Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC Los hermanos islamistas detenidos por error en Londres quieren llevar a juicio a la Policía Uno recibió un disparo en el asalto y ambos aseguran haber quedado atemorizados b El caso debilita aún más la ya difícil posición del jefe de Scotland Yard, Ian Blair, por ésta y otras actuaciones equivocadas en la lucha contra el terrorismo EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Temieron morir y consideran que su vida ha quedado arruinada por el efecto psicológico del asalto que sufrieron en su domicilio de Londres en una acción antiterrorista de Scotland Yard- -que equivocadamente buscaba una factoría de explosivos químicos- -y por haber sido detenidos y sometidos a interrogatorios durante una semana como presuntos terroristas. Los hermanos Mohamed Abdul Kahar, de 23 años y herido en el pecho por un disparo policial, y Abul Koyair, de 20, exigieron ayer en rueda de prensa que quien dio la orden de asaltar su casa el 2 de junio comparezca ante la Justicia por el mal que se les ha hecho. También pidieron que la Policía les presente disculpas directamente, ya que hasta ahora Scotland Yard sólo ha emitido un comunicado lamentado las molestias causadas Las quejas de los dos hermanos, nacidos en Londres y de origen bengalí, fueron contundentes, pero ellos actuaron con prudencia para no fomentar un enfrentamiento entre la numerosa población musulmana británica y la Policía. No reclamaron directamente la dimisión del jefe de Scotland Yard, Ian Blair, cuya situación es cada vez más endeble por ésta y otras actuaciones en la lucha antiterrorista, aunque exigieron responsabilidades de quienes tuvieron directa relación con el asalto. Éste se produjo a las 4 de la madrugada del pasado 2 de junio, en un domicilio del barrio de Forest Gate, en el este de Londres. Un confidente policial había asegurado que allí los dos hermanos preparaban un explosivo con productos químicos. En la operación participaron 250 agentes. Las fuerzas de seguridad no encontrarían después nada sospechoso. Según el relato que ayer ofrecieron Mohamed Abdul Kahar y Abul Koyair, durante todo el asalto creyeron que estaban siendo víctimas del robo de una banda, ya que en ningún momento los agentes se presentaron como tales. Aseguran que sólo se dieron cuenta de que era la Policía cuando en la calle fueron puestos en custodia. Me pareció que estaba ocurriendo un robo. Cuando di el primer paso para bajar las escaleras, me giré a ver si La política antiterrorista, en el punto mira ABC LONDRES. La estrategia antiterrorista de EE. UU. y Gran Bretaña, que consume miles de millones de dólares, puede llevar a un mundo altamente inestable en 2050 caso de no ser corregida en un máximo de cinco años, indica un análisis del grupo independiente de investigación Oxford, publicado ayer en Londres. En el estudio, titulado Respuestas globales a amenazas globales: seguridad sustentable para el siglo XXI los expertos afirman que tales políticas generan más reclutados y seguidores del terrorismo que detractores y apartan la atención de amenazas a la seguridad que son mucho más serias, duraderas y destructivas que el terrorismo internacional El trabajo agrega que Gran Bretaña y EE. UU. están más preocupados por mantener el status quo a través de la fuerza militar que por analizar las causas de la actual inseguridad global, y cita a Irak y Afganistán como ejemplos de fracaso de las estrategias. Los dos hermanos, Abul Koyair y Mohamed Abdul Kahar, ayer en Londres podía ver lo que pasaba. Entonces vi una chispa naranja y escuché un estallido. Caí contra la pared y me resbalé hasta el suelo. Miré a mi derecha y vi en mi pecho un agujero del que salía sangre explicó Mohamed Abdul Kahar, quien confesó no poder dormir desde entonces. Por su parte, Abul Koyair pensó que les iban a matar todos los que esta- REUTERS ban en la casa, e indicó que sus padres ya no confían en la Policía. Incluso él había presentado una instancia para un cuerpo auxiliar policial, pero ahora no quiere saber nada de ese trabajo. Mientras tanto, Scotland Yard mantiene la búsqueda de una posible factoría de explosivos caseros, pues considera que la información recibida quizá sólo erró en el domicilio. Yúshenko se dispone a pactar con su antiguo enemigo para formar Gobierno en Ucrania RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Tras casi tres meses de negociaciones dentro de la coalición naranja para formar Gobierno, el partido Nuestra Ucrania liderado por el presidente Víctor Yúshenko, anunció que buscará otros aliados. Dada la composición del Parlamento ucraniano, Yúshenko sólo puede entablar conversaciones con su antiguo adversario, el pro ruso, Víctor Yanukóvich, frustrando así el sueño de Julia Timoshenko, la pasionaria eslava, de volver a dirigir el Ejecutivo. El presidente ucraniano se deshizo de Timoshenko, su principal aliada durante la Revolución Naranja en septiembre del año pasado, cuando la destituyó al frente del Gobierno, y pactó con Yanukóvich, el enemigo a batir en aquella revuelta. Las elecciones de marzo pasaron factura a Yúshenko por la traición. El ganador de los comicios fue el Partido de las Regiones, el de Yanukóvich, con 186 escaños sobre un total de 450. En segundo lugar quedó el Bloque Timoshenko, con 129 escaños. Nuestra Ucrania obtuvo sólo 81 escaños. Yúshenko pareció haber entendido el mensaje de las urnas y se sentó a negociar con Timoshenko y los socialistas, reanimando otra vez la vieja coalición naranja pero, en casi tres meses de tira y afloja, no han podido ponerse de acuerdo. Una visita de Bush, que debería haber tenido lugar este mes, se ha cancelado por estar el país aún sin Gobierno. En el comunicado distribuido por el partido de Yúshenko se culpa a los socialistas por el fracaso: Es lamentable que las ambiciones personales de Alexánder Moroz hayan frustrado el intento de crear una coalición. El Partido Socialista demuestra falta de responsabilidad con el pueblo Moroz, el líder de los socialistas, exigía para sí la presidencia de la Rada, cargo que, a juicio de Yúshenko, debe ocupar Yuri Yejanúrov, el actual primer ministro. Timoshenko sospecha que todo se trata de una maniobra del presidente del país para evitar tener que nombrarla a ella primera ministra. Sin los socialistas no puede existir coalición, ya que faltan escaños. De esta forma, a Yúshenko sólo le queda aliarse con Yanukóvich y tendrá que hacerlo pronto. Si en tres meses no se consigue consensuar una coalición, habrá que convocar de nuevo elecciones.