Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid JUEVES 15 6 2006 ABC Los peritos ponen en entredicho 30 historiales del Severo Ochoa en su segunda declaración judicial Ratifican que hubo sedaciones que no procedían y dosis excesivas b Los expertos mantienen ante el juez que hubo dosis excesivas en las sedaciones en urgencias y que en alguno de los casos pudo ayudar a acelerar la muerte SARAH ALLER MADRID. Desde las diez de la mañana hasta las dos de la tarde. Ese es el tiempo que se empleó ayer en el juzgado número 7 de Leganés para diseccionar 30 historiales clínicos del Hospital Severo Ochoa. Los once peritos que elaboraron el informe pedido por el juez acerca de las sedaciones a pacientes terminales en el servicio de urgencias siguieron ayer ratificándose en sus conclusiones: se produjeron 20 sedaciones no indicadas, practicadas a pacientes en coma, y otras 10 que se administraron a enfermos en los que no se hallaron síntomas que lo requirieran. Así se lo explicaron ayer, por segunda jornada, al juez que instruye el caso sobre las presuntas irregularidades médicas ocurridas en el hospital de Leganés. El día anterior presentaron ante la sala su opinión sobre cuatro casos muy concretos, en los que la sedación- -dicen- -fue contraindicada, puesto que la historia clínica ni siquiera documenta una enfermedad terminal y no se justificaba que se hubieran buscado alternativas terapéuticas. Ayer le tocó el turno a otros treinta historiales, del total de 34 en los que han hallado mala praxis. Los peritos- -todos ellos expertos en cuidados paliativos, oncólogos, forenses, geriatras e intensivistas, entre otras especialida- des- -expusieron durante cuatro horas su análisis de los hechos y su conclusión sigue sin tener fisuras: en el Severo Ochoa se realizaron sedaciones que no procedían se utilizaron dosis excesivas, que ellos mismos no prescribirían y, en alguno de los casos, esta situación pudo acelerar la muerte del paciente. Aún así, todos siguen puntualizando que les falta información para establecer una relación directa entre la administración de sedantes y el fallecimiento de los enfermos. La clave la tendrían las autopsias, que nunca se hicieron. Superflua y no justificada Es el caso de los 20 enfermos en coma a los que se administraron sedantes. Tal y como plasmaron en su informe, los expertos expusieron que la situación de coma por definición anula la conciencia y, por tanto, la sedación en estos casos es una medida superflua y no justificada Los medicamentos empleados para Los especialistas declararon durante cuatro horas sus conclusiones, sin fisuras la sedación tampoco hicieron, a su juicio, ningún bien a estos pacientes. Tienen riesgo de producir parada respiratoria un peligro adicional e innecesario dicen, para esta clase de en-