Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 VIERNES 16 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 MOTÍN A BORDO DE FRANCIA dio campo de centrocampistas y salió con un solo delantero, sacrificando al segundo. Lo malo no fue sólo eso, sino que viendo cómo su equipo no tenía pegada arriba, mató el partido sin siquiera recurrir a Trezeguet para intentar dar un giro al marcador. Francia acabó empatando con Suiza a cero. Zidane habló ayer con Doménech durante bastante tiempo y eso que no es muy amigo del seleccionador. Nunca le nombra ni le saluda cuando regresa al banquillo después de salir del campo. Ni le gusta ni se fía de él. Además, algo debió olerse cuando en las últimas semanas no paraba de decir en sus manifestaciones que él era amigo de jugar con dos delanteros. Zizou frunce su ceño marsellés La estrella de Francia levanta en armas a la vieja guardia contra el conservadurismo del técnico Raymond Doménech, empeñado en jugar los partidos con un solo delantero JOSÉ MANUEL CUÉLLAR A Zidane no conviene mucho buscarle las cosquillas. Se sabe que es muy buen tío, gran persona, educado y correcto, pero también que tiene un pronto muy chungo, que se controla poco y mal y que si le buscas la tibia frunce su ceño marsellés y te mete los tacos a la altura de los ojos para vaciártelos. Así las cosas, el técnico francés Raymond Doménech ha demostrado estar jugando con fuego. Buscaba el hombre ser amarrategui en los partidos previos al Mundial, colocando a un solo delantero y dejando a gente tan importante como Trezeguet en el banquillo, aislando a Henry en la punta. El delantero del Juventus fue el primero en alzar la voz pidiendo menos posicionamiento táctico y más bemoles para jugar con más delanteros, sobre todo porque él era el gran sacrificado. Cuando las cosas fueron tan mal que tuvo que pedir a los jefes de la vieja guardia (Zidane y Makelele) que volvieran en auxilio de una selección que corría el riesgo de ni siquiera clasificarse para Alemania, estos le dejaron las cosas muy claras: Jugamos con dos puntas Doménech cedió, Francia se clasificó y las diferencias sobre la táctica a seguir y las alineaciones de unos y otros se zanjaron. Pero era una trampa. Llegó el primer partido ante la rocosa Suiza y, ante el estupor de todos, Doménech volvió a las andadas en contra de la opinión de toda la prensa, de la mayoría de la afición y de una gran parte de sus jugadores. El entrenador plagó el me- Incitación a la rebelión Durante el partido contra los suizos, el ya ex madridista se hartó del juego de los suyos y se le vio numerosas veces pedir a sus defensas que se saltasen a la torera las consignas del entrenador y adelantasen la línea para poner en mayores apuros a los suizos. El empate y la pobre imagen ofensiva de Francia parece haber dado armas a los revolucionarios. Fuera del grupo, tampoco hay gente contenta. Se mira el carné de identidad de los galos y se descubre que la renovación que prometió Doménech es una utopía. Con más de 30,5 años de media, la selección francesa bate un récord de longevidad, y no es un dato baladí. Precisamente frente a Suiza, los galos aguantaron una hora, pero en el último tramo del encuentro les pesaron los años. La única concesión hecha por Doménech a los jóvenes fue Ribery, poca cosa ante una selección como la helvética, que se nutre de un equipo joven y fresco que viene de ganar el título sub 17 de hace cuatro años. Ahora, en el decisivo partido ante Corea, Zidane y los suyos presionan para que Trezeguet entre en el equipo acompañando arriba a Henry. ¿Quién ganará? El astro en retirada ante su entrenador durante el partido ante Suiza AFP PROGRESIÓN HOLANDESA olanda hilvanó en la primera parte ante Serbia una de las mejores fases de juego de lo que va de Mundial. La oranje hizo un fútbol abierto, siempre controlando y con rápida circulación del balón. Parte de un sistema muy parecido al de España ante Ucrania (1- 4- 3- 3) que tiene como precursor al Ajax de Michels y Cruyff. Un esquema que marcó esa fórmula con Swart en la banJAVIER da, Cruyff en el cenIRURETA tro y Keizer en la izquierda. El estilo Michels partía de recuperar el balón con su característico pressing para lo que contaba con hombres muy fuertes físicamente. El fútbol holandés ha evolucionado y tenido continuidad a través de Cruyff y Rijkaard en el Barça y, ahora, con H Van Basten en la selección. Un progreso que se ha plasmado en una mayor libertad para los hombres de arriba. En la Holanda actual, Robben y Van Persey. El primero, con su velocidad, humilla al defensor. Empieza en un lado y acaba en el otro. Y Van Persey no se queda sólo en la derecha. Busca diagonales hacia el centro para golpear a gol con la zurda. El jugador del Chelsea puede ser una de las sensaciones de este Mundial por su verticalidad. Baste como ejemplo el gol que le metió a Serbia. Pero la evolución holandesa se evidencia, sobre todo, en la defensa. En particular en los centrales. En los 70, marcaban y presionaban. Ahora, con gente joven, como Heitinga, se basan en el juego de Koeman, que creó un libro de estilo: tener la pelota y marcar el ritmo desde atrás. Siempre que uno llega al centro del campo, el otro central abre la línea defensiva y los laterales se pegan a las bandas. De esta forma, obligan a los delanteros adversarios a hacer un mayor recorrido y a utilizar a más hombres para evitar la salida del grupo de Van Basten.