Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 15 6 2006 ABC El hallazgo en una fábrica de más de 30 cadáveres levanta sospechas sobre la utilización en China de los presos ejecutados para elaborar cremas de belleza con su piel Del cadáver del reo... se aprovecha todo PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Colándose entre la censura que impera sobre los medios de comunicación chinos, estos días apareció en la prensa nacional una noticia con un titular sorprendente: La Policía descubre una fábrica de cadáveres El macabro hallazgo se produjo en Xiaogushan, un pequeño pueblo de la provincia de Liaoning, al noreste del país. En este mísero villorrio, los agentes encontraron más de 30 cadáveres alineados en lo que fuera una explotación de ganado. La Policía había ordenado el registro alertada por los vecinos, que sospechaban que en dicha granja se escondía una red de narcotraficantes. Asustados, los habitantes de Xiaogushan denunciaron el constante trasiego de furgonetas que entraban y salían del edificio desde que fue alquilado en febrero pasado. Frente a ese incesante tránsito de vehículos, los escamados residentes jamás habían visto a los nuevos ocupantes de la factoría, que habían levantado una valla metálica de dos metros de altura y tenían un perro atado a la puerta para alejar a los curiosos. Pero los residentes de Xiaogushan descubrieron, horrorizados, que los inquilinos de la fábrica no comerciaban con estupefacientes, sino con algo más espeluznante: cuerpos humanos. Y es que la siniestra empresa, de capital extranjero y denominada Dandong Science Art Technology, se encargaba de manufacturar cadáveres con fines científicos y médicos. te. La piel de los ejecutados antes era más barata, pero ahora tenemos que pagar una pequeña tarifa al tribunal para conseguir el cuerpo desgranó el empresario, quien luego lo negó todo. El año pasado, 1.770 ejecuciones En China, donde se concentraron 1.770 de las 2.148 ejecuciones detectadas el año pasado por Amnistía Internacional en 22 países, ha crecido una auténtica industria en torno a la muerte. Si antes los hospitales y los militares corruptos hacían negocio a costa del tráfico de órganos de los prisioneros ajusticiados, ahora se aprovecha su piel para extraer el colágeno del que están compuestas las lociones rejuvenecedoras y los implantes labiales que utilizan las mujeres de medio mundo. Aparte de la dudosa ética de este método, numerosos médicos han advertido de su alto riesgo de infecciones, puesto que los virus permanecen bastante tiempo en la piel de los difuntos. La policía china presenta a un grupo narcotraficantes condenados a muerte Por ese motivo, han solicitado a la comunidad internacional que actúe contra el vacío legal que permite la proliferación de tan sórdido negocio. Mientras, las empresas biotecnológicas que abundan en el noreste de China continúan haciendo su agosto des- AFP pellejando cadáveres con total impunidad y contando, en ocasiones, con la complicidad de las autoridades. Por ello, no es de extrañar que la Policía haya anunciado ya que los responsables de la tétrica fábrica de Xiaogushan no van a afrontar cargos penales. Trasplantes de órganos de ejecutados P. M. DÍEZ PEKÍN. Desde la década de los 60, cuando comenzaron los experimentos médicos, los trasplantes en China se han nutrido con los órganos de los miles de presos que son ejecutados cada año. En torno a estos ajusticiamientos ha florecido una auténtica industria de la muerte que ha fomentado el tráfico de órganos en un sistema sanitario liberalizado y regido por la corrupción. Para evitar tales desmanes, a partir del próximo 1 de julio entrará en vigor una nueva ley que no sólo prohíbe expresamente la compra de órganos, también sienta las bases para que las donaciones sean consentidas, y establece la red de hospitales autorizados para llevar a cabo este tipo de operaciones. No en vano, en los últimos meses han fallecido siete pacientes japoneses que se habían desplazado a China para someterse a un trasplante, más rápidos y hasta un 30 por ciento más económicos que en Occidente. En China se practican al año unos 20.000 trasplantes- -8.000 de riñón y 1.500 de hígado- -gracias a los órganos de los reos, ya que la sociedad no está concienciada sobre las donaciones. No es la primera vez que pasa Tan oscuro caso ha vuelto a levantar las sospechas que se ciernen sobre numerosas firmas de cosméticos tanto chinas como internacionales, acusadas de utilizar la piel de los fallecidos para obtener el colágeno con el que se elaboran las cremas de belleza. La alarma saltó el año pasado cuando un reportero del diario británico The Guardian consiguió, haciéndose pasar por un empresario, que un representante de una compañía occidental de productos estéticos admitiera el uso de tan abominable materia prima. Estamos llevando a cabo muchas investigaciones a la manera tradicional empleando la piel de los presos ejecutados y fetos procedentes de abortos confesó al rotativo londinense el comerciante, quien aclaró que en China esto es normal, por lo que me choca que la gente se escandalice De esta manera, además, su compañía se aseguraba unos pingües beneficios, ya que podía proporcionar a los grandes laboratorios el mismo colágeno humano que se usa para ocultar arrugas y rellenar labios por sólo el 5 por ciento de lo que cuesta en Occiden-