Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 6 2006 111 MUNDIAL 2006 GRUPO F Lucio se adelanta a Prso, su pesadilla ayer REUTERS Los aguadores del jogo bonito Lucio, Juan, Emerson y Zé Roberto desatascan, barren y alivian a las estrellas de Brasil. Y como todos, también se han contagiado de la cultura del taconazo J. CARLOS CARABIAS Juan Silveira cantaba emocionado al lado de Ronaldinho, incrustado en la fila entre Adriano y el crack del Barça. La mano al corazón, los ojos entreabiertos y el sentimiento de un país grapado a cada nota del himno nacional de Brasil. Juan Silveira, o Juan, como presenta su nombre artístico, juega en la seleçao y pocos acertarían a ubicar su club de procedencia. El central del Bayern Leverkusen fue ayer uno de los aguadores de Brasil. Un día más, como siempre, le tocó desatascar, barrer y aliviar a las estrellas del jogo bonito Brasil tiene a sus hombre- anuncio, a los que hacen virguerías y flotan con el balón en los aeropuertos, y a sus zapadores. Juan y Cafú, el capitán de los cuatro Mundiales, convocaron a la manada antes de comenzar el partido. Reunión tribal en el centro del campo, piña común, todos a una agrupados cabeza abajo en torno a la conjura de la victoria. Empezó el partido y Ronaldinho reclamó el balón. Nadie se opuso. Juan tocó y rápidamente soltó en dirección al jugador del Barça. Era la llamada, el mensaje del jogo bonito balón a las figuras. Y todo transcu- Ronaldinho (perseguido por Robert Kovac) no estuvo a la altura del debut AFP rrió como se esperaba: los pases de Ronaldinho, la potencia de Adriano, el autismo de Ronaldo y el gol de Kaká. Pero detrás, en la profundidad del pelotón, hay más. Los aguadores del jogo Cuatro titanes que se multiplican para que la fiesta no pare: Juan y Lucio, en retaguardia; Zé Roberto y Emerson, muy pegados a ellos. Cafú y Roberto Carlos son otra cosa, como ayer se demostró. Cuando Croacia buscó sin complejos a Dida y la segunda parte fue un sufrimiento para Brasil, aparecieron ellos. Los otros. Contagiado por la atmósfera, Lucio se había gustado en un par de taconazos en la primera mitad, cuando Prso no había enseñado el colmillo. Luego tuvo que remangarse. El croata del Glasgow Rangers y Babic volvieron loco a Cafú por la derecha y en una de esas, Lucio metió la puntera cuando el gol se anunciaba ante Dida. El acoso trajo de cabeza a Juan. Apoyado por Emerson y Zé Roberto, abandonado a su suerte por las estrellas, el central sumó más funciones. Sacó un tiro a bocajarro de Prso, taponó a Klasnic y celebró como todos, aliviado, el triunfo del jogo