Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad VIERNES 16 6 2006 ABC Ciencia Nuevos fósiles de China demuestran que hace 110 millones de años ya existían aves modernas Los cinco ejemplares descubiertos sugieren que las primeras aves fueron acuáticas b Además de huesos en excelente estado de conservación, también han aparecido plumas carbonizadas y otros restos de tejidos blandos extraordinariamente raros JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Hace 110 millones de años, el mundo estaba dominado por los dinosaurios. En un enorme abanico de variedades, estas criaturas ya desaparecidas dominaban el mar, la tierra y el aire. Algunos de ellos, con el tiempo, acabaron dando origen a las aves que hoy dominan por completo nuestros cielos. En un proceso lento, algunas clases de dinosaurios terópodos (la misma familia a la que pertenecen los velocirraptores y los tiranosaurios) fueron adquiriendo rasgos avianos y, con el paso de incontables generaciones, convirtiéndose en aves. Las más antiguas entre ellas, como el famoso Archaeopterix, no podían ocultar su origen. De hecho, su aspecto era exactamente el de un pequeño dinosaurio con alas y plumas. Las aves de apariencia moderna, se pensaba, sólo pudieron desarrollarse cuando los dinosaurios dejaron libre el camino, cosa que sucedió hace 65 millones de años tras la caída de un gran meteorito que terminó, casi de golpe, con el 70 por ciento de las especies vivas del planeta. Como las actuales Esa idea, sin embargo, ha tenido que ser modificada a la luz de las pruebas fósiles. El hallazgo, que publica hoy la revista Science de cinco ejemplares excepcionalmente bien conservados de aves acuáticas de hace 110 millones de años demuestra que las neornitas, esto es, las aves como las actuales, son mucho más antiguas de lo que se pensaba. En un estudio conjunto realizado por la Academia China de Ciencias Geológicas de Pekín y el Museo de Historia Natural de Pittsburgh (Estados Unidos) los autores del artículo llegan incluso más allá y se muestran convencidos de que los fósiles de Gansus yumenensis hallados en China sustentan la idea de que los ancestros de las aves modernas fueron aves acuáticas. Además de los huesos, han aparecido también plumas carbonizadas e incluso la membrana entre los dedos de sus pies, lo cual sugiere un comportamiento muy parecido al que se puede observar en los patos actuales. Estas aves, según el estudio, eran capaces de bucear en busca de alimento, aunque probablemente lo hacían de una manera algo más tosca y primitiva de lo que son capaces las aves de hoy. Los nuevos fósiles fueron descubiertos en las cercanías de la ciudad de Changma, a unos 2.000 kilómetros al oeste de Pekín, en la provincia china de Gansus, que da nombre a la especie. Se trata del mismo yacimiento en el que, en 1981, aparecieron los primeros y fragmentarios restos de esta antigua ave. Entonces sólo aparecieron fragmentos aislados de las patas de este animal. Por el contrario, los especímenes encontrados estaban extraordinariamente bien preservados en rocas depositadas en el fondo de un antiguo lago. Hailu You, el autor principal del artículo, explicó ayer que normalmente, los tejidos blandos no se conservan en forma de fósiles, pero el fondo de un lago, al contrario de lo que sucede con el de los ríos, es un lugar tranquilo en el que, con el paso del tiempo, se pueden depositar sedimentos extremadamente finos que permiten que estas partes blandas puedan preservarse Para encontrar los fósiles, los paleontólogos han tenido que ir examinando innumerables placas fósiles del antiguo fondo fangoso del lago, separándolas en láminas con infinita paciencia, como si pasáramos las hojas de un libro explica el paleontólogo norteamericano Matthew Lamanna. Se trata de un proceso repetitivo y mecánico, una especie de juego de la lotería en el que se van mirando miles de papeletas. Reconstrucción de Gansus yumenensis nadando en un lago Uno de los ejemplares fósiles hallados en China ANTES DE LA CATÁSTROFE JOSÉ LUIS SANZ Catedrático de Paleontología de la Universidad Autónoma de Madrid a ortodoxia paleontológica ha sostenido tradicionalmente que las aves actuales (llamadas neornitas) aparecieron después de la gran crisis de la vida de hace 65 millones de años (m. a. que extinguió a la mayoría de los dinosaurios. No obstante, el registro fósil conocido en nuestros días nos informa de que las neornitas aparecieron antes de la gran catástrofe. De hecho, sabemos que hace unos 66- 68 m. a. existían ya L patos primitivos. En el último número de Science paleontólogos chinos y norteamericanos describen nuevos ejemplares de un ave de unos 115- 105 m. a. Este animal, llamado Gansus (su nombre no tiene nada que ver con un ganso, procede de la provincia china de Gansu) está relacionado con los ancestros lejanos de las aves actuales. Sus rasgos osteológicos, y la presencia de una membrana entre los dedos de sus pies, indican que se trata de un ave acuática, de hábitos parecidos a los de patos y colimbos. La edad, ecología y relaciones de parentesco de Gansus nos permiten refinar nuestras hipótesis sobre la evolución temprana de las neornitas, en tres puntos principales: 1. Los antecesores lejanos de las neornitas eran aves terrestres y arborícolas. 2. Hace, al menos, 120 m. a. un linaje de estos antecesores generó una exitosa radiación evolutiva en el medio acuático. 3. Las primeras neornitas reconquistaron los ambientes terrestres que entonces estaban dominados por tiranosaurios y dinosaurios hadrosaurios.