Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 6 2006 11 La mitad de los vuelos secretos de la CIA hicieron escala en España durante el Gobierno de Zapatero La Generalitat ha eludido personarse en causas por coacciones a políticos La Cámara autonómica quiso garantizar el ejercicio de las libertades aprobada en el año 2000 instaba a la Generalitat a presentar acusación en los casos de amenazas a ciudadanos por su adscripción política MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, se comprometió ayer a mirar si se ha incoado algún procedimiento contra los que atacaron a Mariano Rajoy el pasado lunes, tras participar en un mitin en Granollers y consideró lógico que se persiga a los autores de algunos de los intentos de agresión contra dirigentes populares. Una cosa es que se exprese una opinión, o incluso que se grite, pero cuando se llega a importunar y a acosar físicamente, esto probablemente puede ser un delito y, por tanto, hay que tomar cartas en el asunto señaló Maragall en declaraciones a Punto Radio. La contundencia con la que Maragall siempre ha condenado este tipo de agresiones- -de hecho es el único político catalán que nunca ha mostrado tibieza ni ha buscado pretextos para justificar los ataques de los radicales al PP- -contrasta con el hecho de que la Generalitat no se ha personado en los procesos por agresiones y amenazas a dirigentes populares, pese a que una resolución adoptada por el Parlamento catalán hace seis años instaba al Gobierno autonómico- -entonces en manos de CiU- -a comparecer como acusación particular en las causas abiertas por amenazas o actos violentos contra ciudadanos catalanes. El 5 de octubre del año 2000, la Cámara autonómica aprobó por unanimidad una resolución en la que se instaba al Gobierno de la Generalitat a ejercer de acusación particular en los casos de amenazas a cualquier ciudadano de Cataluña por razón de su adscripción política Eran los b Una resolución tiempos en los que José María Aznar era boicoteado en la Universidad Autónoma y los diputados autonómicos del PP recibían cartas con banderas españolas manchadas de tinta roja simulando sangre, tal como recuerda el portavoz adjunto del PP en el Parlamento catalán, Daniel Sirera. El Parlamento considera absolutamente injustificables los actos violentos que en los últimos meses han impedido el ejercicio de las libertades en las universidades catalanas... y reafirma su rechazo ante cualquier actuación radical que impida el ejercicio de estos derechos fundamentales se argumentaba en aquella resolución. Por aquellas fechas la violencia radical- -la denominada kale bo- Nueva agresión contra Ciutadans de Catalunya Dos miembros de la Plataforma Ciutadans de Catalunya fueron agredidos ayer con un casco de moto por dos independentistas antes de que se iniciara un acto de campaña en favor del No al Estatuto en el centro cívico La Sedeta, de Barcelona, según informó a Efe un portavoz de esta plataforma. La portavoz de Ciutadans de Catalunya ha añadido que, como consecuencia de las agresiones, una de las personas golpeada con un casco de moto tuvo que ser atendida en el Hospital Clínico de Barcelona. Sin embargo, según los Mossos d Esquadra, que se desplazaron al lugar de los hechos, señalaron que no les constaba que se hubieran producido agresiones, ni por tanto detenciones. El pasado día 5, el escritor Arcadi Espada también fue agredido en Gerona. EFE abandonara el hotel en su coche desde el aparcamiento para evitar incidentes. Sin embargo, según la Policía autonómica, la seguridad del secretario general del PP comunicó al responsable del dispositivo policial en el último momento que la comitiva había decidido salir por el vestíbulo y dirigirse a pie hasta el vehículo, aparcado a unos metros. Esa decisión complicó el trabajo de los Mossos, que no tuvieron tiempo de hacer modificaciones en el dispositivo de seguridad según las fuentes de este cuerpo. En el trayecto hasta el coche, el político fue abucheado por los independentistas y algunos intentaron abalanzarse sobre los coches de la comitiva. Los Mossos tuvieron que hacer un cordón para contener a este grupo y otro, a simpatizantes del PP. rroka catalana- -se cebaba con los dirigentes y las sedes del PP, muchas de ellas quemadas o asaltadas, especialmente durante las celebraciones de la Diada de Cataluña. La resolución 241 VI quedó, sin embargo, en una mera declaración de buenas intenciones. Dos años después de aprobarse aquella resolución, el entonces presidente del PP catalán, Alberto Fernández, presentó una proposición no de ley en la que exigía al Gobierno de CiU que ejerciera plenamente sus competencias y, en cumplimiento de aquella resolución, vele por el libre ejercicio de los derechos y las libertades En septiembre de 2002, sospechando que el Ejecutivo autonómico había hecho oídos sordos al acuerdo del Parlamento autonómico, el grupo popular pidió información a la Generalitat. La respuesta de la consejera de Gobernación, Núria de Gispert, no pudo ser más clara: La Generalitat no se ha presentado en ningún procedimiento judicial como acusación particular en casos de actos violentos, amenazas y actos intimidatorios contra ciudadanos de Cataluña por razón de su adscripción política Entre aquella respuesta y las recientes agresiones a dirigentes nacionales del PP han pasado cuatro años y ha cambiado el color del Gobierno catalán, pero todo sigue igual. El secretario general del PP catalán. Rafael Luna, confirmaba ayer a este diario que la Generalitat nunca, en ningún caso se ha personado como acusación particular en alguna de las múltiples denuncias presentadas. La persecución contra los dirigentes y las sedes del PP en Cataluña se volvió insoportable a raíz de la foto de las Azores en 2003. Dirigentes del PP catalán soportaron insultos, amenazas e incluso agresiones, como cuando el entonces candidato a la alcaldía de Barcelona, Alberto Fernández, sufrió un brutal ataque en Reus.