad, Al Amal (Esperanza) han izado banderas blancas en sus azoteas. Sinónimo de rendición. Sinónimo de inocencia. No podemos seguir así. Yo ya no voy a trabajar por no dejar sola a mi familia. Lo que deberían hacer los ciudadanos de Sderot es presionar a su Gobierno, a su Ejército para que no ataquen a personas inocentes como nosotros que también, como ellos, tenemos hijos, nietos y una vida que vivir con dignidad tercia Hakam. Víctimas de sus propios gobiernos Sderot, en huelga de hambre por la ineficacia de su Gobierno, de su Ejército, quiere comerse a Beit Hanún, quiere borrarlo del mapa. Tarde o temprano nos van a volver a ocupar se resigna Ahmed, quien se queja además de que ahora, como tienen más capacidad de vuelo, los Qassam son disparados contra Israel sobre todo desde la cercana Beit Lahia y no desde Beit Hanún. La culpa- -sentencia el hermano mayor- -no es de Sderot, Beit Lahia o Beit Hanún. La culpa la tienen nuestros Gobiernos que prefieren sacrificar a sus ciudadanos a cambio de sus intereses particulares. Si Sderot y Beit Hanún fuéramos de la mano nos iría mejor pero sé que eso es imposible Voluntad de paz Si pudiéramos evitarlo lo haríamos. Hemos hablado con Hamás y el Yihad Islámico para que dejen de tirar cohetes desde aquí; les hemos disparado, hemos secuestrado a algunos de sus miembros para exigir un alto el fuego pero no han parado. Además resulta cada vez más difícil enfrentarse a ellos con la cantidad de palestinos inocentes que está matando Israel en Gaza en los últimos días. ¿Cómo podemos decirles ahora que no respondan a esos asesinatos indiscriminados? comenta impotente mientras muestra lo que La culpa la tienen nuestros gobiernos, que prefieren sacrificar a sus ciudadanos a cambio de sus intereses