Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid JUEVES 15 6 2006 ABC El estreno mundialista de la selección convirtió a Madrid en una ciudad fantasma. Las calles quedaron desiertas y los aficionados se congregaron en los bares para seguir el partido Madrid tembló cuatro veces TEXTO: MERCEDES SÁNCHEZ CRISTINA ALONSO FOTOS: VÍCTOR INCHAUSTI MADRID. Todo el mundo sabe que el fútbol levanta pasiones, pero también tiene dotes de prestidigitación: consigue que la gente desaparezca. El España- Ucrania de ayer dejó semidesierta la ciudad. En Gran Vía, apenas circulaban coches, los taxis se habían esfumado y los autobuses no tenían casi a quién recoger en las paradas, algo que aprovechaban los conductores para fumarse un cigarrillo y subir el volumen de su emisora deportiva favorita. En la plaza de Callao, a las tres de la tarde- -hora de comienzo del partido- -había mucha menos gente de lo habitual. En los restaurantes de comida rápida de los alrededores, no era necesario hacer cola para adquirir un sandwich o un bocata. Una trabajadora de uno de estos locales, estaba encantada con la espantada Hoy da gusto, hay menos de la mitad de gente. ¡Y todas mujeres! Hasta he podido comer sentada Ante la escasez de transeúntes, dos mendigos optaban por sentarse en la acera, con un perro y un tetrabrik de vino como única compañía, y ver el partido, que no oírlo, a través de una pantalla plana que se exhibía en el escaparate de unos grandes almacenes. La gente que pasaba por allí sonreía ante la curiosa escena, incluso la fotografiaba. Un poco más allá, se encontraba, sentado en una banqueta, Marcial, limpiabotas de la Gran Vía, que tenía la oreja pegada a su viejo transistor: Por aquí no va a venir nadie hasta que no termine esto, así que habrá que matar el tiempo como se pueda Algo similar debía de pensar un quiosquero cerca- Zapatero pronostica que disputará la final A la euforia por el buen debú de la selección se sumó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien pronosticó en la cadena Ser que llegará hasta la final Tiene equipo para ello, mucho mejor que el que hemos tenido en los últimos mundiales. Están con fuerza y convicción, y tener la convicción y la fuerza es la mitad del éxito argumentó. Zapatero, que vio el partido por televisión en el Palacio de la Moncloa, habló con el seleccionador, Luis Aragonés, para felicitarle por la goleada a Ucrania. No recuerdo haber visto a la selección con tanta seguridad y fuerza dijo el presidente del Gobierno, que alabó su derroche de esfuerzo y ganas Aunque elogió al seleccionador, no ocultó su deseo de que Iniesta juegue en algún momento Del jugador del Barça destacó que pertenece a una generación de jóvenes que es el alma de esta selección Aficionados en Colón en el momento del penalti de Villa za de Callao, había optado, sin embargo, por escuchar merengue: ¿Para qué voy a perder el tiempo con España? Este partido lo tenemos más que ganado Con el mismo optimismo afrontaba la escasez de clientes. jar a las cuatro, pero de aquí no me mueve ni el jefe. España bien vale un despido afirmaba Guillermo, diseñador. En la cafetería Zahara, en plena Gran Vía, había más de un centenar de personas, y todas miraban en la misma dirección: a una de las televisiones colgantes del local. Entre tapas de aceitunas, pulgas de jamón y ensaladas varias, la gente se dejaba hipnotizar por los once jugadores vestidos de rojo. El fútbol aquí es muy importante, hay que integrarse explicaba con cierta dificultad un turista belga, cuyos ojos azules y pelo rubio contrastaban con el rojo y amarillo de su camiseta. Muy cerca, en la calle de Mesonero Romanos, otras muchas personas mezclaban cerveza y fútbol en Shooters, un local con mesas de billar y pantalla gigante. A esta hora normalmente no suele haber nadie, tendré un noventa por ciento más de clientes, es casi todo gente que se está escaqueando de las oficinas afirmaba uno de los dueños del establecimiento. ¿Cómo va a haber gente en las calles? Está jugando España y nuestro corazón está con ellos en Alemania sentenciaba Luis, joven teleoperador que estaba haciendo novillos Los bares, abarrotados no al establecimiento de Doña Manolita, que también había sacado su radio y la había colocado sobre una pila de revistas. Javier, encargado de un puesto de refrescos y helados en plena PlaEl vacío era sólo aparente, de puertas para afuera En una tienda que, entre otras cosas, vendía televisores, muchos clavaban sus ojos en las pantallas y se olvidaban de todo. Entro a traba- Concentración en Colón A por ellos, oé; a por ellos, oé Éste va a ser el cántico del Mundial. De hecho, ayer fue el grito más oído en la madrileña plaza Colón, donde miles de aficionados se reunieron en torno a una pan- El partido dejó semidesierta la madrileña calle de Gran Vía