Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 6 2006 Internacional 31 El caos en asuntos de Interior lastra el último mandato de Tony Blair Disputas entre ministros por el recorte de las penas de cadena perpetua EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Lo que iba a ser el gran esfuerzo en su tercer y último mandato- -un pregonado programa de ley y orden contra el crimen y la conducta antisocial- -se está convirtiendo en la soga que ahorca a Tony Blair. El Ministerio del Interior no deja de dar titulares negativos, de esos que realmente preocupan a los ciudadanos y pueden hacer cambiar el sentido del voto en unas elecciones. Las últimas alarmantes noticias se refieren a condenados a cadena perpetua que salen a la calle tras cumplir una parte muy pequeña de la sentencia. Un total de 53 de ellos han sido puestos en libertad en los últimos años después de tan solo seis en la cárcel. La cifra se ha conocido a raíz del polémico caso de Craig Sweeney, un pederasta que ha sido condenado a 18 años, pero que por declararse culpable y ya haber pasado un año en custodia sólo estará cinco años en prisión. El Gobierno ha reaccionado con una asombrosa descoordinación entre Interior y Justicia y Downing Street se ha visto obligado a asegurar que no está siendo víctima del pánico ante el efecto que todo esto puede tener en la opinión pública, ya alarmada por la reciente controversia sobre los más de mil presos extranjeros cuya deportación no fue considerada tras su paso por la cárcel. Interior sigue sin poder localizar varias decenas de ex presos condenados por delitos graves, a los que busca para su expulsión del país. Blair quería centrar su último mandato tiene en realidad poco que ver con la tradición laborista, y forma parte de la herencia que del Nuevo Laborismo el primer ministro quiere dejar detrás de sí. Sobre la evolución ideológica de Blair precisamente ayer fue publicada una carta que escribió en 1982 y que ahora ha sido encontrada, en la que cuenta cómo le cautivó la lectura de Karl Marx, aunque luego se distanció de él. A los 29 años, Blair indicaba que Marx le había influido en muchos aspectos. En particular- -señalaba- mi percepción de la relación entre la gente y la sociedad en la que vive fue alterada irremisiblemente Tony Blair AP Las culpas a los jueces Este último asunto ya provocó la dimisión del anterior titular de Interior, Charles Clarke, y a su sustituto, John Reid, no le han tardado en salir problemas. Nada más llegar al cargo, Reid intentó curarse en salud diciendo que el Ministerio no estaba en forma pero la advertencia no le ha eximido ahora de la polémica. Reid ha acusado al juez de haber sido indebidamente indulgente en el caso del pederasta Sweeney. El ataque ha sido respondido por el lord canciller, que en el Reino Unido hace las funciones de ministro de Justicia. Lord Falconer ha advertido a su colega del Gobierno que no se puede convertir a los jueces en cabeza de turco de las deficiencias del sistema judicial y penitenciario. Tony Blair ha intentado zanjar la disputa anunciando en el Parlamento su intención de endurecer la legislación. La sentencia de la cadena perpetua suele ser aplicada en las condenas por asesinato, pero en la mayoría de los casos la pena no supera los 30 años de cárcel y en ocasiones se limita a 15, con las correspondientes reducciones por beneficios penitenciarios. Sólo una veintena de personas están encarceladas de por vida en la actualidad. El programa de ley y orden en el que