Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 6 2006 65 La Fundación Mapfre exhibe un centenar de dibujos de Klimt con la mujer como única protagonista La bailarina Maya Plisetskaya presentó en Madrid la edición española de su autobiografía MIGUEL DELIBES Escritor y académico Un silencio oportuno puede ser suficiente y eficaz A. TANARRO ¿Qué sensación siente al recibir el premio Vocento? -Se trata en verdad de una bonita distinción ésta de premiar los Valores Humanos. Antaño, el mero hecho de nacer de mujer ya nos hacía portadores de estos valores. ¿Ocurre hoy lo mismo? Desgraciadamente creo que no. El hombre se empequeñece y porta hoy muy pocos valores; a veces, ninguno. La moral está en crisis y los diarios nos dan cuenta puntual de que vivimos en un mundo difícil y enconado. Esta falta de valores se exhibe como un mérito porque el hecho de tenerlos no sólo obedece ya a nacer de mujer sino a llevar a lo largo de la vida una conducta noble y digna. Hoy existen muchos seres cuyas manifestaciones no son precisamente edificantes. Premiar a sus contrarios me parece un deber, si no queremos que el hombre desaparezca como rey de la creación. -La dimensión ética y el amor por los perdedores en su obra, ¿fue algo premeditado? -Claro, esto no se improvisa. Cuando uno se siente reflejo de la humanidad, debe empezar por exaltar lo justo, es decir, porque nadie en este mundo se sienta perdedor y que todos puedan alcanzar lo suficiente para no serlo. ¿Cree que los medios de comunicación son un ámbito donde los valores humanos encuentran el debido eco? -Naturalmente el Periodismo es una actividad íntimamente relacionada con la vida del hombre. El juicio del narrador subyace en el fondo de toda noticia. Debemos tener cuidado. Los que hacemos los periódicos somos responsables de repartir censuras y aplausos. La Redacción de un periódico viene a ser una especie de tribunal que enjuicia la vida humana, para bien o para mal, a través de unos principios morales. El periodista tiene en la mano el halago y la maledicencia, pero hay que utilizar ambos con mesura. El periodista vendrá a ser, pues, un hombre formado y sensible que censure, por un lado, las actitudes necias con conocimiento de causa y preste, por otro su pluma para facilitar un desarrollo equilibrado del hombre. Para cualquiera de las dos cosas no es aconsejable la Literatura. Un silencio oportuno puede ser, a veces, suficiente y eficaz. Kader Attia en su instalación Infinities en la Feria de Basilea REUTERS Picasso encabeza la selección española en la Feria de Arte de Basilea El encuentro internacional permanecerá abierto hasta el domingo celebrar una nueva edición. Picasso se convierte en uno de los artistas más representados y la fotografía toma ventaja en el mercado LAURA REVUELTA ENVIADA ESPECIAL BASILEA. Estamos de Mundial y eso nos ha debido influir a la hora de ver la actual edición de la Feria ArtBasel, que cerrará sus puertas el próximo domingo. Es más, España ha jugado su primer partido, ha ganado, y qué duda cabe que nuestra mirada a lo que se cuece en el mercado del arte internacional por excelencia, con Basilea como capital absoluta, se ha hecho más patria que nunca. Tal vez sea porque nada de lo que hemos visto por aquí nos ha sorprendido más o menos que otros años. Lo que ofrece ArtBasel no lo ofrece nadie: una historia del arte del último siglo, sin excepción de gustos y tendencias, a la venta. Y para los más pudientes. Sí conviene destacar que la fotografía vuelve a la carga en el mercado y con una clara reivindicación por sus clásicos, muchos de los cuales llegan con dificultad al centenario. Sorprende la abundancia de obras de Diane Arbus, cuyas imágenes, sus series de personajes tarados en el cuerpo y en el alma, se han expuesto este año en CaixaForum de Barcelona. Aunque viniéramos con la palabra España detrás de la oreja por razones obvias, al final la ruta por esta feria nos ha dado la razón. Parece que todos se b ArtBasel vuelve a han puesto de acuerdo en reivindicar el aniversario picassiano y su españolidad a medio camino entre el Museo del Prado y el Reina Sofía. El mercado se mueve En ninguna otra edición reciente de ArtBasel se habían visto tantas obras del genio malagueño a la venta, desde pinturas a dibujos, todas ellas de mediano formato. El mercado se mueve y eso, sin duda, es por algo. Picasso siempre ha sido un valor seguro, pero que crezca y crezca sin parar, que siga siendo noticia financiera y artística merece que también hagamos patria con él y con nuestros museos. Conste también que su doble exposición madrileña se está publicitando bastante por estos lares. Puestos a hacer un equipo ganador, o una selección ideal de clasicismo cien por cien, sirva de ejemplo el plantel que expone la galería suiza Jan Krugier: con Picasso, en primer término; Miquel Barceló (vendidos sus cuadros, con el punto rojo en todo lo alto) Chillida y Julio González. Desde luego, esta pared en la que figuran todos en fila hace época y no recordábamos nada parecido en recientes ediciones. Para otros espacios como la Acquave- Lo que ofrece ArtBasel no lo ofrece nadie: una historia del arte del último siglo, sin excepción de gustos lla, de Nueva York, dejamos a Manolo Millares; tampoco nos podemos olvidar de Tàpies. Como de obligado cumplimiento era citarlos, ahí quedan, aunque, sin duda, son las nuevas generaciones (más o menos) a las que también hemos notado aflorar, con galería española o con internacional a las espaldas. Como los grandes fichajes. ArtUnlimited, uno de los espacios más característicos de ArtBasel por su arriesgado planteamiento táctico, sirve de barómetro. Y encontrar a Alicia Framis, a Perejaume, Sergio Prego, La Ribot y Cristina Iglesias, entre los proyectos o trabajos seleccionados, no es cuestión baladí y también revuelve las mentes más escépticas con respecto a nuestros artistas. Aquí se miden con algunos de los más selectos nombres del arte contemporáneo actual. ¿Y los galeristas? Se preguntarán, porque no hay feria de arte sin ellos al mando de la cuenta de resultados artísticos. Este año, a las ya habituales y veteranas en la MessePlatz (Tomàs March, Joan Prats, Juana de Aizpuru, Soledad Lorenzo, Helga de Alvear, Elvira González y Pepe Cobo) se les ha sumado Elba Benítez, y cada uno de ellos con su cuadrilla hispana habitual. No piensen en ningún momento que esto ha sido un discurso al que se le han subido los colores nacionales, pero ganar hace patria y nuestros ojos se nos han ido hacia ese tan traído y llevado asunto de la proyección internacional de nuestro arte. Que se lo digan a Picasso, quien vuelve a estar en la cabeza de nuestra vanguardia.