Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC SE DICE SE COMENTA CODESIDO Y LAS LISTAS DE ESPERA La que fuera técnico de la Consejería de Sanidad y artífice de la ingeniería numérica que redujo en Madrid las listas de espera a 30 días- -su trabajo le valió una distinción honorífica de la Comunidad- no tiene tanta suerte en su nuevo destino gallego. En noviembre pasado, María Codesido se estrenó como gerente del Complejo Hospitalario de Pontevedra y ahora parte de los facultativos del centro piden su cabeza. El motivo, su gestión de las listas de espera. Le acusan, entre otras cosas, de manipular datos. MADRID AL DÍA LA PICARDÍA DE MATILDE Matilde Fernández no pudo contener la risa mientras leía dos convocatorias a los periodistas: A las 11.30, el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno regional asiste a la presentación en Barcelona de un barco de vela que patrocina la Comunidad. A la misma hora, Simancas analiza la situación de la vivienda en Villaverde. Es sólo una imagen Y siguió riéndose. ¡Qué mal se me da a mí hacer estas picardías! Antonio Beteta, del PP, un tanto perplejo, se preguntó si acaso al PSOE no le interesa la promoción del turismo. CON ACRITUD MANUEL MARÍA MESEGUER C LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Parquímetros Las asociaciones y plataformas vecinales contra la implantación de parquímetros en la periferia de Madrid expresamos lo siguiente: En la reunión celebrada el 16 de mayo con representantes del ayuntamiento de Madrid, el alcalde Sr. Ruiz- Gallardón se negó a retirar o suspender una medida que ha impuesto con engaños en los barrios periféricos. Tan sólo ofreció retirar el 25 de las plazas azules en los cascos históricos. El 18 de mayo el Ayuntamiento anulaba las plazas azules en los cascos históricos, ignorando las peticiones que se formulan también en otros barrios periféricos. Esta medida, que supone el reconocimiento de que en aquellas zonas no es necesaria la regulación del aparcamiento, no ha hecho más que complicar la situación a los vecinos, creando agravios compa- EFE Botellón. En la Plaza del Dos de Mayo, prácticamente todas las noches hay tambores hasta altas horas de la madrugada, grupos de jóvenes haciendo botellón vendedores de alcohol con carrito de la compra... y sobre todo ruido, mucho ruido que no nos deja dormir. Los vecinos estamos hartos de llamar a Policía Municipal, a Emergencias, y la respuesta siempre es la misma: que van a pasar nota a los servicios de patrulla (que nunca llegan) Antonio Cano Vindel rativos de manera totalmente arbitraria. Al mismo tiempo el alcalde anunciaba que no se harían más ampliaciones sin contar previamente con los vecinos afectados. ¿Por qué no se aplica este criterio a la ampliación impuesta desde el 1 de marzo? Este conflicto creado en Madrid que dura ya 4 meses, se debe a la imposición, de manera improvisada y torpe, sin los estudios necesarios por parte del Ayuntamiento, de un Servicio de Estacionamiento Regulado en unas zonas en las que ni siquiera estaba contemplado. Reiteramos nuestra disposición al diálogo, y, para que no haya vencedores ni vencidos, debe volverse a la situación anterior al 1 de marzo. Expresamos nuestra voluntad a participar con los responsables municipales en los planes de movilidad y estacionamiento que se precisen. Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto DIMES Y DIRETES CHEQUE ESCOLAR P dos a través de esta fórmula. arece que se vuelve a haLa cerrazón es mala aliada. blar del cheque escoNuestro actual sistema educalar Algunas instituciotivo y de financiación de la ennes desempolvan el viejo conseñanza es imperfecto y precicepto presentándolo como sa correcciones y reformas. panacea de todos los males En este sentido se vienen prode nuestra educación y, espenunciando distintas organizacialmente, como remedio a EMILIO ciones, entre ellas FERE- CElas limitaciones actuales a la DÍAZ CA y EyG, que en su documenlibertad de enseñanza. En esto sobre Financiación de la te sentido, resultan significaEnseñanza recientemente publicativas las iniciativas de la Consejería do, sugiere cambios significativos en de Educación de Madrid consistentes la definición, articulación y cuantifien financiación de los puestos escolacación del régimen de conciertos edures de primer ciclo de Educación Incativos. fantil a través de ayudas o cheques a Ahora bien. Esta necesidad de relas familias. También se sitúan en esforma no debe llevarnos a un cambio ta dinámica las ayudas para la adquiradical, en el que el sistema educatisición de libros de texto o para el pago vo caiga en manos de un mercantilisde comedor escolar. Y también puede mo ajeno a los valores educativos. Un interpretarse en estos términos algusistema que, a la postre, elimine en nas declaraciones que presentan la filos centros y en la enseñanza en genenanciación de los Bachilleratos priva- ral los valores de integración y compensación, es decir, ponga trabas al ejercicio de la verdadera equidad. Hoy por hoy, el sistema de cheque escolar implica el castigo del mercado a los centros e instituciones más volcadas en la atención a los más desfavorecidos; supone la pérdida de la aspiración a la gratuidad del puesto escolar; establece el precio como elemento sustancial del contrato educativo; y para colmo, no resuelve el principal problema de la libertad de elección, es decir, qué ocurre cuando la demanda de plazas de un centro supera su propia oferta. Sin duda, la figura del cheque plantea tales deficiencias y anomalías que su mero estudio por parte de las instituciones educativas, partidos políticos o administraciones públicas, supone asumir un riesgo innecesario, máxime cuando la figura, en su integridad, no sólo afecta al régimen de conciertos sino, incluso, a la propia identidad de los centros públicos. Secretario general de la FERE ada vez que Felipe González iba a soltar un sarcasmo a un opositor político, advertía previamente que la crítica la expresaba sin acritud para a continuación despacharse a gusto. Todavía no se habían terminado de cavar las trincheras políticas y quedaban lejos las trincheras mediáticas que explotaron en los finales de los 90. Curiosamente, en aquellas confrontaciones se empleaban más los razonamientos que el envenenamiento de las palabras. Desde entonces, la descalificación acre, el insulto, el desprecio y el escupitajo verbal se han ido adueñando de las discusiones y las tribunas como si al Diccionario le faltaran palabras para disentir razonadamente de los argumentos del eventual adversario político. En su visita a las obras de la M- 30, un grupo de vecinos mostraba el lunes su indignación contra el alcalde Ruiz- Gallardón con epítetos que solo unos años antes habrían hecho sonrojarse a quienes los proferían. Llovía sobre mojado, puesto que el sábado, presuntos correligionarios increpaban al regidor (solo ante el grito) durante la concentración de la Plaza de Colón. El latiguillo Gallardón al paredón tendría que haber levantado ronchas en quienes vivieron aquellos convulsos primeros años de la transición política, con grupos fanáticos que utilizaban el carboncillo para manchar las paredes con el eslogan Tarancón al paredón en alusión al cardenal de Madrid que tanto se aplicó en domeñar los sectores más intransigentes de entonces. Hace unos treinta años de aquellas injurias y no parecía que nadie se atrevería a rescatar de la memoria tanta infamia. Pero debidamente arengados se lanzaron sobre un político que suele utilizar la palabra para razonar: sin envolverla en papel de estraza ni escupirla, ni escudando sus desafueros en púlpitos ni tribunas. No sé por qué toda esta historia me ha recordado al Cojo Manteca aquel minusválido punki de los años 80, que en las manifestaciones estudiantiles se revelaba como un cafre mediático en su rebeldía sin causa contra antidisturbios, farolas, cabinas y escaparates que deslomaba y destrozaba a golpes de muleta. Terminó resultando predecible y aburrido. A nadie se le ocurrió entonces ofrecerle un altavoz. Tiempo después, Jon Manteca murió de una sobredosis, supuestamente de violencia.