Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC El sucesor de Carlos Sánchez como símbolo del café colombiano será elegido a finales de mes entre diez de cuatrocientos candidatos. ¿Qué hay detrás de esta selección? La nueva cara de Juan Valdez TEXTO ALEJANDRA DE VENGOECHEA. CORRESPONSAL FOTO ABC BOGOTÁ. Verlo envejecer ha hecho sentirse mortal a Colombia de repente. Y es que con Carlos Sánchez Jaramillo, el campesino que personificó a Juan Valdez durante 37 años, han crecido casi cuatro generaciones de colombianos. Por eso en este país iberoamericano la noticia es un lento duelo: a sus 71 años, Carlos Sánchez se jubila. Tengo algo en qué acomodar mi tiempo. Pintaré acuarela asegura. A los colombianos, sin embargo, cambiarlo por otro les produce melancolía. Durante tres décadas, Carlos Sánchez ha promocionado el café de Colombia en más de un centenar de países. Gracias a él se han vendido veintidós millones de toneladas de café, lo que significa 99.600 millones de dólares. Todos lo quieren, quizá porque Juan Valdez representa ese primer café que nos despierta cada mañana o el que se toma en momentos de intimidad. No en vano, el año pasado la imagen de este campesino afable y risueño fue elegida como el icono publicitario más importante de Estados Unidos, el principal mercado de exportación. Por eso la exigencia será grande cuando a finales de este mes se presente públicamente el sucesor de Sánchez. El personaje y la marca seguirán vigentes siempre, pero ahora tendrán un Juan Valdez renovado, más consecuente con los cambios ocurridos en el mercado internacional, los gustos de los consumidores y las nuevas tendencias explicaba a los medios de comunicación locales Gabriel Silva, presidente de la Federación de Cafeteros de Colombia, una cooperativa que reúne a 560.000 campesinos cultivadores del grano. han condecorado y he tenido casi todas las felicidades mundanas ha manifestado Sánchez una y otra vez cuando le han pedido que hiciera balance de su vida. Pero de alguna manera se le nota aliviado. Él sabe que cumplió la misión. En la Federación, mientras tanto, el reto por encontrar a la persona idónea que garantice la aceptación de los consumidores no ha sido cualquier cosa. Colombia es el segundo productor mundial de café, después de Brasil. El grano es uno de los tres primeros productos de exportación colombiano. El futuro Juan Valdez, aparte de 1,75 de estatura, bigote poblado y no más de cincuenta años, debe tener carisma y a la vez sentirse orgulloso de lo que es y representa. Bien remunerado Silva, un politólogo de 47 años de edad, explica que encontrarlo es tan complejo que por eso desde 2004 empezaron a buscarlo con la ayuda de dos multinacionales y una empresa local. Hoy, y tras una minuciosa selección, hay diez finalistas de los cuatrocientos candidatos que en un principio presentaron catorce departamentos cafeteros, de los que se escogerán un principal y dos suplentes para que interpreten al personaje en ausencia parcial o total del actor principal. Juan Valdez y la célebre Conchita, en los estudios universales (California) en 2003 El nuevo actor, aparte de 1,75 de estatura y bigote, debe tener carisma y sentirse orgulloso de lo que es La competencia ha sido reñida porque los aspirantes a Juan Valdez saben que el trabajo es estable, bien remunerado y con beneficios extra: un día se puede estar en la final de tenis del Abierto de Estados Unidos; al otro, en una lujosa pista de esquí en Suiza o en un acontecimiento en Tokio; y al día siguiente, departiendo con las divas de Hollywood. Por ahora lo único que se sabe es que el nuevo Juan Valdez mantendrá su tradicional poncho y el carriel (bolsa de cuero que le cuelga del hombro) el machete, las alpargatas y su burra, Conchita, en la que carga sus sacos de café. Dos iconos La tarea no ha sido fácil. Desde 1959, cuando fue creado, a Juan Valdez lo han representado dos personas. El cubano José Duval, un actor residente en Nueva York, lo personificó durante la primera década. Luego llegó Sánchez, un hombre que fue arrullado en una camilla para secar café. Nacido en Fredonia, un pequeño pueblo de Antioquia, la mayor región productora de café de Colombia, Carlos Sánchez es él mismo un agricultor cafetero. Hoy vive en Medellín, donde, cuando no representa el papel de Juan Valdez, trabaja en su estudio de diseño gráfico en el que crea seriegrafías, aunque también conserva su pequeña granja de café, donde pasa muchos fines de semana con su familia. Ser Juan Valdez me cambió mucho la vida porque me ayudó. Sinceramente, veo que yo no tenía las puertas abiertas en todas partes y ahora sí. Me En La Zarzuela Sánchez, que seguirá como asesor de la Federación y de la imagen de los nuevos Juan Valdez, de quienes será su maestro, ya ha empezado a despedirse. Y lo ha hecho recordando en la piel de otro. El primer momento inolvidable, el día en que las Infantas Doña Elena y Doña Cristina le recibieron con un gran cariño y le aseguraron que en Palacio no se toma sino su café Tampoco podrá sacar de su mente al tenista Pete Sampras, durante un Abierto de EE. UU. En esa ocasión, el famoso jugador le preguntó si podía hacerse una foto con él. Fue el que más me impactó de tanta celebridad que conocí, por su entereza y humildad, porque esa es una profesión de nervios y lo veía siempre calmado relató. ¿Algunos sueños pendientes? Ninguno. Y ese es el mejor de todos los balances en cualquier vida humana.