Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid JUEVES 15 6 2006 ABC Los cinco intercambiadores en construcción tendrán túneles de salida directa a las nacionales Evitarán colapsos en la ciudad y reducirán el tiempo de recorrido de los autobuses b Más de 12.000 autobuses deja- rán de estar en la superficie en la capital dentro de un año, cuando las obras estén terminadas y entren y salgan por los túneles M. CALLEJA MADRID. El tráfico de Madrid lo tendrá que notar a la fuerza dentro de un año, ya que los más de 12.000 autobuses que utilizarán los cinco nuevos intercambiadores en construcción (Plaza de Castilla, Chamartín, Moncloa, Príncipe Pío y Plaza Elíptica) entrarán y saldrán de ellos a través de túneles desde las carreteras nacionales que utilicen. Así lo anunció ayer el viceconsejero de Transportes, Luis Armada, quien señaló que estos túneles de salida directa a las autovías evitarán colapsos de tráfico en el centro de la ciudad, por las aglomeraciones de autobuses mezclados con los vehículos privados La construcción de los túneles, que ya está en marcha, contribuirá también a reducir los tiempos de recorrido de los propios autobuses, y mejorará la regularidad de las frecuencias de paso. Los túneles, como los intercambiadores, estarán terminados el año que viene, aunque no está confirmado que sea antes de las elecciones de mayo de 2007. El que llevará más retraso será, probablemente, el de Chamartín, ya que ahora mismo la Comunidad está construyendo el intercambiador para el Metro y más adelante acometerá la parte de los autobuses y el túnel correspondiente de salida. Para el intercambiador de Plaza de Castilla, la Consejería de Transportes construirá un túnel de entrada y salida hasta la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. A partir de ahí, el Ayuntamiento se hará cargo de la obra y el túnel se bifurcará: un brazo irá hacia la carretera de Colmenar Viejo (la M- 607) hasta pasado Mirasierra y el cruce de La Playa, donde tendrá la boca; el otro ramal se dirigirá hacia la A- 1, donde saldrá a la superficie a la altura de Sanchinarro, aproximadamente. En el intercambiador de Moncloa, Los autobuses llegarán a la Plaza de Castilla a través de un doble túnel, desde la M- 607 y la A- 1 Desde Príncipe Pío, el transporte público desembocará en la M- 30, que ya estará enterrada en esa zona la salida y entrada de los vehículos se producirá desde el Bus- Vao de la A- 6, con el que se conectará bajo tierra. En Príncipe Pío, los autobuses irán por un túnel hasta la M- 30, que ya estará enterrada por la Avenida de Portugal, hasta la salida de la A- 5. En el quinto de los intercambiadores en construcción, el de Plaza Elíptica, el túnel llegará hasta la Avenida de los Poblados, aproximadamente. Hay una sexta instalación para transporte público en proyecto en la capital, la de Conde de Casal, que se ha convertido en el farolillo rojo de la lista. En abril de 2004, el Ayuntamiento y la Comunidad firmaron un acuerdo para llevar a cabo los seis intercambiadores. Sin embargo, el de Conde de Casal se ha aplazado unos meses. El problema no es otro que la acumulación de obras en la zona y en la M- 30 cercana. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, no quería meter más zanjas en una zona ya demasiado agobiada 450 millones de euros Los números de todos estos proyectos son espectaculares. La inversión total alcanza los 450 millones de euros. Los usuarios beneficiados por los intercambiadores llegarán al millón cada día. Sólo la ampliación del de Moncloa, que terminará en mayo de 2007, dará servicio a 310.000 viajeros. Y los autobuses que dejarán de estar en la super- ficie de la ciudad son 4.000 en Moncloa; 2.000 en Plaza Elíptica; 2.400 en Príncipe Pío, y 2.800 en Plaza de Castilla. En Moncloa el estudio aún no está hecho, pero serán más de 2.000 seguros cada día. Algunas plazas cambiarán por completo de aspecto cuando los intercambiadores estén concluidos. El ejemplo más claro es el de Plaza de Castilla, donde el soterramiento de las decenas de paradas y marquesinas dejará un espacio diáfano en la plaza, que culminará su nueva cara con el obelisco de Calatrava. Habrá que esperar un año para comenzar a verlo.