Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC (Viene de la página anterior) Ni la fundación que lleva su nombre y dirige su viuda tiene previsto grandes homenajes Buenos Aires ha optado por establecer un circuito por cinco sitios simbólicos para el escritor y un ciclo de películas sobre su vida y obra. El Ministerio de Cultura del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha optado por establecer un circuito por cinco sitios simbólicos para Georgie como le llamaban en familia. Tampoco las editoriales han echado las campanas publicitarias al vuelo. No hay grandes campañas para relanzar algunos de los títulos que se reeditan, ni convocatorias masivas para celebrar alguna que otra biografía nueva sobre el autor del que, prácticamente, se sabe todo. Los árabes reclaman Al- Andalus como contrafacto del Estado de Israel Eduardo Manzano recrea la conquista y ocupación árabe de la Península b Conquistadores, emires y califas. Los omeyas y la formación de Al- Andalus (Crítica) actualiza la historia andalusí huyendo de tópicos como el de su esplendor sin par TULIO DEMICHELI MADRID. Bernard Lewis dedica la tercera parte de su ensayo La historia recordada, rescatada, inventada (FCE) a situar la visión romántica de un esplendoroso Al- Andalus en el terreno de la invención histórica. Eduardo Manzano asiente: Hay una visión mítica de AlAndalus basada en el tópico de la tolerancia de las tres culturas -explica a ABC- -que no se corresponde con la realidad de las sociedades medievales. Las tesis de Américo Castro ya sólo se defienden en alguna universidad norteamericana... Ocurre que somos un poco pendulares y pasamos de la visión de Reconquista a la visión de Esplendor sin solución de continuidad. Mi libro persigue una normalización de la historia de Al- Andalus y la presenta como proceso, no bajo la noción de que los árabes llegan y luego los echamos. Es un proceso en el que la población indígena se arabiza e islamiza y, si hubiera que compararlo con algo, ello sería la romanización Gran exposición en Egipto Su memoria, ese fenómeno al que Borges atribuía como principal virtud traicionar la realidad, parece estar más presente en Egipto, en la mítica biblioteca de Alejandría, que en su tierra natal. Alejandro Vaccaro, biógrafo y coleccionista incansable de manuscritos, objetos y recuerdos de Borges, hoy inaugura allí una megaexposición que tendrá carácter itinerante. Presidente de la Asociación Borgesiana, Vaccaro pone sobre la mesa y proyecta en pantallas de la monumental biblioteca, inaugurada hace cuatro años, ochenta manuscritos entre los que figuran textos inéditos del autor y de algunos de los personajes que se cruzaron en su vida o a los que él mismo debió su existencia. Es el caso de su madre, Leonor Acevedo. En las cartas de su puño y letra cuenta con sobrio orgullo los progresos literarios de su hijo y el reconocimiento que va adquiriendo en todo el mundo También hay textos de Macedonio Fernández corregidos por Borges; postales familiares, esquelas de Silvina Ocampo y Bioy Casares, entre otras piezas reveladoras según recogía ayer el diario La Nación que ha tenido acceso a todo el material. Yo he estado tan enamorado de ella... ¿Está muerta? Cuando Borges le hizo esta pregunta al periodista Rodolfo Braceli, Greta Garbo seguía con vida. Al oír la respuesta el escritor, que consideraba a la actriz, que nunca conoció en persona, una de mis más queridas novias se quedó pensativo y añadió: La que tendría que venir es la que yo conocí, y no la de ahora... ¿Así que ella vive? Hoy, en Buenos Aires a pocos les importa quién es Greta Garbo o si Borges vive o está muerto. La memoria colectiva sólo recuerda del 86 que Argentina ganó el Mundial. Bin Laden, Al- Andalus e Israel Si bien es cierto que Bin Laden reclamaba Al- Andalus en su comunicado del 11- S, esas referencias- -añade Manzano- -no se entienden si no se recuerda que esa reclamación ya se había planteado poco después de la Declaración Balfour; los árabes se preguntaban por qué no se les devolvía Al- Andalus si se creaba un Estado judío en Palestina, que era lo mismo. En realidad, esas menciones van dirigidas como un contrafacto de Israel. Lo que pasa es que esa idea de un esplendoroso Al- Andalus perdido sí es verdad que existe en el imaginario árabe Y si no su esplendor este libro busca demostrar que la presencia árabe tiene un calado mayor que el que se pensaba hasta ahora. Recojo los avances de los últimos veinte o treinta años en el campo de la arqueología, la numismática, del arabismo, etc. y los trato de reinterpretar para dar una imagen coherente de la dominación árabe de la Península Ibérica Para Manzano, ha sido una sorpresa que la Dinastía Omeya sea una de las más potentes de la Alta Edad Media. Esta gente se transmite el poder durante casi 300 años con una mecánica sucesoria de padres a hijos ininterrumpida. Esa continuidad dinástica se manifiesta en la Mezquita de Córdoba, que sufrió diversas transformaciones pero nadie se atrevió a cambiar el diseño del fundador. Existe un masuloeo en el Alcázar cordobés donde están enterrados todos los omeyas. Hay muchos otros elementos que muestran esa fortísima identidad. En la época del califato (s. X) tene- Eduardo Manzano, tras la entrevista mos la cerámica verde manganeso o verde negra que era entregada a los gobernadores como diploma de reconocimiento; en muchos de estos platos se presenta la inscripción árabe al- Mulk: el Poder En cuanto a la ocupación militar, ésta se produce después de la conquista del Norte de África, que fue muy complicada y que logra el sometimiento de las poblaciones autóctonas, como los bereberes, a las que impone dos condiciones: el pago de impuestos y el enrolamiento de tropas. Por eso, los primeros restos que encontramos en la Península son monedas de oro, acuñadas un año o año y medio después, destinadas a pagar a esas tropas. En la Península se vivía un momento de guerras civiles internas, cuando una buena parte de la aristocracia visigoda ya no estaba interesada en el mantenimiento de su Monarquía y deserta. Se trata de una conquista dirigida desde una imperio muy centralizado y JAIME GARCÍA en expansión, perfectamente planificada y que no responde a una irrupción desorganizada de tribus enloquecidas. Al contrario que en el Magreb, en Al- Andalus los conquistadores iniciales han pactado con la aristrocacia visigoda y con una parte importante de la población, lo cual recrea situaciones nuevas Esplendor y control fiscal ¿Es cierto o no el esplendor andalusí? Yo he tratado de no caer en esa idea mítica. Si existen poesía, astrología, etc. es porque hay una demanda capaz de pagar poetas, astrólogos, etc. y estos empleadores son los omeyas gracias a que tienen un dominio fiscal extraordinario sobre tan amplio territorio a partir del siglo X. Todo el mundo paga y eso permite mantener poetas, astrólogos, etc. El esplendor de Al- Andalus es la demostración del fortísimo poder político de la Dinastía Por último, en cuanto al declive andalusí, Manzano cree que se debió a la falta de una articulación institucional fuerte, que en el plano político es mucho más sólida en las sociedades cristianas capaces de crear instituciones como, por ejemplo, los concejos. La organización territorial andalusí era más difusa ¿Puede eso deberse a la Umma, su concepto religioso de nación Claro, el derecho islámico es muy reacio a considerar la existencia de espacios privilegiados, en tanto que existe una comunidad de creyentes Poco después de la Declaración Balfour, los árabes se preguntaban por qué no se les devolvía Al- Andalus si se creaba un Estado judío, que era lo mismo