Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA SÁBADO 17 6 2006 ABC El juez investiga las nuevas cartas de extorsión de ETA, mientras el Gobierno guarda silencio Fueron depositadas en Correos a principios de junio y se piden entre 24.000 y 60.000 euros b La banda ha adaptado el texto de sus misivas de chantaje a la situación de tregua, aunque dice que tendrá en cuenta a los empresarios que paguen VÍCTOR ORTEGA BILBAO. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska será el encargado de investigar las nuevas cartas de extorsión enviadas por ETA a empresarios vascos en los últimos días. El magistrado ha sido informado ya de la existencia de estas misivas por los cuerpos policiales que están elaborando exámenes periciales para presentar ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5. Los datos que se han conocido en las últimas horas ponen de manifiesto la veracidad de la denuncia formulada por el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, José Manuel Ayesa, sobre la existencia de tales cartas. Ayesa fue duramente criticado por el PSE y EA por dar a conocer el último intento de extorsión etarra, mientras las patronales vascas aseguraban no tener noticias de esta campaña. El Gobierno se acogió a esta última declaración para eludir la confirmación del chantaje de ETA. Las nuevas misivas revelan que la banda ha modificado los textos tradicionales para adaptarlos a la situación de tregua. Así, ya no formula amenazas expresas y directas, sino que se dirige a los extorsionados con la expresión le invitamos a participar en la construcción de nuestro pueblo La carta, tras afirmar que la distribución de la riqueza es un escándalo pide al destinatario una aportación económica, añadiendo que ETA siempre tendrá en cuenta a los que hayan participado en la lucha de Euskal Herria Esta última alusión es interpretada en medios de la lucha antiterrorista como una amenaza implícita hacia aquellos que no paguen, ya que establece una diferencia entre los que ceden al chantaje y los que no lo hacen. El PSOE no expedientará a Rosa Díez MADRID. El PSOE aseguró ayer que no abrirá ningún expediente a la eurodiputada Rosa Díez por expresar opiniones políticas contrarias a la posición mayoritaria del partido, en referencia a sus críticas sobre la forma en la que el Gobierno está abordando la situación creada tras el alto el fuego de ETA. Zapatero dijo incluso que se sentía muy cómodo con Díez en el partido. El secretario de relaciones institucionales del PSOE, Alfonso Perales, aseguró que ni se ha considerado esa posibilidad, ni se va a considerar La eurodiputada se ha declarado en contra de negociar con ETA y con la ilegalizada Batasuna. En su opinión, es una aberración que un partido reconozca como interlocutor a una banda terrorista porque se está homologando a un grupo que hasta hace cuatro días nos perseguía para matarnos A su juicio, con ETA sólo se puede hablar de cómo y dónde dejar las armas, de dónde están los zulos, de cómo acabar con ella y derrotarla Rosa Díez ayer en Bilbao acompañada de su escolta navarra. La Policía cree que en los próximos días llegarán nuevos mensajes de chantaje, ya que, según se indica, los casos de los que llegan a enterarse las Fuerzas de Seguridad son una parte ínfima de los existentes. TELEPRESS Análisis de los expertos La investigación de este nuevo intento de extorsión se va a realizar en el marco del mismo sumario, instruido por el juez Marlaska, que incluye las cartas recibidas por empresarios del País Vasco y Navarra en abril. En aquella ocasión, las misivas llevaban fecha de marzo, aunque estaban mataselladas en abril. Los expertos policiales realizan análisis técnicos de las cartas para remitírselos al juez, aunque el magistrado conoce ya tanto la existencia de las misivas como las primeras opinio- mando ETA en esta ocasión oscilan entre los 24.000 y los 60.000 euros. Han sido empresarios vascos los que han recibido las primeras cartas de la última remesa, aunque la denuncia partiera del presidente de la patronal Zapatero contradice a Rubalcaba L. A. BRUSELAS. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer que no puede confirmar ni desmentir el envío de las últimas cartas de extorsión de ETA y remitió a un nuevo informe de verificación del alto el fuego que, dijo, estará en su poder en los próximos días Se da la circunstancia de que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo el pasado 22 de mayo que no habría más informes de verificación. Se esperan más cartas La banda indica a los empresarios que confía en que el destinatario pondrá todos los medios para entrar en contacto con ETA a fin de hacer efectivo el dinero reclamado. Recomienda pagar en billetes de 20, de 50 y de cien euros, invocando motivos de seguridad El texto termina con la expresión saludos revolucionarios a modo de despedida. Las cantidades que está recla- Zapatero reveló que sigue recibiendo informes cada quince días, la periodicidad que el Gobierno estableció para los análisis de la verificación que Interior le hizo llegar en su momento. Cuando llegue el nuevo informe en él se contendrá todo lo que puede afectar a incidentes o hechos en relación con el alto el fuego Así pues, en este momento no les puedo asegurar ni desmentir porque estoy a expensas de conocer el nuevo informe que seguramente se producirá en los próximos días concluyó. nes de los expertos policiales. Las fuentes consultadas indicaron que las nuevas cartas de extorsión reúnen todos los requisitos para que se pueda asegurar que son misivas auténticas de ETA. Están redactadas en euskera, aunque al dorso figura una traducción en castellano. El escrito está fechado en el mes de mayo, aunque los matasellos revelan que fueron echadas al correo a principios de junio y en la provincia de Vizcaya. En la parte superior del documento aparece un sello en color de la banda terrorista. El papel lleva en el centro una filigrana con el dibujo del hacha y la serpiente acompañado del lema bietan jarrai utilizado por la organización terrorista. También figura un sello circular con las siglas de ETA. Cada carta, como es habitual desde hace algunos años, lleva un número de registro que coloca la organización terrorista para codificar una serie de datos. La comparación de los nuevos números con los que aparecían en las cartas recibidas en abril hace sospechar a los investigadores que en medio ha habido otros envíos de misivas de extorsión de los que no se ha tenido noticia. Las nuevas misivas constituyen la segunda remesa de cartas enviadas por ETA desde que anunciara el alto el fuego. La primera se detectó a mediados de abril cuando empresarios de Navarra, primero, y del País Vasco, después, recibieron los escritos en los que la banda reclamaba la entrega de dinero. En esa ocasión ETA utilizó un tipo de redacción diferente al que había empleado hasta entonces.