Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 6 2006 27 Estados Unidos presenta al egipcio Al- Masri como el nuevo líder de la red terrorista de Al Qaida en Irak Al menos 64 muertos en Sri Lanka al estallar una mina al paso de un autobús de pasajeros La Unión invita a Putin a la cumbre energética del mes de octubre MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El hecho de que la Unión Europea esté muy preocupada por la energía no es nuevo, pero la UE dio ayer nuevas muestras de ello al invitar al presidente ruso, Vladimir Putin, a la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, prevista para octubre en Finlandia, que se dedicará monográficamente a este asunto. Esta invitación se enmarca en el acuerdo de los Veinticinco, que se plasmará en las conclusiones de la cumbre que se harán públicas hoy, para que la Comisión Europea y el Consejo firmen un acuerdo en materia energética con Rusia, país del que dependen el 27 por ciento de las importaciones de gas y petróleo de la Unión Europea. La cumbre de octubre no sólo se dedicará a la dimensión exterior de la política energética, al hilo del conocido como documento Solana que recibirá hoy su visto bueno definitivo, sino que también hará hincapié en el fortalecimiento del mercado interior de la energía mediante, por ejemplo, el aumento de las interconexiones entre los diferentes países europeos. España, en relación con este tema, intentó ayer que en estos acuerdos preferenciales en materia de aprovisionamiento energético con países vecinos se incluyera a Argelia, asunto que anoche estaba aún en discusión. También, en materia económica, se prevé que los líderes europeos den hoy su refrendo a la ampliación de la zona euro con la entrada de Eslovenia, que sería el país número trece, con lo que, tras el visto bueno del Parlamento Europeo, sólo queda que lo apruebe de nuevo el Ecofin para que su entrada en el euro sea oficial en enero de 2007. Zapatero intenta por tercera vez que la UE se tome en serio la inmigración Promesa de los Veinticinco de que tomarán medidas a finales de año b El jefe del Ejecutivo reclama a sus colegas europeos más medios financieros y mayor rapidez para hacer frente a los problemas humanos y sociales LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL BRUSELAS. Las conclusiones del Consejo Europeo a las que hoy darán luz verde los jefes de Estado y de Gobierno dedican su atención al problema de la inmigración e incluso hacen referencia a la situación que vive Canarias. Sin embargo, no parece que los Veinticinco estén decididos a poner toda la carne en el asador para afrontar un fenómeno que tiene muchas implicaciones económicas, sociales y políticas y que algunos países, entre ellos España, sufren más que otros. Anoche, en la cena de los mandatarios europeos, José Luis Rodríguez Zapatero volvió a levantar la bandera que viene agitando desde otoño del pasado año para intentar que los demás se sumen a ella. Schussel, con Prodi y Chirac, en la foto de familia de la UE sarrollara hace ya seis años. El presidente del Gobierno, que considera que la Unión Europea tiene que dar respuestas globales a un problema que es global, planteó ayer a sus colegas europeos la necesidad de dotar de más medios financieros a la acción exterior de la UE destinada a las políticas migratorias. La carencia de recursos ya se puso de manifiesto en el Consejo Europeo del pasado mes de diciembre, en el que se acordó el llamado Enfoque Global de la Migración y que no tendrá solución al menos hasta la cumbre de finales de este año. Para entonces, la Comisión deberá presentar un informe sobre lo que se ha hecho, después de que en la reunión extraordinaria de Hampton Court del otoño pasado se adoptaran unas tibias medidas en materia de inmigración, a instancias del jefe del Ejecutivo español, acuciado entonces por los asaltos de inmigrantes a las vallas de Ceuta y Melilla. AFP Esfuerzo español El secretario de Estado para la UE, Alberto Navarro, subrayó que España ha logrado que la cuestión se convierta en prioritaria para la Unión, pero hasta ahora, a pesar de sus esfuerzos en las tres últimas cumbres comunitarias, el jefe del Ejecutivo español no ha cosechado grandes éxitos, más allá de algunas medidas de urgencia adoptadas hace pocas semanas por la Comisión Europea para hacer frente a la crisis que se vive en Canarias. Además, ha conseguido que el presidente francés, Jacques Chirac, y el primer ministro portugués, José Sócrates, suscriban con él una carta que reclama la celebración, en el segundo semestre de 2007, de una nueva cumbre entre la Unión Europea y África, después de que la primera y última se de- Igualmente, Rodríguez Zapatero reclamó anoche una mayor rapidez a la hora de dar respuesta a los diversos dramas humanos y a los problemas sociales que la inmigración no regulada provoca sobre todo en los países que son frontera exterior de la Unión, como España. El problema canario En esa línea, el proyecto de conclusiones conocido ayer indica que los gobernantes europeos acogen favorablemente las medidas concretas de cooperación adoptadas por la Comisión, la Agencia de Control de Fronteras (Frontex) y algunos estados miembros para responder a la crisis migratoria en las Islas Canarias. Los Veinticinco también piden que se intensifiquen los esfuerzos para lograr una cooperación marítima que desarrolle las capacidades de vigilancia en las fronteras marítimas y que se creen equipos de intervención rápida.