Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 GRUPO A MEDINA CANTALEJO Árbitro del Alemania- Polonia Ataque polaco en Alemania Podolski y Klose, los dos delanteros de la selección de Klinsmann, se enfrentan hoy a Polonia, el país en el que nacieron. Vuelve al equipo titular del deseado Ballack IVÁN ORIO Alemania y Polonia afrontan el partido de esta noche con un único fin, el de la victoria. Y es que la necesidad ya aprieta porque a estas alturas de la competición- -ambas selecciones inauguran la segunda ronda- -sólo valen los tres puntos. Una derrota enviaría a los polacos a casa tras el fiasco anterior contra Ecuador. Para los alemanes, las consecuencias cambian y una victoria les clasificaría para la segunda ronda y les permitiría afrontar el tercer y último partido de esta fase con una menor intensidad. Al margen del arbitraje español, la novedad del partido está en la vuelta del gran Ballack, que se perdió el partido de inauguración por lesión y por cuya vuelta suspira el país entero. Emocionalmente, el partido tiene más connotaciones, ya que el ataque alemán nació en Polonia. Miroslav Klose y Lukas Podolski, sus dos delanteros titulares, vinieron al mundo en el país fronterizo y sus padres, empujados por la necesidad, emigraron a Alemania cuando ambos eran niños. Esta noche saldrán al estadio de Dortmund con sentimientos encontrados. Las connotaciones históricas de un partido entre vecinos mal avenidos adquieren para ellos una dimensión muy personal, más allá de la política y del deporte. Y es que algunos de sus familiares animarán a Alemania y otros a Polonia. Tengo dos patrias ha declarado Podolski con diplomacia. El delantero recién fichado por el Bayern de Múnich llegó a Alemania con seis años. Nací en Polonia y mis padres son polacos, pero yo he crecido aquí y juego con Alemania subraya para añadir que cruza la frontera entre ambas naciones con asiduidad. Me gusta viajar a Polonia, amo a su gente y creo que voy a poder seguir haciéndolo después del choque El gigantón Klose, en Alemania desde que tenía ocho años y medio y en la actualidad baluarte del Werder, también habla con cariño de sus ex compatriotas, aunque tiene claro que su sangre real es alemana. Gracias al fútbol pudo hacer sus primeros amigos en su nuevo país. Parte de la afición polaca se ha sentido traicionada por los dos futbolistas, aunque la decepción fue mayor ALEMANIA Selecc. Jurgen Klinsman 1 Lehman 3 17 Friedrich Mertesacker 19 Schneider 11 Klose 8 Frings 13 Ballack 21 Metzelder 16 Lahm 7 Schwinsteiger 20 Podolski Zuravski 9 Jelen 21 Radomski 16 Bak 6 Baszcynski 4 Smolarek 15 Kryznovek 8 Sobolevski 7 Estos retos no me dan miedo, son los que me motivan TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Jop 2 Zewlakow 14 1 Boruk Selecc. Pawel Janas Alemania Suplentes 12- Khan, 23- Hildebrand, 4- Huth, 6- Nowotny, 2- Jansen, 15- Hitzlsperger, 5- Kehl, 18- Borowski, 22- Odonkor, 14- Asamoah, 10- Neuville, 9- Hanke POLONIA Polonia Ballack, el gran capitán germano y líder indiscutible de su selección, vuelve hoy al once tras recuperarse de una lesión muscular. Toda Alemania suspira por este jugador 22- Fabianski, 12- Kuszczak, 3- Gancarzyk, 18- Lewandowski, 17- Dudka, 19- Bosaki, 5- Kosowski, 13- Mila, 10- Szymkowiak, 20- Giza, 11- Rasiak, 23- Brozek 14 de junio 21.00 h. (Canal Medina Cantalejo (España) con Klose, quien eligió la bandera germana cuando tuvo la opción de defender la de su país natal. El seleccionador polaco habló conmigo, pero yo me decidí por Alemania reconoció. La torre de Bremen es un delantero centro puro, de los que ya quedan pocos. Toca escasos balones, pero es letal dentro del área. Su compañero Podolski es el bastón que necesita. No sólo sirve de conexión entre el medio campo y la delantera, sino que sus movimientos siempre van encaminados a descolocar a los centrales rivales para que Klose tenga opciones claras de remate. Una pareja perfecta. Podolski y Klose hablan entre ellos casi siempre en alemán. Sin embargo, utilizan el polaco cuando juegan juntos. Dicen que se sienten más cómodos y seguros. Ambos ya han advertido de que hoy emplearán el alemán para que sus ex compatriotas no descubran sus intenciones. Hoy vivirá el día soñado desde que decidió seguir los pasos de su padre hace un cuarto de siglo. Será juzgado por cientos de millones de personas. España también juega aquí. -Es el momento clave de su carrera. ¿Pesa la responsabilidad? -No. He dirigido cincuenta partidos internacionales, entre selecciones y Liga de Campeones. Sí es cierto que este es un momento irrepetible, el premio a un sacrificio de veinticinco años. -Usted ha pitado a los grandes, pero un Mundial lo supera todo. -Es lo máximo. Sin embargo, después de arbitrar al Real Madrid, al Barcelona y a otros muchos grandes, ante cien mil espectadores, el Mundial no me da miedo. Al revés, la responsabilidad me motiva más, la traduzco en positivo. ¿En qué debe destacar el arbitraje en esta Copa del Mundo? -Alemania debe ser un modelo de imagen y de perfección. El objetivo de la FIFA es imponer la deportividad y el juego limpio. Por eso se tienen que sancionar con dureza la agresividad y los malos modos. -Usted ha vivido las épocas de la máxima violencia. ¿El fútbol y el arbitraje han cambiado? -Sí. Antes, el problema de la violencia era muy acusado. He tenido suerte. He pasado por situaciones difíciles, con actuación de las fuerzas del orden en algún caso, pero nunca me han pegado. A medida que el nivel cultural ha mejorado, la violencia tiende a disminuir, aunque hay altibajos. Existe todavía mucha incomprensión hacia nosotros. Es cierto que el respeto se gana con el tiempo y pienso que me lo he ganado. -Cuando falla, ¿qué siente? -No hay árbitro o jugador que no haya tenido un error. Somos el centro de la ira, servimos de justificación para los clubes, pero no me altero. El árbitro de elite debe estar preparado psicológicamente.