Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional LA CRISIS DE LA INSEGURIDAD CIUDADANA MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC Atraco y secuestro en Murcia Lunes 12 13: 30 Tres individuos, uno encapuchado, entran en la empresa Ferrallas El Molino de Torre Pacheco y exigen a la mujer de su propietario que les entregue el sobre con el dinero de las nóminas 2. Al no encontrarlo, deciden maniatarla y amordazarla y secuestrar a su hijo de 12 años 1. Según testigos, los delincuentes introducen al niño en una furgoneta de color blanco. Le tapan la cabeza para que no pueda saber hacia dónde van 3. A media tarde la Guardia Civil detiene a un hombre de raza gitana, al parecer propietario del vehículo utilizado por los captores Guardamar del Segura N- 332 4. MURCIA A- 7 Orihuela a ALICANTE Se gu r MURCIA Río 3: 00 de la madrugada de ayer, martes: Torrevieja Avileses Corvera 0 A- 3 AP- 7 S. Pedro del Pinatar MAR MENOR 6. El padre sigue todas las instrucciones de los captores y finalmente deja el dinero del rescate en el lugar convenido, un descampado de la pedanía murciana de Avileses 3: 15 MU- 602 Torre Pacheco AP- 7 Cartagena La Manga del Mar Menor MAR MEDITERRÁNEO Los criminales, que utilizan el móvil robado a la madre del niño, exigen a la familia 100.000 euros de rescate. Después de una intensa negociación, en la que el padre es asesorado por los especialistas de la Guardia Civil, los secuestradores se conforman con 50.000 euros 5. El menor es liberado en la carretera F- 20, a un kilómetro de la misma pedanía. Los delincuentes le dejan el móvil de su madre para que pueda comunicar a su padre dónde está. Se encuentra en perfecto estado de salud F. RUBIO- E. SEGURA 7. El padre del niño de Torre Pacheco liberado tras 14 horas de secuestro pagó 50.000 euros de rescate La Guardia Civil detuvo a los tres autores materiales y a otros cuatro implicados poco después creen que los criminales recibieron información de un empleado del industrial o bien le siguieron al sacar de los bancos el dinero de las nóminas C. MORCILLO P. MUÑOZ MADRID. Antonio Hernández Cuevas, un empresario de Torre Pacheco (Murcia) y su familia han vivido las 14 peores horas de su vida con el secuestro de su hijo de doce años, que tuvo un final feliz tras el pago de 50.000 euros de rescate. La Guardia Civil lograba detener en menos de 24 horas a siete personas, los tres secuestradores y cuatro implicados más. Seis de ellos son marroquíes y otro es de etnia gitana. Los delincuentes, no profesionales, se llevaron al niño de forma sobrevenida según los investigadores, al no encontrar el dinero que buscaban La pesadilla comenzó a la una y media de la tarde del lunes, cuando tres personas, una encapuchada, irrumpieron en las oficinas de la empresa de estructuras metálicas Estructuras y Ferrallas El Molino de Torre Pacheco. Los delincuentes, armados con cuchillos y una pistola, amenazaron a la mujer que estaba en el despacho- -la esposa del empresario- -y a su hijo Iván, de 12 años. El niño no había asistido al colegio porque le dolía la tripa según explicó Antonio Hernández ayer. Los individuos exigieron a la mujer un sob Los investigadores bre marrón con dinero que no encontraron, pese a revolver toda la oficina. El empresario, que tiene 52 empleados a su cargo, detalló que esa mañana había acudido con un amigo a varios bancos para sacar 20.000 euros que llevaba en un sobre marrón, tal y como sabían los delincuentes. El dinero estaba destinado al pago de las nóminas de los trabajadores. La gestión la pensaba haber hecho el pasado viernes, pero al final se retrasó hasta el lunes. Con estos datos los investigadores sospechan que o bien los ladrones contaban con información de dentro y sabían que el empresario pagaría ese día a sus empleados o le marcaron y le siguieron durante su recorrido por las sucursales bancarias, copiando el modus operandi de los cogoteros No hay duda, en cambio, de que buscaban ese dinero y de que su intención inicial no era secuestrar al niño, que estaba en el lugar inapropiado. Los ladrones enfurecieron al ver frustrado su plan, arrebataron el móvil a la mujer del empresario, la amordazaron y maniataron con cinta adhesiva y se llevaron al pequeño. A la desesperada madre le dejaron muy claro que se trataba de un secuestro y que querían 120.000 euros. El teléfono de la mujer también viajó con los delincuentes y a la postre resultaría fundamental. Los tres ladrones reconvertidos en secuestradores huyeron con el menor en una furgoneta, propiedad del único español detenido, que no pasó inadvertida para un corredor de seguros que anotó la matrícula. Utilizaron ese vehículo porque el secuestro no entraba en sus planes; pensaban robar y huir limpiamente aclaran fuentes de la investigación. A partir de ese momento comenzó la incertidumbre para la familia Hernández. A las 13.30, el empresario recibe la primera llamada efectuada desde el móvil de su mujer. Los delincuentes insisten en el sobre marrón a cambio del niño y amenazan con matarlo. El padre les cuenta que el sobre tenía 20.000 euros, pero al otro lado del teléfono estaban convencidos de que llevaba cien mil, que es la cantidad exigida en esta primera comunicación. La cifra, ya con la Guardia Civil de por medio, va variando al alza y a la baja durante las siguientes horas y las seis o siete llamadas posteriores. En una el empresario pide hablar con su hijo. Pude hablar con el crío varias veces, las dos primeras estaba nervioso y lloraba- -explicó- pero luego se tranquilizó y me dijo que yo estuviera tranquilo, que sólo querían el dinero La sangre fría demostrada por el pequeño ha sorprendido a los investiga-